Con el cole, regresan los piojos: ¿Cómo poner remedio?

Con la vuelta al cole, los progenitores recuperan tradicionales preocupaciones. Y es que deben esmerarse en hacer las comprobaciones pertinentes para descartar que su hijo o hija padece piojos. Lo cierto es que son muy habituales en esta época del año, y también cuando las temperaturas vuelven a subir. ¿Cómo podemos poner remedio? 

 

Para saber la forma idónea, primero hay que saber cómo vive este insecto que se alimenta de sangre humana. Se producen con el nacimiento de los huevos depositados por una hembra en el cabello, fijándolos a la raíz. A los cinco o diez días de su puesta, las larvas rompen el huevo para madurar en un par de semanas, tal como explica la Junta de Andalucía. Pueden alcanzar hasta los 4 milímetros y destacan por su color pardo. 

La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) recuerda que pueden afectar a cualquier niño, pero desmienten que se pueda producir el contagio por vía aérea, ya que carecen de alas. Una vez fuera de un organismo apenas sobreviven unas horas. Es cierto que prefieren el pelo largo por la longitud, pero pueden afectar a todo tipo de cabello.  

Como tratamiento, “es aconsejable” aplicarlo al menos dos veces al día durante una decena. Lo mejor es acudir a productos avalados científicamente y huir de remedios caseros, ya que carecen de efecto. También las lociones son más eficaces que los propios champús. El cabello no debe lavarse antes de aplicarla. Tras el aclarado con agua puede realizarse otro final con agua y vinagre. El ácido acético ayuda a deshacer esa sustancia que les adhiere al cabello. 

Finalmente, cabe destacar que peines o adornos del pelo se pueden sumergir un breve tiempo en loción insecticida y la ropa de cama o toallas deben lavarse en agua caliente. El calor húmedo es muy efectivo. En caso de afectar a menores de 2 años, la solución es recortar el cabello, cuanto más corto mejor, o comprar una lendrera y crema suavizante que aplicará durante tres días.