Ondas de choque para tratar la disfunción eréctil

La disfunción eréctil es una disfunción sexual que afecta de manera parcial o total a una elevada cantidad de hombres y que puede tener causas variadas. Cuando su origen está en la falta de riego sanguíneo del pene, el tratamiento con ondas de choque puede ser muy eficaz.

Qué es la disfunción eréctil y cuáles son sus causas

La disfunción eréctil es una disfunción sexual caracterizada por la incapacidad de desarrollar una erección o mantenerla con un tamaño y rigidez satisfactorios. Si este problema es puntual no tiene que ser motivo de preocupación, pero si es continuo puede provocar estrés, falta de confianza y problemas en las relaciones.

Dado que la excitación sexual masculina es un proceso que involucra al cerebro, las hormonas, las emociones, los nervios, los músculos y los vasos sanguíneos, la disfunción eréctil puede estar provocada por problemas relacionados con alguno de estos factores. Entre las causas más frecuentes están:

  • Enfermedades cardíacas.
  • Vasos sanguíneos obstruidos (ateroesclerosis).
  • Nivel de colesterol alto.
  • Presión arterial alta.
  • Enfermedades como la diabetes, el parkinson, esclerosis múltiple y enfermedad de Peyronie.
  • Síndrome metabólico.
  • Algunos medicamentos.
  • El consumo de tabaco y el abuso de alcohol y otras sustancias.
  • Trastornos del sueño.
  • Tratamientos contra el cáncer de próstata y cirugías o lesiones que afecten a la zona pélvica o la  médula espinal.
  • Causas psicológicas: estrés, trastornos mentales, pensamientos negativos…

Qué son las ondas de choque

Son ondas electroacústicas es decir, ondas de presión que se desplazan a la velocidad del sonido. En medicina comenzaron a utilizarse hace mucho para fragmentar los cálculos renales (piedras en el riñón). Actualmente se usan también otras de baja frecuencia en el tratamiento de la enfermedad de Peyronie, la disfunción eréctil y procesos traumatológicos (fascitis plantar, tendinitis rotuliana….).

La terapia con ondas de choque acelera el proceso de autocuración por un efecto de angiogénesis, es decir, mejora la circulación sanguínea, estimula la generación de vasos sanguíneos nuevos, activa el metabolismo y ayuda a curar el tejido endotelial dañado.

Ondas de choque para el tratamiento de la disfunción eréctil

En aproximadamente el 80% de los casos, la disfunción eréctil está provocada por un problema de origen vascular. Para que frente a la estimulación se produzca una erección prolongada es necesario que el corazón bombee sangre al pene y que todas las arterias y venas que alimentan de sangre a los cuerpos cavernosos funcionen correctamente. Si los vasos sanguíneos están obstruidos, no se puede acumular la sangre necesaria en el pene para que tenga lugar la erección. Esta obstrucción tiene relación con factores de riesgo como tabaquismo, hipertensión, diabetes, enfermedades cardiacas o colesterol.

Para el tratamiento de la disfunción eréctil de origen vascular es muy adecuado utilizar las ondas de choque de baja energía, ya que éstas mejoran la circulación sanguínea. Estas ondas estimulan la formación de nuevos vasos sanguíneos en el tejido eréctil y potencian la relajación del endotelio vascular. Al aplicarla, la calidad de las venas se regenera y permiten un mayor flujo de sangre.

Este tratamiento se suele realizar en un ciclo de unas 4 a 6 sesiones realizadas una vez a la semana. Cada una de ellas dura entre 15 y 30 minutos, durante los cuales se distribuyen unos 3000 impulsos por todo el tejido eréctil. Estos ciclos pueden repetirse las veces que sea necesario siempre que lo indique un médico. Según algunos estudios, después de 5 sesiones en torno al 80% de los pacientes notan una mejoría en la disfunción eréctil.

Este tratamiento no es efectivo ni recomendable para los casos de disfunción eréctil no vascular, como aquellos de origen neurológico, hormonal o psicológico.

Ventajas del tratamiento

  • Es un tratamiento indoloro.
  • Es un tratamiento “rehabilitador” (curativo) de la disfunción eréctil según las Guías de la Asociación Europea de Urología de 2013.
  • No es invasivo ni de requiere anestesia ni sedación.
  • Permite volver de manera inmediata a la vida cotidiana después de la sesión.
  • No tiene efectos secundarios

En Clínica Regenia cuentan con una unidad especial de urología en la que tratan problemas como la enfermedad de Peryone o la disfunción eréctil. Para esta última utilizan el tratamiento de ondas de choque, además de usar el plasma rico en plaquetas. Si tiene más dudas sobre este tratamiento o quiere asistir a una consulta de urología para una exploración, no dude en pedir cita y acudir a Clínica Regenia de Granada ubicada en Avenida de la Constitución 20, o al centro de Jaén, en Plaza de la Constitución, 12.