síndrome - Salud IDEAL

  • ¿Qué es el Síndrome de apneas-hipoapenas del sueño (SAHS)?

    El SAHS es una enfermedad muy prevalente, que afecta aproximadamente a un 5% de la población, de la cual sólo una décima parte es diagnosticada y tratada; y que conlleva un deterioro de la calidad de vida, enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares. Nos habla de su experiencia en la Unidad de Trastornos Respiratorios del Sueño del Hospital Virgen de las Nieves, el neumólogo Dr. Germán Sáez Roca.

  • Síndrome de Cushing: causas, síntomas y tratamientos

    El síndrome de Cushing es un conjunto de síntomas que aparecen cuando en el cuerpo aumentan los niveles de glucocorticoides (cortisol). El exceso de cortisol puede aparecer porque el cuerpo lo produzca en demasiada cantidad o por la ingesta de ciertos medicamentos.

    Qué es el síndrome de Cushing

    El síndrome de Cushing es el conjunto de síntomas que aparecen cuando en el cuerpo aumentan los niveles de hormonas glucocorticoides (cortisol) durante mucho tiempo. La fabricación de los glucocorticoides tiene lugar en las glándulas suprarrenales y está estimulada por la hormona ACTH (adrenocorticotropa) producida en la glándula hipófisis.

    El cortisol es una hormona que ayuda a responder ante situaciones de estrés y a regular la presión arterial, reducir la inflamación y mantener el buen funcionamiento del corazón y los vasos sanguíneos. También regula la manera en la que se metabolizan las proteínas, carbohidratos y las grasas. Aunque cumple muchas funciones necesarias para el organismo, si el nivel de cortisol es demasiado alto aparece el síndrome de Cushing y sus síntomas.

    Causas del síndrome de Cushing

    El alto nivel de cortisol en el cuerpo característico del síndrome de Cushing puede tener dos tipos causas:

    • Producción excesiva de cortisol por el propio organismo (síndrome de Cushing endógeno). El exceso de cortisol puede tener su origen en:
      • Enfermedad de Cushing: cuando la hipófisis produce demasiada ACTH, que envía señales a las glándulas suprarrenales para producir cortisol en exceso. Esta enfermedad puede estar causada por un tumor en la hipófisis o por un crecimiento excesivo de la misma.
      • Trastornos en las glándulas suprarrenales, que producen en exceso los glucocorticoides sin que estén estimulados por la hormona ACTH. Generalmente este trastorno está provocado por un tumor no canceroso que aparece en la corteza suprarrenal.
      • Un tumor que produce hormona ACTH: en raras ocasiones, un tumor en un órgano que no produce ACTH empieza a secretar esta hormona en exceso, provocando a su vez el aumento de cortisol. Estos tumores generalmente se encuentran en páncreas, pulmones, tiroides o timo.
    • Tomar medicamentos glucocorticoides o corticosteroides en dosis altas durante un tiempo prolongado. Estos fármacos se utilizan para múltiples afecciones inflamatorias como la artritis reumatoide, el asma y el lupus o para evitar el rechazo de órganos trasplantados. Cuando está causado por fármacos se le denomina síndrome de Cushing exógeno.

    Síntomas del síndrome de Cushing

    Los síntomas más comunes del síndrome de Cushing son:

    • Aumento de peso y depósitos de tejido adiposo. La grasa se acumula principalmente en la cara, el abdomen, la parte superior de la espalda y entre los hombros (dando lugar a la llamada joroba de búfalo). Por el contrario, se pierde grasa en las extremidades.
    • Dolor de cabeza.
    • Debilidad muscular, especialmente en caderas y hombros.
    • Dolor o sensibilidad en los huesos y pérdida ósea que produce fracturas con el tiempo.
    • Piel fina y frágil, propensa a hematomas.
    • Acné.
    • Cicatrización lenta de las heridas e infecciones.
    • Estrías de color rosa o púrpura en abdomen, muslos, mamas y brazos.
    • Fatiga.
    • Depresión, ansiedad o alteraciones del comportamiento.
    • Aumento de la sed y la micción.
    • Presión arterial alta.
    • Crecimiento lento en el caso de los niños.
    • Colesterol y triglicéridos elevados.
    • Diabetes tipo 2.
    • En mujeres puede aparecer hirsutismo y los periodos menstruales pueden desaparecer o ser más irregulares. En los hombres puede disminuir la libido y la fertilidad y aparecer la disfunción eréctil.

    Tratamiento del síndrome de Cushing

    El tratamiento para el síndrome de Cushing depende de su causa:

    • Si el síndrome de Cushing es exógeno (provocado por el uso de corticosteroides), el médico dará instrucciones para disminuir la dosis del fármaco durante un tiempo. No se debe dejar de tomar la medicación de forma abrupta y sin consultar con un médico.
    • En el caso de que el origen esté en un tumor de la hipófisis, el tratamiento suele precisar cirugía y la extirpación total o parcial de la hipófisis, seguida a veces de radioterapia.
    • Si el síndrome de Cushing se debe a tumor situado en la glándula suprarrenal, se suele realizar una cirugía. Si se trata de un adenoma, la extirpación normalmente cura el cuadro. Si se trata de un carcinoma suprarrenal (que suele derivar en metástasis), además de la extirpación será necesario un tratamiento con quimioterapia.
    • Si existe un tumor en otra parte del cuerpo que esté generando hormona ACTH, el tratamiento consiste en extirparlo si es posible. Si no, se deberá eliminar la función de las glándulas suprarrenales con una extirpación quirúrgica o con un tratamiento farmacológico que anule su función.

    Después de las operaciones para extraer un tumor será necesario que el paciente tome medicamentos de reemplazo del cortisol para que el cuerpo tenga la cantidad correcta de esta hormona. En la mayoría de los casos al final el paciente recupera la producción normal de la hormona pero, si no es así, habrá que mantener la terapia de reemplazo de por vida. Esto último sucede también cuando se extirpan las glándulas suprarrenales.

  • Síndrome de la boca ardiente: síntomas, causas y tratamiento

    El síndrome de la boca ardiente es una sensación de ardor continuo que suele aparecer de forma repentina. A menudo es complicado determinar la causa específica de esta molestia, lo que dificulta el tratamiento de la misma.

    Qué es el síndrome de la boca ardiente

    El síndrome de la boca ardiente es la sensación continua o recurrente de ardor, escozor u hormigueo en la boca. Esta molestia generalmente afecta a la lengua, aunque los síntomas se pueden extender a otras zonas como encías, labios, interior de las mejillas o paladar.

    Síntomas

    Los síntomas del síndrome de la boca ardiente pueden incluir:

    • Sensación de quemadura o ardor que afecta generalmente a la lengua pero que también puede surgir en labios, encías, paladar, garganta o toda la boca.
    • Hormigueo o entumecimiento en la boca.
    • Cambios en el gusto, como la aparición de un sabor amargo o metálico.
    • Pérdida del sentido del gusto.
    • Cambios de sensibilidad (disestesia).
    • Sensación de boca seca con aumento de sed.

    El ardor puede ser intermitente o producirse todos los días. Algunas personas se despiertan con una ligera molestia que va empeorando a lo largo del día, mientras que otras se levantan con un dolor que dura todo el día. Independientemente del patrón de la molestia, el síndrome puede durar meses o años.

    Causas

    En función de su causa, el síndrome de la boca ardiente puede ser primario o secundario. Se denomina primario cuando no es causado por ningún problema médico subyacente. Algunas investigaciones sugieren que este síndrome podría estar causado por un daño en los nervios que controlan el gusto y el dolor.

    En cuanto al síndrome de la boca ardiente de tipo secundario, tiene su origen en un problema médico subyacente. Existen varias causas posibles, entre ellas:

    • Alergias a alimentos o productos dentales.
    • Boca seca, que puede tener su origen en la radioterapia, algunos trastornos (como el síndrome de Sjögren) o medicamentos.
    • Infecciones en la boca por hongos.
    • Reflujo gastroesofágico.
    • Cambios hormonales como los que ocurren en la menopausia.
    • Trastornos endocrinos como la diabetes tipo 2 o el hipotiroidismo.
    • Consumo de algunos medicamentos, especialmente los utilizados para tratar la hipertensión.
    • Carencias nutricionales, como baja concentración de hierro, zinc o algunas vitaminas de tipo B.
    • Problemas odontológicos como gingivitis, mala oclusión, pérdida de un empaste, prótesis dental removible mal colocada… En estos casos puede aparecer enrojecimiento e inflamación de la mucosa y ocasionalmente un ligero sangrado.
    • Hábitos orales como interposición lingual, morder la punta de la lengua o rechinar los dientes.
    • Irritación de la boca: puede aparecer por cepillar en exceso la lengua, usar pastas dentales abrasivas, utilizar enjuagues bucales frecuentemente o tomar muchas bebidas ácidas.
    • Factores psicológicos como estrés, ansiedad y depresión.

    Asimismo, el tabaquismo puede ocasionar picor en la lengua y disestesia, especialmente en grandes fumadores.

    Tratamiento

    No existe un tratamiento específico para el síndrome de la boca ardiente, por lo que se debe identificar su causa para tratarla y eliminar así la molestia. El diagnóstico suele ser complicado, porque en muchas ocasiones no se aprecian lesiones visibles en el interior de la boca que justifiquen el ardor. Generalmente el dentista o médico deberá revisar la historia médica, preguntar al paciente sobre sus síntomas y realizar algunas pruebas para identificar la causa de la afección (analíticas de sangre, pruebas de alergia, mediciones salivales, biopsias orales…).

    En el caso del síndrome de la boca ardiente secundario, el ardor se puede controlar con un tratamiento específico para la afección que causa los síntomas. Por ejemplo, curar una infección oral, tomar suplementos si la causa es la deficiencia de vitaminas o evitar los alérgenos que provocan reacción. Una vez se trata la afección médica subyacente, los síntomas del ardor deberían mejorar.

    Para el síndrome de la boca ardiente primario no hay un tratamiento concreto, sino que el mismo dependerá de los síntomas particulares e irá dirigido a controlarlos. Es probable que el médico pruebe diferentes métodos para tratar de reducir la molestia en la boca. Asimismo, puede recetar medicamentos para aliviar el dolor, la sequedad y el resto de síntomas.  

    Si bien no existe forma conocida de prevenir el síndrome de la boca ardiente, algunas medidas pueden ayudar a reducir las molestias:

    • Chupar cubitos de hielo.
    • Beber líquidos.
    • Evitar comidas calientes y picantes y alimentos y bebidas con alto contenido de ácido, como los refrescos, los cítricos o el café.
    • Evitar productos con alcohol o tabaco.
    • Cambiar de pasta de dientes, probando alguna más suave o sin sabor.
  • Síndrome de Piernas Inquietas y descanso

    El Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) es un trastorno del movimiento, que ocurre a un buen número de personas, en el que se sienten diferentes sensaciones (hormigueos, parestesias, calambres...), causando gran malestar en el tercio inferior del cuerpo, cuando la persona está en reposo. Este malestar solo se alivia moviendo la zona afectada, frotándoselas e incluso poniéndose de pie y deambulando. Los episodios suelen aparecer en la última parte del día, coincidiendo además esta circunstancia con el hecho de ir a la cama a descansar y estar en reposo. Por tanto, los afectados sobre todo mientras que están acostados, necesitan modificar la posición de las piernas debido a citadas molestias, retrasando así la aparición del sueño.