¿Por qué es importante estar hidratado? Consejos para conseguirlo

El agua constituye aproximadamente entre el 60 y el 70% del cuerpo humano y es imprescindible para el funcionamiento del organismo. Sin agua el cuerpo no funciona correctamente, y por ello hay que hidratarse de forma continua y saber identificar los síntomas que alertan de la falta de ella.

La importancia de la hidratación para el organismo

El agua es un líquido imprescindible para el funcionamiento del organismo, ya que las células requieren del agua para vivir y realizar sus funciones. Que el cuerpo permanezca hidratado, es decir, que mantenga el nivel correcto de agua, es necesario para que se produzcan las reacciones químicas vitales y para que los nutrientes se transporten a los órganos y tejidos. Entre otras cosas, el agua:

  • Facilita la oxigenación de las células cerebrales, permitiendo que este órgano se mantenga activo.
  • Contribuye al transporte eficiente de los nutrientes en las células.
  • Garantiza un adecuado proceso digestivo, favoreciendo la absorción y disolución de nutrientes y activando las enzimas esenciales para suministrar energía al organismo.
  • Es necesaria para el adecuado funcionamiento de los riñones, órganos encargados de eliminar las toxinas.
  • Mantiene la presión arterial en límites normales.
  • Es parte imprescindible de músculos, sangre y huesos. Además lubrica las articulaciones.
  • Ayuda a conservar las células cutáneas, consiguiendo que la barrera protectora esté más fortalecida y flexible.
  • Ayuda a regular la temperatura corporal.

El organismo pierde agua de forma constante al orinar, sudar e incluso respirar, pero no genera ni almacena la que recibe. Por ello, y debido a la función esencial que el agua tiene en el cuerpo, es importante tomar agua diariamente.

¿Cuánta agua hay que beber al día?

Según la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) los requerimientos diarios de agua son aproximadamente de 2,5 litros para los hombres y 2 litros para la mujer. No obstante esto solo es orientativo, ya que la cantidad de agua que necesita una persona puede variar en función de la época del año (en verano pueden ser necesarios hasta 3 o 4 litros), la actividad física y factores personales como la edad, el estado de salud y las condiciones fisiológicas, entre otros.

Comúnmente se dice que hay que tomar 8 vasos de agua al día (que equivaldrían a los dos litros de agua), pero a la hora de hidratarse hay que tener en cuenta que ciertos alimentos aportan mucha agua al organismo, por lo que no es necesario beber tanto. Lo mejor es adquirir los suficientes líquidos mediante una dieta variada y un conjunto de bebidas.

Consejos para mantenerse hidratado

  • Beber según las necesidades: ya que la cantidad de agua necesaria depende de factores tanto externos como fisiológicos, hay que beber en función de las necesidades personales.
  • No esperar a sentir sed: cuando aparece el deseo de beber la deshidratación ya ha empezado. Por ello hay que tomar agua de forma regular.
  • Llevar siempre una botella: para no olvidarse de que hay que beber agua, es aconsejable salir a la calle con una botella.
  • Tomar frutas y verduras: estos alimentos están compuestos mayoritariamente por agua, por lo que son una forma sana de hidratarse. Frutas como la sandía o el melón y verduras como el tomate son grandes fuentes de agua para el organismo.
  • Beber agua antes, durante y después del ejercicio físico.
  • Evitar el alcohol: provoca deshidratación y no debe usarse como alternativa del agua.
  • Reforzar la hidratación durante algunas dolencias: ciertas enfermedades como la gripe o la gastroenteritis suponen pérdidas importantes de líquido que hay que recuperar.
  • Tomar otras bebidas que proporcionan gran cantidad de agua, como infusiones y zumos de vegetales.
  • Aumentar el consumo de agua durante el verano: el calor provoca una pérdida mayor de agua, por lo que es importante beber más a menudo. Además, es aconsejable no salir a la calle a las horas de máximo calor.

Síntomas de deshidratación

Cuando al cuerpo está deshidratado, aparecen ciertos síntomas que advierten de la falta de agua:

  • Sequedad en la boca.
  • Dolor de cabeza.
  • Cansancio o somnolencia.
  • Orinar poco o nada.
  • Confusión.
  • Mareos o desvanecimientos.
  • Extreñimiento.
  • Orina de color oscuro.

La deshidratación tiene un impacto en el rendimiento físico y puede afectar al estado de ánimo, la actividad cerebral y ciertas habilidades cognitivas como la coordinación visual-motora, la memoria a corto plazo y la atención. Por ello es muy importante hidratarse correctamente y estar atento a los síntomas que advierten de la falta de agua.