Salud IDEAL - electroestimulación

  • ¿Qué son los síndromes denigrantes?

    Los síndromes denigrantes, denominados también “vergonzantes” o “humillantes” por considerarse la incontinencia urinaria y la incontinencia fecal como una regresión humillanteen el proceso evolutivo del ser humano; consisten en procesos en los que las personas afectadas son incapaces de controlar la salida de orina y/o heces.

  • Disfagia y electroestimulación

    Cuando una persona tiene dificultad para tragar de forma ocasional, no suele ser motivo de preocupación. Sin embargo, cuando esto persiste en el tiempo es conveniente acudir a un especialista, ya que puede tratarse de disfagia, una condición médica que afecta al 5% de la población y que requiere tratamiento.

    La disfagia es un síntoma que consiste en la dificultad o imposibilidad para tragar, tanto de alimentos sólidos, semisólidos y/o líquidos; Un desorden en la coordinación de los movimientos de la deglución por alteración neurológica o estructural, con riesgo de penetración o aspiración endolaríngea.

  • Electroestimulación, el tratamiento más eficaz contra la disfagia

    ¿Qué es la disfagia?
    Cuando  una  persona  tiene  de  forma ocasional dificultad para tragar, no suele  ser  motivo de preocupación. Sin embargo, cuando esto persiste en el tiempo  es  conveniente  acudir  a un especialista, ya que probablemente se trate  de disfagia, una condición médica que afecta al 5% de la población y que requiere tratamiento.

    La disfagia es un trastorno de la deglución que se caracteriza por generar en  quienes  la  padecen  una  dificultad  en  la preparación oral del bolo alimenticio  o  en  el  desplazamiento  del alimento desde la boca hacia al estómago.  Tos  al  ingerir  o  tras la ingestión, ahogarse con alimentos o líquidos, dolor al tragar, la sensación de que la comida se quede pegada en la  garganta  o dificultad de respirar durante la alimentación, son algunos de  los  síntomas  que pueden presentarse si se padece este trastorno. Como síntoma,  la  disfagia  puede  tener un origen funcional, que habitualmente afecta  al  sistema nervioso, o mecánico. No obstante, también puede surgir como  efecto  secundario  a ciertos fármacos o a factores iatrogénicos como las cánulas de traqueotomía.