Cómo mantener un estilo de vida saludable durante el confinamiento

Tener un estilo de vida saludable significa seguir una serie de hábitos encaminados a conseguir la salud. Según la OMS, la salud se define como “un estado completo de bienestar físico, mental y social”. Por tanto, no es simplemente la ausencia de enfermedades sino la consecución de ese estado de completo bienestar, en el que no sólo importa el aspecto físico sino también el bienestar mental y las relaciones sociales. Continuar con unos hábitos de vida saludable durante el confinamiento por la COVID-19 puede resultar complicado, pero es esencial para cuidar el cuerpo y la mente.

Alimentación

El aburrimiento y la ansiedad de estar encerrados en casa pueden hacer que surja la tentación de comer ciertos alimentos muy apetitosos pero poco saludables. El primer paso para evitar esta tentación y cuidar la alimentación es hacer una compra saludable. Para conseguirlo, lo más fácil es planificar un menú semanal y elaborar la lista de la compra a partir de él.

Según el Ministerio de Sanidad, la dieta debe ser equilibrada e incluir verdura y fruta a diario. Hay que seleccionar alimentos no procesados y evitar los productos con azúcares añadidos o grasas. También es recomendable el consumo de legumbres, huevos, arroz, pasta y pan integrales. Asimismo, hay que sustituir las bebidas azucaradas y energéticas por agua

Ejercicio físico

Al no salir a la calle y trabajar en casa, el tiempo de actividad y movimiento se reduce. Hay que aumentar la actividad física intentando levantarse del sofá o el escritorio cada cierto tiempo para caminar un poco, ya que no es aconsejable estar más de dos horas sentado. Limpiar la casa u ordenar los armarios también pueden servir para mantenerse activo. En caso de salir a la calle para comprar o acudir al trabajo, se puede ir andando o en bici y utilizar las escaleras en vez del ascensor.

Por otro lado, hay que realizar un poco de ejercicio diariamente, ya que esto ayuda a mantener la masa muscular, evita los dolores provocados por la falta de movilidad y los problemas circulatorios y alivia los síntomas de la ansiedad gracias a la liberación de endorfinas.

La OMS recomienda realizar semanalmente 150 minutos de ejercicio de moderada intensidad o 75 de alta intensidad y recuerda que esto también se puede hacer en casa. Además de seguir alguna clase de gimnasia a través de Internet, se pueden realizar algunos sencillos ejercicios que la OMS explica en su web.

La rutina de ejercicio se puede completar con algunos estiramientos para aliviar el dolor provocado por las malas posturas y la tensión en espalda, cuello, brazos y piernas.

Sueño

Un adecuado descanso es clave para mantener el bienestar físico y mental. Es normal que en una situación de preocupación o ansiedad como ésta sea más complicado dormir, por lo que es recomendable mantener una higiene del sueño adecuada. Algunos consejos básicos son: mantener unos horarios fijos de sueño, tomar una ducha caliente antes de dormir, evitar la tecnología antes de irse a la cama y crear un entorno relajado (habitación fresca, oscura y silenciosa).

Teletrabajo

Trabajar en casa permite mantenerse ocupado y seguir una rutina, pero también puede resultar negativo para la salud si no se hace de forma cómoda. Es imprescindible acondicionar un lugar de la casa para trabajar (un despacho o una zona del salón) y no hacerlo en el sofá o la cama. Asimismo es imprescindible contar con la luz adecuada para que la vista no se canse, usar una silla cómoda y mantener una postura correcta. Por último, hay que descansar y levantarse al menos una vez cada hora para caminar un poco.

Hábitos tóxicos

Como el resto del año, el alcohol se debe tomar en cantidades moderadas. En cuanto al tabaco, hay que intentar fumar lo menos posible y hacerlo siempre en el balcón o la ventana, ventilando bien la casa. Después es recomendable lavarse bien las manos y cambiarse de ropa. No fumar en espacios cerrados es especialmente importante si se convive con menores, embarazadas o personas que tienen alguna enfermedad.

Equilibrio emocional y relaciones sociales

Para mantener el bienestar mental, el Ministerio de Sanidad recomienda:

  • Generar una rutina: elaborar un horario con lo que se quiera hacer cada día y tratar de mantenerlo.
  • Enfocarse en lo que sí se puede hacer: cumplir con las medidas del estado de alarma y ayudar a los que lo necesiten.
  • Añadir momentos de ocio y fomentar la creatividad.
  • Cuidarse: manteniendo unas rutinas de higiene, alimentación y sueño y añadiendo momentos de actividad física.
  • Reconocer las emociones: identificarlas y no alimentarlas. Compartirlas con personas cercadas puede ser útil.
  • Desconectar: evitar la sobreexposición a la información sobre el coronavirus e intentar hablar de otros temas.

Asimismo, aunque encerrados en casa, es posible mantener el bienestar social contactando con amigos y familiares a través del teléfono y las videollamadas. La tecnología permite hablar, jugar e incluso montar fiestas a través de la pantalla.