Estudio certifica acción del antiinflamatorio contra el tabaquismo

Especialistas del Laboratorio de Neurofarmacología NeuroPhar, de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona, ha conseguido demostrar en un estudio que el tratamiento con antiinflamatorios podría revertir las alteraciones cognitivas ocasionadas por la falta del consumo de nicotina. Esa abstinencia que deriva en efectos físicos, afectivos y cognitivos. Por tanto, podría tratarse de un hipotético remedio para llevar mejor el dejar de fumar. 

Tal como recoge ‘Agencia Sinc’, la investigación sobre los antiinflamatorios y su relación con la abstinencia a la nicotina desvela estos resultados tras ser efectuadas las corrientes pruebas en roedores. Según se afirma, los primeros días en los que se deja de fumar son los peores y existe un mayor riesgo de recaída. La vareniclina es un fármaco que se comercializa para tratar el tabaquismo mejorando el estado de ánimo, tal como recoge la revista ‘Brain, Behavior and Immunity’. 

Fernando Berrendero, uno de los autores del estudio, recalca que la investigación demuestra que “los déficits cognitivos se asocian a un proceso inflamatorio en áreas cerebrales que son clave en la regulación de la memoria tales como el hipocampo y la corteza cerebral”. 

También, la investigadora Rocío Saravía, primera autora de dicho estudio, detalló el tratamiento aplicado con un cannabinoide no psicoactivo, con propiedades antiinflamatorias, el cannabidol, así como con antiinflamatorio no esteroideo (AINE): la indometacina.

Saravía explicó que esta terapia varió las alteraciones cognitivas de la abstinencia por la falta de nicotina. En otras palabras, la manera de afrontar esa carencia de la nociva sustancia. “Los resultados subrayan la utilidad de los agentes antiinflamatorios para mejorar el rendimiento cognitivo”, subraya.