tratamientos - Salud IDEAL

  • Alergia al sudor: Síntomas y mejores tratamientos

    Aunque sudar sea un proceso natural, que nuestro cuerpo produce para enfriarse y regular su temperatura, algunas personas reaccionan a él de manera irritante. Ya que en algunos casos el sudor se relaciona con la aparición de sarpullidos en la piel y una serie de síntomas que causan malestar y preocupación. Este es lo que se conoce como alergia al sudor o alergia al calor, una patalogía especialmente frecuente en personas con piel sensible.

  • Día Mundial de las Enfermedades Raras 2019: qué son, tipos, diagnósticos y tratamientos

    Día Mundial de las Enfermedades Raras 2019

    Este jueves 28 de febrero se celebrará el Día Mundial de las Enfermedades Raras, una jornada en la que la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) celebrará junto con la Organización Europea de Enfermedades Raras (EURORDIS) y con la Alianza Iberoamericana de Enfermedades Raras (ALIBER) con una campaña que pretende generar conciencia sobre las enfermedades poco frecuentes. La intención no es otra que la de situarlas como una prioridad en la agenda social y también sanitaria. 

    Más de 340 entidades organizarán aproximadamente unas 200 actividades en toda España durante este Día Mundial de las Enfermedades Raras. Además de nuestro país, Estados Unidos, Latinoamérica, Canadá y Asia se sumarán a esta jornada tan especial en la que se concentrará toda la actividad. 

    Con este tipo de campañas lo que se pretende es sensibilizar, informar y formar sobre las enfermedades raras en su Día Mundial, transmitiendo un sentimiento de esperanza y posibilidad de cambio. También se quiere recalcar la importancia de la acción y posicionar estas enfermedades raras como un problema de Salud Pública. Pero, ¿realmente cuánto sabemos sobre enfermedades raras? , ¿a quién afecta?, ¿cuáles son?, ¿cómo se diagnostican? y especialmente, ¿qué solución tienen? 

    ¿Qué es una enfermedad rara? 

    En España hay aproximadamente más de tres millones de afectados por las enfermedades raras que celebran este 28 de febrero de 2019 su Día Mundial. Se clasifica así en función del número de casos diagnosticados. Es, según definiciones, aquella enfermedad que afecta a menos de cinco personas por cada diez mil habitantes

    El Día Mundial de las Enfermedades Raras viene a combatir con esas patologías que se presentan con desórdenes y síntomas muy distintos que varían un mundo de un tipo a otro y hasta dentro de una misma enfermedad.  Resulta difícil establecer un número fijo de enfermedades raras existentes, pero sí se aproxima mucho el baremo de entre 6000 y 8000. El problema es que con el paso del tiempo incrementa el número. 

    En lo que a sus características comunes se refiere destacan que las enfermedades raras aparecen en las primeras fases de la vida (dos de cada tres casos se exponen antes de los dos años), son crónicas y acompañan al paciente toda la vida (en un 20 por ciento de los casos), se acompañan de un problema motor, sensorial o intelectual que hace que uno de cada tres afectados padezcan una discapacidad. Además, en prácticamente la mitad de los afectados, el pronóstico vital está en juego. 

    Tipos, diagnóstico y tratamiento

    Como decimos, el número de casos de enfermedades raras va en aumento con el paso del tiempo. La dificultad del diagnóstico hace aún más compleja la realización de análisis estadísticos que determinen un número concreto de pacientes afectados. Una de las enfermedades raras más conocidas puede ser la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) que afectó a personajes famosos como Stephen Hawking o el periodista y futbolista Carlos Matallanas, pero también a personas con menor trascendencia mediática. También se puede incluir el Síndrome X frágil, Síndrome de Moebius, el Síndrome de Prader Willi, la púrpura de Schönlein – Henoch, el Síndrome de Marfan o la Insensibilidad Congénita al Dolor entre otras muchas más. 

    El diagnóstico de una enfermedad rara es un problema tanto para el paciente como para el especialista. Su detección y diagnóstico puede darse durante cinco años desde que aparecen los primeros síntomas y hasta que se realiza el diagnóstico acertado. Esto se debe también a cierto grado de desconocimiento sobre estas enfermedades. 

    Según datos de fuentes oficiales, se estima que hasta un 43 por ciento de enfermedades raras no dispone del tratamiento adecuado para la cura. Los medicamentos que se aplican para sus tratamientos son “productos medicinales destinados al diagnóstico, prevención o tratamiento de enfermedades que ponen en riesgo la vida, o muy serias o enfermedades que son raras”, tal como sostiene EURORDIS. Son los conocidos como medicamentos huérfanos. 

    Al ser un problema crónico y en su mayoría derivantes en invalidez, las enfermedades raras requieren de un control y seguimiento diario de especialistas y familiares. El tratamiento requiere de un abordaje global y una concienciación sobre este problema como el que buscan las respectivas campañas por el Día Mundial de las Enfermedades Raras. 

    *NOTA: Este artículo tiene una finalidad informativo- divulgativa. Siempre ha de ser un médico especialista el que determine los procesos de diagnosis, tratamiento y terapias complementarias que estime. Si cree que puede estar enfermo acuda a su centro de salud o a un especialista colegiado, bajo ningún concepto se automedique o tome decisiones relativas a su salud en virtud de lo leído aquí o en cualquier otro sitio web.

    FUENTES: 

    Fundación Española de Enfermedades Raras (FEDER) 

    Laboratorios Kernpharma

     

  • Guía básica de la disfunción eréctil

    La disfunción eréctil es una disfunción sexual que afecta de manera total o parcial a una elevada cantidad de hombres, especialmente a partir de los 40 años. Esta disfunción puede tener su origen en causas variadas, que determinan el tratamiento más apropiado para hacerle frente.

    Qué es la disfunción eréctil

    La disfunción eréctil es una disfunción sexual caracterizada por la incapacidad para lograr desarrollar una erección o mantenerla con una rigidez y tamaño satisfactorios. Si este problema es puntual no tiene que ser motivo de preocupación, pero si se repite durante varios meses es importante acudir al médico. La visita al especialista es necesaria no solo para solucionar la disfunción sino también para encontrar su origen, ya que puede ser síntoma de alguna enfermedad no diagnosticada que necesita tratamiento.

    Causas de la disfunción eréctil

    Ya que la excitación sexual masculina es un proceso que involucra al cerebro, las hormonas, las emociones, los nervios, los músculos y los vasos sanguíneos, la disfunción eréctil puede estar provocada por causas muy diversas:

    • Vasculares: cuando llega poca sangre al pene o no se retiene adecuadamente en los cuerpos cavernosos. Entre estas causas están la hipertensión, el colesterol alto y la ateroesclerosis, entre otras enfermedades cardiovasculares.
    • Neurológicas: cuando existen problemas de transmisión de las órdenes que el cerebro y la médula dan a los nervios erectores. Estos problemas los causan enfermedades como el Parkinson, la esclerosis múltiple o el infarto medular, y lesiones tras cirugías por cáncer de próstata, vejiga y recto.
    • Hormonales: cuando el organismo produce menos testosterona de la necesaria. Esto puede venir provocado por enfermedades hepáticas, tumores hipofisiarios, tratamientos hormonales y la enfermedad de Cushing, entre otras causas.
    • Psicológicas: depresión, ansiedad, miedo al embarazo o baja autoestima pueden impedir que se origine la respuesta sexual en el cerebro.
    • Farmacológicas: ciertos medicamentos, como los usados para la hipertensión y la depresión, pueden afectar a la disfunción eréctil.

    Además de por las causas englobadas en las anteriores categorías, la disfunción eréctil puede estar provocada por la enfermedad de Peyronie.

    Asimismo existen ciertos factores de riesgo que pueden contribuir a la disfunción eréctil: edad, sobrepeso, consumo de tabaco, tratamientos médicos como la cirugía de próstata o la radioterapia contra el cáncer, sedentarismo, trastornos afectivos, diabetes, lesiones en los nervios o arterias que controlan las erecciones y un consumo excesivo de alcohol y drogas.

    Síntomas de la disfunción eréctil

    Los síntomas de la disfunción eréctil pueden ser:

    • Problemas persistentes para desarrollar una erección. En ocasiones es posible que sí se produzcan erecciones espontáneas pero no cuando se quieren mantener relaciones sexuales con otra persona.
    • Problemas persistentes para mantener una erección con el tamaño y rigidez deseados.

    Asimismo, pueden surgir otros síntomas psicoafectivos derivados de la imposibilidad de mantener relaciones sexuales. Entre ellos, ansiedad, frustración, culpabilidad y evitación del acto sexual.

    Tratamiento de la disfunción eréctil

    Los tratamientos para hacer frente a la disfunción eréctil son variados:

    • Medicamentos: son eficaces para muchos pacientes. Principalmente se utilizan Sildefil (Viagra), Tadalafilo, Ananafilo y Vardenafilo, que tienen escasos efectos adversos si los receta un urólogo tras un diagnóstico adecuado. También se puede tratar con Aprostadil, un medicamento que se aplica con crema, se autoinyecta o se introduce mediante una cánula en la uretra antes del acto sexual.
    • Plasma rico en plaquetas: este tratamiento consiste en administrar mediante inyección subcutánea en el pene el plasma rico en plaquetas extraído de la sangre del propio paciente. Utiliza factores de crecimiento presentes de forma natural en las plaquetas para estimular la reparación del tejido, aumentando la circulación y el flujo de la sangre al pene. Sus resultados no son definitivos, por lo que se debe repetir pasados 12 o 18 meses.
    • Ondas de choque: son eficaces si el origen de la disfunción es un problema vascular. Las ondas de choque de baja energía estimulan la formación de nuevos vasos sanguíneos y potencian la relajación del endotelio vascular, mejorando la circulación. Este tratamiento es indoloro, no invasivo y curativo.
    • Bomba peniana: es un tubo hueco que se coloca sobre el pene para luego aspirar el aire que está dentro del tubo hacia fuera. Esto genera un vacío que permite que la sangre llegue al pene, creando una erección que se mantiene con un anillo de tensión.
    • Tratamiento psicológico: cuando la causa de la disfunción es un problema psicológico, un especialista en salud mental puede ayudar a encontrar el origen y a dar con la solución más adecuada, ofreciendo ejercicios y herramientas específicas para trabajar.
    • Prótesis de pene: es la colocación quirúrgica en el pene de unas barras flexibles que se accionan al presionar una perilla colocada en el interior de la zona inguinal. Generalmente no se recurre a la cirugía hasta que se han probado otros tratamientos, ya que conlleva riesgo de complicaciones.

    Elegir el tratamiento más adecuado dependerá de la causa y la gravedad de la disfunción eréctil. Asimismo, si la disfunción tiene su origen en una enfermedad, ésta también habrá que tratarla.

    Si necesita una consulta de urología, en Clínica Regenia cuentan con una unidad especializada en la que tratan problemas como la enfermedad de Peyronie o la disfunción eréctil. Para esta última utilizan el plasma rico en plaquetas además del tratamiento de ondas de choque. Si tiene más dudas sobre estos tratamientos o quiere asistir a una consulta de urología para una exploración, no dude en pedir cita y acudir a Clínica Regenia de Granada, ubicada en Avenida de la Constitución 20, o al centro de Jaén, en Plaza de la Constitución 12.

  • Semana Europea del Cáncer de Pulmón

    El cáncer de pulmón, con aproximadamente 1.400.000 nuevos casos cada año, se ha convertido ya en el tipo de cáncer más frecuente del mundo. Con motivo de ello, desde hace más de 20 años, el cáncer de pulmón no tiene un día conmemorativo en Europa, sino toda una semana. Concretamente fue la semana pasada, la segunda semana del mes de septiembre, la destinada a concienciar a la población sobre este tipo de cáncer y sus graves consecuencias, al mismo tiempo que se dedica una dura campaña contra el tabaco.

  • Síndrome de Cushing: causas, síntomas y tratamientos

    El síndrome de Cushing es un conjunto de síntomas que aparecen cuando en el cuerpo aumentan los niveles de glucocorticoides (cortisol). El exceso de cortisol puede aparecer porque el cuerpo lo produzca en demasiada cantidad o por la ingesta de ciertos medicamentos.

    Qué es el síndrome de Cushing

    El síndrome de Cushing es el conjunto de síntomas que aparecen cuando en el cuerpo aumentan los niveles de hormonas glucocorticoides (cortisol) durante mucho tiempo. La fabricación de los glucocorticoides tiene lugar en las glándulas suprarrenales y está estimulada por la hormona ACTH (adrenocorticotropa) producida en la glándula hipófisis.

    El cortisol es una hormona que ayuda a responder ante situaciones de estrés y a regular la presión arterial, reducir la inflamación y mantener el buen funcionamiento del corazón y los vasos sanguíneos. También regula la manera en la que se metabolizan las proteínas, carbohidratos y las grasas. Aunque cumple muchas funciones necesarias para el organismo, si el nivel de cortisol es demasiado alto aparece el síndrome de Cushing y sus síntomas.

    Causas del síndrome de Cushing

    El alto nivel de cortisol en el cuerpo característico del síndrome de Cushing puede tener dos tipos causas:

    • Producción excesiva de cortisol por el propio organismo (síndrome de Cushing endógeno). El exceso de cortisol puede tener su origen en:
      • Enfermedad de Cushing: cuando la hipófisis produce demasiada ACTH, que envía señales a las glándulas suprarrenales para producir cortisol en exceso. Esta enfermedad puede estar causada por un tumor en la hipófisis o por un crecimiento excesivo de la misma.
      • Trastornos en las glándulas suprarrenales, que producen en exceso los glucocorticoides sin que estén estimulados por la hormona ACTH. Generalmente este trastorno está provocado por un tumor no canceroso que aparece en la corteza suprarrenal.
      • Un tumor que produce hormona ACTH: en raras ocasiones, un tumor en un órgano que no produce ACTH empieza a secretar esta hormona en exceso, provocando a su vez el aumento de cortisol. Estos tumores generalmente se encuentran en páncreas, pulmones, tiroides o timo.
    • Tomar medicamentos glucocorticoides o corticosteroides en dosis altas durante un tiempo prolongado. Estos fármacos se utilizan para múltiples afecciones inflamatorias como la artritis reumatoide, el asma y el lupus o para evitar el rechazo de órganos trasplantados. Cuando está causado por fármacos se le denomina síndrome de Cushing exógeno.

    Síntomas del síndrome de Cushing

    Los síntomas más comunes del síndrome de Cushing son:

    • Aumento de peso y depósitos de tejido adiposo. La grasa se acumula principalmente en la cara, el abdomen, la parte superior de la espalda y entre los hombros (dando lugar a la llamada joroba de búfalo). Por el contrario, se pierde grasa en las extremidades.
    • Dolor de cabeza.
    • Debilidad muscular, especialmente en caderas y hombros.
    • Dolor o sensibilidad en los huesos y pérdida ósea que produce fracturas con el tiempo.
    • Piel fina y frágil, propensa a hematomas.
    • Acné.
    • Cicatrización lenta de las heridas e infecciones.
    • Estrías de color rosa o púrpura en abdomen, muslos, mamas y brazos.
    • Fatiga.
    • Depresión, ansiedad o alteraciones del comportamiento.
    • Aumento de la sed y la micción.
    • Presión arterial alta.
    • Crecimiento lento en el caso de los niños.
    • Colesterol y triglicéridos elevados.
    • Diabetes tipo 2.
    • En mujeres puede aparecer hirsutismo y los periodos menstruales pueden desaparecer o ser más irregulares. En los hombres puede disminuir la libido y la fertilidad y aparecer la disfunción eréctil.

    Tratamiento del síndrome de Cushing

    El tratamiento para el síndrome de Cushing depende de su causa:

    • Si el síndrome de Cushing es exógeno (provocado por el uso de corticosteroides), el médico dará instrucciones para disminuir la dosis del fármaco durante un tiempo. No se debe dejar de tomar la medicación de forma abrupta y sin consultar con un médico.
    • En el caso de que el origen esté en un tumor de la hipófisis, el tratamiento suele precisar cirugía y la extirpación total o parcial de la hipófisis, seguida a veces de radioterapia.
    • Si el síndrome de Cushing se debe a tumor situado en la glándula suprarrenal, se suele realizar una cirugía. Si se trata de un adenoma, la extirpación normalmente cura el cuadro. Si se trata de un carcinoma suprarrenal (que suele derivar en metástasis), además de la extirpación será necesario un tratamiento con quimioterapia.
    • Si existe un tumor en otra parte del cuerpo que esté generando hormona ACTH, el tratamiento consiste en extirparlo si es posible. Si no, se deberá eliminar la función de las glándulas suprarrenales con una extirpación quirúrgica o con un tratamiento farmacológico que anule su función.

    Después de las operaciones para extraer un tumor será necesario que el paciente tome medicamentos de reemplazo del cortisol para que el cuerpo tenga la cantidad correcta de esta hormona. En la mayoría de los casos al final el paciente recupera la producción normal de la hormona pero, si no es así, habrá que mantener la terapia de reemplazo de por vida. Esto último sucede también cuando se extirpan las glándulas suprarrenales.

  • Sonambulismo: síntomas, causas y tratamientos

    El sonambulismo es un trastorno del sueño en el que la persona se levanta y realiza acciones dormida y sin percatarse de ello. Este trastorno es más frecuente en la infancia y suele desaparecer a partir de los 10 años de edad, aunque también puede permanecer e incluso surgir en la edad adulta por distintas causas. Ya que no es grave, generalmente no necesita tratamiento, aunque en ciertas ocasiones puede resultar peligroso tanto para el paciente como para las personas de su alrededor.

    Qué es el sonambulismo

    El sonambulismo es un trastorno del sueño en el que la persona se levanta y camina o realiza otras acciones mientras duerme sin percatarse de ello. El cerebro durante el episodio de sonambulismo se encuentra despierto sólo parcialmente, de forma que la persona esta semiconsciente.

    Los episodios de sonambulismo se suelen producir temprano por la noche, a menudo entre una y dos horas después de quedarse dormido, durante la fase del sueño N3. Los episodios pueden ser muy breves (de unos pocos segundos o minutos) o llegar a durar más de media hora, si bien la mayoría acaban en menos de 10 minutos. Estos episodios se pueden producir con una frecuencia variable.

    Síntomas del sonambulismo

    Durante un episodio de sonambulismo el afectado actúa como si estuviera despierto y puede realizar diversas actividades complejas: caminar, ir al baño, vestirse… Algunas personas incluso salen a la calle y conducen el coche. Los síntomas más comunes de sonambulismo son:

    • Caminar y realizar actividades durante el sueño.
    • Confusión y desorientación al despertar.
    • Expresión facial ausente.
    • No recordar lo que ha pasado al despertar.
    • Comportamiento agresivo al ser despertado por otra persona.
    • No responder ni comunicarse con otras personas.
    • Hablar dormido y decir cosas sin sentido.
    • Tener problemas para realizar las tareas durante el día debido a la alteración del sueño.

    Causas del sonambulismo

    El origen del sonambulismo no está del todo claro, aunque parece tener relación con diferentes causas:

    • Privación o interrupciones del sueño.
    • Estrés y ansiedad.
    • Consumo de alcohol o sustancias estupefacientes.
    • Ingesta de algunos medicamentos,como los sedantes o ciertos fármacos para los trastornos psiquiátricos.
    • Afecciones como la epilepsia y las convulsiones.
    • Enfermedades neurodegenerativas como Parkinson y Alzheimer.
    • Afecciones no diagnosticadas que interfieren en el sueño: síndrome de piernas inquietas, enfermedad por reflujo esofágico, trastornos del sueño caracterizados por patrones anormales de respiración (como la apnea obstructiva del sueño), etc.
    • Trastornos mentales.
    • Genética: el sonambulismo tiene un componente hereditario que predispone a sufrirlo si los padres tienen antecedentes del mismo.

    Tratamiento del sonambulismo

    Los episodios de sonambulismo no suelen ser causa de preocupación y normalmente se resuelven solos, por lo que no es necesario recibir un tratamiento específico. No obstante, es recomendable acudir al médico si los episodios son muy frecuentes (dos o más veces por semana o varias ocasiones en una noche), alteran el sueño del paciente o las personas que viven con él, generan cansancio y dificultad para realizar las tareas durante el día o comienzan en la edad adulta. Asimismo, es importante acudir al médico si el paciente realiza actividades que le ponen en peligro a sí mismo o a otras personas.

    En caso de requerir atención médica, los tratamientos para el sonambulismo son varios:

    • Tranquilizantes de corta duración para disminuir los episodios.
    • Ajuste de los medicamentos que puedan estar provocando el sonambulismo.
    • Tratamientos específicos para la afección que origina el sonambulismo, en caso de que éste tenga su causa en una enfermedad o trastorno preexistente.
    • Terapia psicológica: puede ayudar al paciente a mejorar el sueño, reducir el estrés y relajarse.

    Cómo prevenir el sonambulismo

    En caso de padecer sonambulismo estos consejos pueden ayudar a prevenir los episodios:

    • No consumir alcohol.
    • Evitar la privación del sueño y el insomnio, ya que estos factores pueden desencadenar sonambulismo.
    • Seguir una adecuada higiene del sueño: preparar la habitación para que sea cómoda y tranquila, respetar unos horarios fijos de sueño, tomar una ducha caliente antes de dormir, evitar la tecnología…
    • Controlar el estrés, la ansiedad y los conflictos.

    Asimismo, conviene tomar medidas de seguridad para evitar que el paciente se haga daño en caso de tener un episodio de sonambulismo, como cerrar bien las ventanas, bloquear las escaleras, retirar cables eléctricos del suelo o mover muebles para que no tropiece y se caiga. En caso de que un familiar sufra un episodio de sonambulismo, no hay que despertarlo. Si bien esto no es peligroso, puede resultarle demasiado confuso y podría ponerse agresivo. Lo mejor es acompañarlo con cuidado de vuelta a la cama.

  • Tratamientos para la disfunción eréctil

    La disfunción eréctil es una disfunción sexual que afecta de manera total o parcial a una elevada cantidad de hombres, especialmente a partir de los 40 años. Para tratarla existe una amplia variedad de técnicas, que deben ser recomendadas por el médico en función de la gravedad y la causa de la disfunción.

    Qué es la disfunción eréctil

    La disfunción eréctil es una disfunción sexual caracterizada por la incapacidad de desarrollar una erección o mantenerla con un tamaño y rigidez satisfactorios. Si este problema es puntual no tiene por qué ser motivo de preocupación, pero si se repite durante varios meses es importante acudir al médico para poder encontrar el origen e intentar solucionarlo. Las causas de la disfunción eréctil son variadas y se pueden dividir en vasculares, neurológicas, hormonales, psicológicas y farmacológicas.

    Tratamientos para la disfunción eréctil

    Los tratamientos para hacer frente a la disfunción eréctil son variados y abarcan desde medicamentos hasta cirugía.

    Medicamentos

    Los medicamentos orales son un tratamiento eficaz contra la disfunción eréctil para muchos pacientes. Principalmente se recetan Sildefil (Viagra), Tadalafilo, Ananafilo y Vardenafilo, que mejoran los efectos del óxido nítrico, sustancia química que produce el organismo y que relaja los músculos del pene. Si son recetados por un urólogo tras un diagnóstico adecuado, la presencia de efectos adversos es muy rara. También se puede tratar con Alprostadil, un medicamento que se aplica con crema tópica, se autoinyecta o se introduce mediante una cánula en la uretra antes del acto sexual.

    Ondas de choque

    En aproximadamente el 80% de los casos la disfunción eréctil está provocada por un problema de origen vascular. Si el origen de la disfunción es vascular puede ser adecuado el tratamiento con ondas de choque de baja energía, ya que mejoran la circulación sanguínea. Estas ondas estimulan la formación de nuevos vasos sanguíneos en el tejido eréctil y potencian la relajación del endotelio vascular. Al aplicarla, la calidad de las venas se regenera y éstas permiten un mayor flujo de sangre. Este tratamiento es indoloro, no invasivo y ‘rehabilitador’ (curativo). No obstante, no es efectivo ni recomendable si la disfunción tiene origen psicológico, neurológico u hormonal.

    Plasma rico en plaquetas

    Este tratamiento consiste en extraer plasma rico en plaquetas de la sangre del propio paciente para después administrarlo mediante inyección subcutánea en el pene. El plasma se utiliza en múltiples disciplinas médicas para reparar tejidos. En el caso de la disfunción eréctil, este tratamiento utiliza factores de crecimiento presentes de forma natural en las plaquetas para estimular la reparación del tejido que, o bien se ha dañado por alguna enfermedad, o bien se ha deteriorado con los años. El plasma aumenta la circulación y el flujo de la sangre al pene, así como la cantidad de oxígeno que llega a las células de los cuerpos cavernosos. No obstante, sus resultados no son definitivos, por lo que se recomienda repetir el tratamiento pasados 12 o 18 meses.

    Tratamiento psicológico

    Para los casos en que la disfunción está causada por un problema psicológico es recomendable acudir a un especialista de la salud mental, que ayudará a encontrar el origen de la disfunción y a dar con la solución más adecuada, ofreciendo ejercicios y herramientas específicas para trabajar. También es importante hablar con la pareja sobre los problemas emocionales y reducir el estrés, ya que esto puede agravar el problema. En algunos casos el especialista también puede recomendar medicación.

    Bomba peniana

    Una bomba peniana es un tubo hueco que se coloca sobre el pene para luego aspirar el aire que está dentro del tubo hacia fuera. Esto genera un vacío que hace que la sangre llegue al pene, creando una erección. Para mantenerla se desliza un anillo de tensión alrededor de la base del pene que retiene la sangre. La erección suele durar lo suficiente como para que una pareja tenga relaciones sexuales.

    Prótesis de pene

    Este tratamiento consiste en colocar quirúrgicamente una prótesis formada por una, dos o tres piezas que se accionan al presionar una perilla colocada en el interior de la zona inguinal. Estas piezas son barras flexibles que permiten controlar el momento y la duración de una erección pero que no interfieren en la eyaculación. Generalmente no se recurre a los implantes hasta que se han intentado otros tratamientos primero ya que, como cualquier cirugía, conlleva riesgo de complicaciones.

    Si necesita una consulta de urología, en Clínica Regenia cuentan con una unidad especializada en la que tratan problemas como la enfermedad de Peyronie o la disfunción eréctil. Para esta última utilizan el plasma rico en plaquetas además del tratamiento de ondas de choque. Si tiene más dudas sobre estos tratamientos o quiere asistir a una consulta de urología para una exploración, no dude en pedir cita y acudir a Clínica Regenia de Granada, ubicada en Avenida de la Constitución 20, o al centro de Jaén, en Plaza de la Constitución 12.

  • Usos médicos del ácido hialurónico

    El ácido hialurónico es un componente clave para el buen funcionamiento de muchos tejidos del cuerpo, pero con el paso del tiempo disminuye su producción. Es por ello que hoy en día se utiliza en el campo de la estética para mejorar el estado de la piel y reducir las arrugas, pero también tiene varias aplicaciones en la medicina.

    Qué es el ácido hialurónico

    El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en numerosos tejidos del cuerpo como, por ejemplo, el tejido sinovial de las articulaciones, los cartílagos y la piel. Dependiendo de la zona en la que se encuentre puede tener varias funciones como, por ejemplo, evitar que se produzcan fricciones dolorosas en las articulaciones, ser reconstituyente en los cartílagos e hidratar y dar soporte a la piel para que se mantenga joven.

    Parte del ácido hialurónico se degrada y se repone a diario, pero conforme pasan los años se va destruyendo progresivamente y disminuye la cantidad presente en el cuerpo. Esto provoca, entre otras cosas, que la piel pierda hidratación y elasticidad y que los cartílagos se vuelvan más rígidos. Por eso en algunos tratamientos médicos se recurre a la aplicación de ácido hialurónico externo, bien a través de una inyección o bien a través de complementos alimenticios.

    Usos médicos del ácido hialurónico

    La mayor demanda del ácido hialurónico se produce actualmente en el sector de la cosmética, ya que hidrata la piel, rellena arrugas y rejuvenece. No obstante, el ácido hialurónico también tiene aplicaciones en el ámbito de la medicina:

    • Reduce el dolor en articulaciones: el uso del ácido hialurónico en patologías articulares degenerativas es uno de los más frecuentes. El ácido hialurónico se aplica mediante inyecciones en las articulaciones para lubricarlas, consiguiendo un alivio parcial del dolor, mejorando la regeneración del cartílago y reduciendo los síntomas en personas con artrosis. Estas inyecciones han resultado muy útiles para pacientes con artrosis de rodilla, pero se usan también en otras articulaciones como tobillo, cadera, hombros y mano.
    • Sustituye el líquido sinovial que se pierde en la realización de artroscopias.
    • Cicatriza heridas: ya que el ácido hialurónico tiene capacidad regeneradora, se puede aplicar sobre la piel o tomar oralmente para cicatrizar heridas. Dado que también ayuda a regenerar la mucosa labial y las encías, se aplica en odontología cuando se realizan procedimientos quirúrgicos.
    • Ayuda a los deportistas: es frecuente que los atletas recurran a infiltraciones de ácido hialurónico para aliviar el dolor y recuperarse con mayor rapidez de lesiones articulares como esguinces de tobillo.
    • Mantiene los cartílagos: el ácido hialurónico es uno de los componentes de los cartílagos. Como con la edad se reduce su presencia en el cuerpo, las personas mayores pueden tomar complementos alimenticios en forma de polvo o comprimidos para compensar la disminución natural del cartílago y evitar los síntomas del envejecimiento. También las personas que realizan mucho ejercicio físico recurren a este complemento para evitar el desgaste de los cartílagos.
    • Funciona como hidratante para tratar la sequedad vaginal.
    • Ya que el ácido hialurónico se encuentra de forma natural en el ojo, se utiliza en algunos productos oftalmológicos como las lágrimas artificiales.

    Además de todo ello, el ácido hialurónico se está usando de manera incipiente para el tratamiento de la cistitis intersticial, mediante su introducción en la vejiga. Asimismo, podría tener utilidad para tratar problemas cutáneos como la lipodistrofia.

    Efectos secundarios del ácido hialurónico

    El ácido hialurónico es una sustancia muy segura, ya que está presente de forma natural en el organismo y el rechazo por parte del paciente es poco frecuente. Para garantizar esta seguridad, es imprescindible que el ácido hialurónico sea aplicado por profesionales autorizados. No obstante, en algunas ocasiones pueden aparecer ciertos efectos secundarios tras inyectarlo. Los más comunes son:

    • Sensibilidad y aparición de hematomas o bultos en las zonas donde se ha aplicado.
    • Dolor y molestias.
    • Irritación, dureza y enrojecimiento de la piel.

    Estos efectos secundarios suelen desaparecer pocos días después de la aplicación.

    A pesar de ser muy seguro, no debe aplicarse a personas que padezcan algún tipo de alergia severa, en zonas donde exista un proceso inflamatorio o infeccioso ni en embarazadas o mujeres en periodo de lactancia.