¿Ejercicio durante el embarazo? Esto recomienda y desaconseja el Ministerio de Sanidad

El embarazo es el momento idóneo para que la mujer establezca y refuerce estilos de vida más saludables. Una situación que incluso puede contribuir a que el entorno más cercano a ella (pareja, hijos u otros familiares) también adopte dichos hábitos siendo más activos. Es por ello que el propio Ministerio de Sanidad  promulga una serie de recomendaciones generales de actividad física durante el embarazo. Eso sí, siempre sin complicaciones médicas u obstétricas. 

A través del portal ‘Estilos de vida saludable’,  se desaconseja totalmente estar mucho tiempo tumbada boca arriba haciendo ejercicio después del primer trimestre. 

También practicar submarinismo o actividades que conlleven riesgo de caídas o en las que se puedan producir golpes en el abdomen (esquí, caballo, deportes de raqueta vigorosos, fútbol, baloncesto o deportes de contacto). Incluso se aconseja estar mucho tiempo seguido de pie sin moverse. 

Y es que la actividad física se puede iniciar o mantener mientras la mujer embarazada sana se sienta cómoda y siempre que no tenga contraindicaciones médicas. En ocasiones, conforme avanza el embarazo o siempre los profesionales lo consideren oportuno, el tipo de actividad física puede variar. 

CONSEJOS

  • Si se trata de una mujer inactiva antes del embarazo, iniciar algún tipo de actividad e ir aumentando progresivamente la duración, frecuencia e intensidad. 
  • Si ya se realizaba algún tipo de actividad, adaptarlas al momento si fuera necesario. 
  • Si supera las recomendaciones de ejercicio físico, mantener el nivel y combinar con varios tipos de actividad física.  Aquellas que realizaban actividad vigorosa anteriormente al embarazo puedan continuar haciéndolo, teniendo en cuenta las excepciones señaladas y modificando rutinas según las indicaciones del profesional.  
  • También las atletas pueden seguir entrenando con supervisión de un profesional y adaptando el entrenamiento a la situación de embarazo. Es importante no cansarse y se debe mantener una conversación mientras se realiza la actividad. La meta a alcanzar es mantener una buena aptitud física sin plantearse llegar a un pico máximo de rendimiento.