Ojo con las intoxicaciones alimentarias en verano

La OCU ha recordado que las intoxicaciones alimentarias son más frecuentes en verano y que se producen más en el hogar que fuera de casa.

La organización de consumidores explica que durante las vacaciones se relajan las costumbres, como cambios de los horarios, y se tienden a descuidar algunas medidas de higiene, en un periodo en el que las altas temperaturas favorecen el crecimiento de microorganismos en los alimentos. Para evitarlo, propone lavarse cuidadosamente las manos después de ir al baño, tocar animales, plantas o tierra, y siempre antes de manipular alimentos.

Después de cocinar, refrigerar la comida cuanto antes, y si los restos de la comida se quedan mucho tiempo encima de la mesa, no volver a comerlos, señala en un comunicado. En las salidas al campo o la playa, llevar la comida en recipientes muy limpios, herméticamente cerrados y refrigerada. Además, aconseja tapar los alimentos para evitar las visitas de los insectos, no utilizar con alimentos cocinados tablas o cubiertos usados en alimentos crudos y recalentar sólo la porción que se vaya a consumir.

Ante una intoxicación, la OCU destaca que la clave es la rehidratación, a través de suero o preparado alcalino casero, y si el afectado es un niño, un anciano o una persona de riesgo y no mejora antes de 12 horas, acudir al médico.