Depilación con láser diodo, un gran avance en la lucha contra el vello rebelde

 

El láser de diodo constituye uno de los más importantes avances acaecidos en fecha reciente para la eliminación del vello corporal. Un tratamiento muy cómodo en su aplicación y con excelente resultado final.

El láser de Diodo es un haz de luz que, absorbido de forma selectiva por el pigmento del folículo piloso, la melanina, provoca la destrucción térmica de las células responsables del crecimiento del pelo.

La depilación láser requiere varios tratamientos. Esto es debido a que el láser funciona mejor cuando el vello está en una etapa temprana de crecimiento (denominada anágena), y no todos los pelos están en esta fase al mismo tiempo.

 

La depilación es definitiva, porque consigue que el pelo destruido quede eliminado de forma definitiva. En cada sesión con láser, solo los folículos pilosos activos son eliminados definitivamente, y por ello se necesitan varias sesiones de láser para eliminar permanentemente el pelo de una zona.

El resultado depende de dos factores técnicos muy importantes: que el láser disponga de una longitud de onda idónea y efectiva y de un sistema de enfriamiento que proteja la piel. La comunidad científica internacional valora el láser de diodo como el mejor láser para depilar por diferentes motivos: por tener esultados permanentes en pocas sesiones, por el menor riesgo de efectos secundarios por su sistema de enfriamiento único, y porque se precisa una única sesión cada tres meses.

El láser diodo para depilación es aconsejable cuando el pelo es grueso y oscuro y la piel es fototipo alto (a partir de IV). Esto no quiere decir que no se pueda tratar a fototipos más bajos, se puede y además los resultados son excelentes. Pero el valor diferencial del láser de diodo es que aporta mayor seguridad para las pieles más oscuras. Y su condicionante es que el pelo sea de calibre grueso o mediano y bastante oscuro.

 

Su luz es algo más penetrante que la del láser alejandrita (755Nm) porque el láser de diodo tiene la longitud de onda más larga (láser de diodo Light Sheer 800Nm, láser de diodo Depilight 800NM, láser de diodo Soprano 808Nm). La mayor penetrabilidad de la luz hace que sea aconsejable emplear el láser de diodo cuando el pelo es más profundo. Además la estructura de la pieza de mano permite ejercer presión sobre la piel al disparar, con lo cual el espesor de la dermis se minora y se acerca el objetivo del tratamiento (el área matricial del pelo) a la emisión del láser, optimizando su eficacia.