¿Qué es y qué especialidades hay en telemedicina?

 

Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de entender el mundo y a la sociedad en cuestión de años. En lo que respecta a la salud, la tecnología ha mejorado la capacidad de los especialistas para prevenir, diagnosticar y tratar todo tipo de enfermedades. La tecnología también permite transformar y optimizar la calidad de los servicios médicos, empezando por la atención a distancia gracias a la telemedicina y terminando por la mejora de los tratamientos de las distintas patologías.

Según los expertos, el coronavirus habría acelerado diez años la transformación digital. Especialmente durante este tiempo, ha quedado de manifiesto la importancia y beneficios de la telemedicina. Ya que gracias a ella se han podido evitar desplazamientos innecesarios y arriesgados, despejando la saturación de centros médicos y hospitales, y ofreciendo soluciones más rápidas a los pacientes.

Otro ejemplo de este auge de la telemedicina lo encontramos en algunos seguros de salud como los de Aegon, que ahora incluyen consultas de telemedicina 24 horas al día. Gracias a esta opción los asegurados tienen la posibilidad de tener acceso a un especialista médico en cualquier momento, y desde cualquier lugar, agilizando el tiempo de espera y por tanto, pudiendo empezar antes con el tratamiento adecuado.

¿Qué es exactamente la telemedicina?

El concepto de telemedicina surge en los años 70, con el desarrollo de los ordenadores, internet y los móviles. Y surge como una forma de luchar contra las barreras geográficas, facilitando la accesibilidad a los cuidados de salud, especialmente por aquel entonces en zonas rurales.

La telemedicina, entendida como medicina a distancia, es posible gracias a los diversos recursos tecnológicos que mejoran la atención, ahorrando tiempo y costes.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la telemedicina «Aporta servicios de salud, donde la distancia es un factor crítico, por cualquier profesional de la salud, usando las nuevas tecnologías de la comunicación para el intercambio válido de información en el diagnóstico, el tratamiento y la prevención de enfermedades o lesiones, investigación y evaluación, y educación continuada de los proveedores de salud, todo con el interés de mejorar la salud de los individuos y sus comunidades».

Independientemente del concepto que se elija, lo que está claro es que hemos vivido un crecimiento exponencial en las últimas décadas, quedando demostrada su utilidad en muchos ámbitos y especialidades de la medicina.

 

Beneficios de la telemedicina

Las nuevas tecnologías ofrecen a la sociedad una inmediatez nunca antes vista. En lo que respecta al campo sanitario, las consultas médicas online y telefónicas permiten a los pacientes no sufrir retrasos en su consulta con un médico especialista. Por lo tanto, también contar antes con un diagnóstico o una segunda opinión.

En esta situación de pandemia, las ventajas de este servicio son aún mayores. Ya que las consultas online a tiempo real suponen la mejor alternativa para no tener que posponer ningún tipo de consulta, ni exponerse al virus al poder permanecer en casa en todo momento.

 

Especialidades de la telemedicina

A veces se cree que la telemedicina se basa únicamente en la atención primaria y medicina general. Sin embargo, es posible aprovechar las ventajas de la telemedicina en otras especialidades, entre ellas:

  • Pediatría

  • Psicología

  • Ginecología

  • Sexología

  • Nutrición y Dietética

  • Dermatología