Pies planos: causas, síntomas y tratamiento

El pie plano es una afección de esta extremidad caracterizada por la falta de bóveda plantar que, si bien no suele ser molesta, puede llegar a causar dolores en las piernas e incluso en espalda y cadera.

Qué es el pie plano

El pie plano es una afección caracterizada por la falta de arco longitudinal o de bóveda plantar, lo que hace que la planta del pie entera toque el suelo cuando la persona está de pie. La huella de un pie plano es fácil de identificar porque carece de su curva característica o ésta es menos pronunciada, al contrario que ocurre con el ‘pie cavo’.

Existen dos tipos de pie plano:

  • Pie plano flexible: es el más común. Se refiere al pie que es plano cuando la persona lo apoya en el suelo pero que vuelve a formar el arco cuando se levanta o se pone de puntillas. Usualmente se relaciona con la retracción del tendón de Aquiles, lo que produce dolor y aumento del consumo energético por sobrecarga de los músculos.  
  • Pie plano rígidos: no presenta arco plantar en ninguna circunstancia. Se produce bien porque el hueso astrágalo esté verticalizado ; o bien porque haya una coalición tarsal, es decir dos huesos del pie que han salido unidos y no forman el puente. Provoca dolores localizados en pies, pantorrillas y columna lumbar.

Causas del pie plano

El pie plano en primer lugar puede surgir precisamente por la falta de desarrollo del arco plantar durante la infancia. El arco del pie se forma entre los 3 y los 8 años, razón por la cual es normal que los niños presenten pie plano. Esta afección debe desaparecer con el crecimiento, pero en ocasiones no es así, quedando el pie plano como deformación permanente.

El pie también se puede aplanar con el paso del tiempo, eliminando el arco que se había formado durante la niñez por la debilitación de los tejidos. El sobreuso, una lesión o una enfermedad pueden causar daño en los tendones que ayudan a sostener el arco, provocando que se aplane la planta. Los factores de riesgo que predisponen a desarrollar el pie plano son principalmente la obesidad, una lesión en el pie o tobillo, artritis reumatoide, envejecimiento y diabetes.

Síntomas del pie plano

Habitualmente el pie plano no tiene por qué ser doloroso, e incluso se puede vivir con ausencia del arco plantar sin ningún tipo de sintomatología. No obstante, la falta de arco puede provocar:

  • Dolor en la musculatura de la zona interna de la pierna: debido a que el pie cae hacia dentro, la pierna trabaja forzada y se puede producir una tendinitis.
  • Dolor en el dorso al hundirse el pie: los huesos en la zona dorsal se pellizcan, produciendo picos artrósicos.

También es posible que se sufran caídas, aumento de la sensibilidad y torpeza al caminar. Asimismo, el funcionamiento alterado del pie puede ocasionar lesiones de rodilla a largo plazo, inflamación del periostio y mala alineación de la cadera, con sus consecuentes dolores.

Tratamiento del pie plano

El pie plano no necesita tratamiento si no produce molestias. No obstante, en caso de que cause dolor o problemas al caminar, el médico puede recomendar:

  • Usar soportes para el arco (dispositivos ortopédicos) como cuñas, plantillas o zapatos ortopédicos.
  • Hacer ejercicios de estiramiento: en el caso de personas con pie plano que tienen el tendón de Aquiles acortado, se pueden hacer estiramientos para estirar este tendón.
  • Utilizar calzado con buen soporte, ancho, cómodo, flexible, bien ventilado y con adherencia al suelo.
  • Tomar antiinflamatorios no esteroideos.
  • Fisioterapia para un alivio temporal: incluye la realización de ejercicios para fortalecer la musculatura implicada y estimular la formación del arco plantar.
  • Cirugía: para los casos de pies planos valgos con anomalías en los medios de unión articular o astrágalo vertical, con marcha antiálgica o con inestabilidad de articulaciones pie-tobillo, entre otros.

En el caso de que el pie plano produzca un dolor leve también es importante evitar las actividades que puedan empeorar la enfermedad, optando por las de bajo impacto (caminar o nadar) en lugar de saltar o correr. También es recomendable adelgazar para reducir la sobrecarga en los pies en caso de sobrepeso.

Si sospechas que padeces de pies planos, puedes acudir a Clínica Parra Vázquez, que tiene una unidad especializada en podología. Sus profesionales cuentan con conocimientos de medicina general, fisiología, anatomía y otras ramas de la medicina para tratar de la mejor manera la salud del pie. Puedes encontrar su consulta en Avenida Medina Olmos nº 45, 18500, Guadix, Granada.