Los profesores, los más afectados por el uso forzado de la voz

El colectivo de profesionales dedicados a la docencia, en cualquiera de sus ámbitos, es el más afectado por los problemas en la voz causados por un uso excesivo o incorrecto de la misma.

 

El uso excesivo de la voz, prolongado en el tiempo y sin el correspondiente reposo, así como la utilización incorrecta, con un tono muy elevado (gritar) o muy bajo (susurrar) implican tensiones musculares en la laringe que pueden causar disfonía ('ronquera') y frecuentemente la aparición de nódulos.

El trabajo multidisciplinar y la colaboración entre especialistas en otorrinolaringología y rehabilitación, foniatras y logopedas es fundamental para el adecuado diagnóstico y tratamiento de los pacientes con patologías de la voz, basado principalmente en procesos rehabilitadores y en la aplicación de medidas de "higiene de la voz" (evitar cambios bruscos de temperatura, el tabaco o la ingestión de bebidas muy frías o calientes, beber agua, o reposar la voz, entra otras) y, menos frecuentemente, en la cirugía.