Rejuvenecimiento facial y lipoescultura no quirúrgica

accent-xl

La demanda de tratamientos dermocosméticos para mejorar el contorno corporal y facial está aumentando a lo largo de los últimos años, pero esta demanda exige cada vez, en mayor medida, que en los tratamientos no haya que pasar por el quirófano y sean poco cruentos para que la incorporación a la vida diaria sea lo más rápida posible. Por estas razones, en la Clínica Dermatológica Granada, han incorporado a su ya numeroso arsenal terapéutico, un innovador equipo de radiofrecuencia pensado para el tratamiento de la celulitis, así como para remodelado de otras zonas corporales, arrugas periorbitales, y mejoría de la arquitectura de  los pliegues nasolabiales, bordes mandibulares y surcos de marioneta.

 

 La radiofrecuencia consigue su objetivo a través de un calentamiento térmico profundo y controlado de las capas internas de la piel, (dermis y tejido celular subcutáneo), preservando indemne la capa mas superficial (epidermis). El equipo de radiofrecuencia utilizado por este Centro, consigue un calentamiento volumétrico controlado del tejido, mediante dos cabezales aplicadores que proporcionan una entrega funcional de la energía a distintas profundidades, aunque en casi todos los tratamientos se hace uso de los dos, se incide más con uno u otro, según el problema que se esté tratando (celulitis, mejora de las arrugas faciales, flacidez…). El primer cabezal entrega energía bipolar y tiene una penetración en el tejido de 2-6 mm, para estimular cambios estructurales térmicos. El segundo cabezal entrega energía unipolar, con una penetración de 20 mm estando diseñado para alcanzar el tejido celular subcutáneo.

 DIFERENTES APLICACIONES

En el tratamiento de la celulitis, el cabezal unipolar transmite energía de radiofrecuencia desde el extremo del cabezal al tejido con el que entra en contacto. La energía penetra a una profundidad de 20-30 mm calentando el tejido cutáneo y la grasa subcutánea, por lo que mejora los síntomas de la celulitis produciendo una contracción volumétrica del contorno corporal. Esto lo consigue mediante tres mecanismos: tensado térmico de la piel por contracción del colágeno, mejora de la circulación sanguínea corporal y desintegración de las células grasas inducida por el calor. Todo esto mejora la arquitectura externa de la piel atenuando y suavizando los inestéticos hoyuelos que caracterizan a la celulitis.

 Respecto al tratamiento facial, la radiofrecuencia es de las últimas innovaciones en el tratamiento de la flacidez de la cara. Aplicando tanto el cabezal unipolar como el bipolar, consigue un aumento de la tensión de los tejidos debido al aumento de la síntesis de colágeno I de la piel del propio paciente y destruyendo el colágeno antiguo y fibroso. De esta manera consigue un efecto “lifting” duradero y una mejora muy significativa del aspecto de la piel disminuyendo las arrugas superficiales y profundas, redefiniendo el óvalo facial, mejorando el doble mentón, aportando además luminosidad a la cara y cuello. El tratamiento se realiza en unas 6-8 sesiones con una periodicidad de 15 días a 2 meses y se puede combinar con otros procedimientos cosméticos, en la cara con implantes de relleno, botox, etc, y a nivel corporal con ultrashape (lipoescultura ultrasónica).

 El paciente puede experimentar una sensación de calor o dolor durante el tratamiento que será leve y se alivia en pocos segundos, el área tratada puede presentar un discreto enrojecimiento que desaparece en menos de 24 horas, siendo mínimas las molestias para el paciente, nula la afectación de su vida cotidiana tanto personal como profesional obteniendo unos importantes beneficios.