cerebro - Salud IDEAL

  • ¿Qué ocurre en nuestro cerebro cuando no dormimos? 

    En primer lugar pérdida de recuerdos.La actividad del hipocampo, situado en el lóbulo temporal del cerebro, muestra un patrón neuronal particular mientras estamos despiertos y aprendemos algo. Cuando dormimos, esta pauta se repite, fijándose así este contenido en la memoria a largo plazo.  Si tenemos falta de sueño, esa información no pasará al almacén de recuerdos.

  • Beneficios de la lectura para el cerebro

    Leer es un hábito que entretiene a la par que enriquece el vocabulario y la cultura. No obstante, sus efectos positivos no se circunscriben al ámbito del saber sino que está demostrado que leer tiene importantes beneficios para el cerebro y supone un buen ejercicio para este órgano, pues involucra a varias partes del mismo.

    Son tres las áreas que intervienen en el proceso de lectura y la comprensión de lo leído: el área de Broca en el lóbulo frontal, la de Wernicke en el lóbulo temporal y el Giro angular en el lóbulo parietal. El área de Broca controla la capacidad de hablar y, al leer, se activa transformando las palabras en un código auditivo, independientemente de si se lee en silencio o en voz alta. Por ello durante la lectura se tiene la sensación de escuchar mentalmente la propia voz. Las otras dos áreas (Wernicke y Giro angular) descifran el código de la escritura (los fonemas) y los traducen a sonidos. Por tanto, cuando se aprende a leer se activa el sistema visual para reconocer las letras y el sistema de habla para reconocer sonidos, y juntos establecen las relaciones que permiten comprender lo que se ve y darle un significado.

    No obstante, además de estas tres áreas hay otras regiones del cerebro que también se ponen en marcha al leer. Se ha demostrado que la lectura activa las áreas relacionadas con los sentidos y las emociones, a las que se pueden unir otras en función del género del libro. La lectura es, por tanto, una actividad que ejercita el cerebro, razón por la que tiene multitud de beneficios.

    Beneficios de la lectura para el cerebro

    Algunos de los beneficios que la lectura tiene sobre el cerebro son los siguientes:

    • Estimula el nacimiento de conexiones neuronales y aumenta la reserva cognitiva: la lectura crea y fortalece las conexiones neuronales. Una reserva cognitiva mayor supone una mejor resistencia de la mente al deterioro y las lesiones. De hecho, se ha demostrado que mantener el cerebro activo a través de la lectura ayuda a retrasar la aparición del deterioro cognitivo y la demencia senil.
    • Aumenta la conectividad funcional del cerebro, es decir, las interacciones entre las diversas zonas que lo forman.
    • Potencia la empatía: leer ayuda a ponerse en el lugar del otro y a percibir y analizar diferentes puntos de vista. Se ha detectado que leer libros de ficción consigue que las neuronas de la zona sensorial motora del surco central estén mejor comunicadas, lo que se vincula a una mayor capacidad para ponerse en el lugar de los demás.
    • Ejercita y amplía la memoria: al leer se almacenan en la mente multitud de historias, personajes y palabras. Seguir el hilo narrativo y disponer de todas estas historias ejercita la memoria y las capacidades cognitivas. 
    • Reduce el estrés: la lectura ayuda al cerebro a relajarse, consiguiendo un momento de calma en el que se experimentan sensaciones similares a las que surgen en la meditación. Esto permite que se reduzcan los niveles de cortisol, la hormona del estrés.
    • Ayuda a dormir: si se adquiere el hábito de leer antes de irse a la cama el cerebro interpretará esta acción como un aviso de que ha llegado el momento de relajarse y conciliar el sueño. El hábito de leer antes de dormir es muy bueno porque permite desconectar de las preocupaciones, problemas diarios y otros pensamientos que nos ponen en alerta, evitando que el cerebro se mantenga activo durante la noche intentando buscar soluciones. Consecuentemente, el cuerpo y la mente descansarán mejor. No obstante, no se debe leer en una tableta o un móvil, ya que la luz azul de estas pantallas dificultan la producción de melatonina, hormona que induce el sueño.
    • Aumenta la concentración: al leer la atención se centra en el texto, lo que permite practicar la capacidad de concentración.
    • Mejora la creatividad: leer potencia la imaginación y, consecuentemente, la creatividad.

    Además de todos estos beneficios para el cerebro, hay que tener presente que la lectura mejora la capacidad de inferencia y comprensión, así como las habilidades de expresión y comunicación.

  • El cerebro se altera tras una noche sin dormir bien

    Dormir es una actividad universal y presente en animales y humanos, por ello, su mecanismo de acción y funciones son un tema constante de estudio por parte de investigadores de diferentes campos, y es que del sueño, queda mucho por esclarecer.

    En el estudio que nos ocupa, un equipo de científicos, dirigidos por el Dr. Nissen, psiquiatra de laUniversidad Medica Central de Freiburg (Alemania), ha demostrado un efecto más en nuestro cerebro que acontece si no dormimos correctamente.

  • El consumo regular de marihuana, perjudicial para el cerebro de los adolescentes

    El consumo regular de marihuana puede tener un efecto negativo significativo en los cerebros de los adolescentes y adultos jóvenes, incluyendo deterioro cognitivo, de memoria y mala atención y menor cociente intelectual, según han expuesto psicólogos en un debate sobre las implicaciones para la salud pública de la legalización de la marihuana celebrado en la 122 Convención Anual de la Asociación Psicológica Americana, que se celebra del 7 al 10 de agosto en Washington, Estados Unidos.

    "Es necesario hacer hincapié en que el consumo regular de cannabis, el cual consideramos una vez a la semana, no es seguro y puede provocar adicción y daño neurocognitivo, sobre todo en los jóvenes", resume Krista Lisdahl, directora del Laboratorio de Imágenes del Cerebro y Neuropsicología en la Universidad de Wisconsin-Milwaukee, en Estados Unidos.

    El consumo de marihuana es cada vez mayor, según Lisdahl, quien se refirió a un estudio de 2012 que muestra que el 6,5 por ciento de los estudiantes de secundaria reconoció fumar marihuana a diario, frente al 2,4 por ciento que se registró en 1993. Además, el 31 por ciento de los adultos jóvenes (de 18 a 25 años) dijo haber consumido esta sustancia en el último mes.

    Las personas que se han convertido en adictos a la marihuana pueden perder un promedio seis puntos de cociente intelectual (CI) en la edad adulta, según Lisdahl, quien hizo alusión a un estudio longitudinal de 2012 en el que se siguió a 1.037 participantes desde su nacimiento hasta los 38 años de edad.

    Estudios de imágenes cerebrales de los consumidores regulares de marihuana han mostrado cambios significativos en su estructura cerebral, particularmente entre los adolescentes, afirma Lisdahl. Además, se han visto anormalidades en la materia gris del cerebro, que se asocia con la inteligencia, en 16 jóvenes de 19 años que incrementaron su consumo de marihuana en el último año, destaca. Estos resultados negativos se mantuvieron incluso después de que los investigadores controlaran los principales problemas médicos, la exposición prenatal a las drogas, retrasos en el desarrollo y problemas de aprendizaje, añade esta investigadora.

    "Al considerar la legalización, las autoridades deben abordar las formas de prevenir el acceso fácil a la marihuana y proporcionar financiación adicional para el tratamiento de consumidores adolescentes y adultos jóvenes", afirma. También recomienda que los legisladores consideren la regulación de los niveles de tetrahidrocannabinol o THC, el principal componente químico psicoactivo de la marihuana, con el fin de reducir los posibles efectos neurocognitivos.

    Algunas formas legalizadas de marihuana tienen niveles más altos de THC que otras, detalla Alan Budney, de la Universidad de Dartmouth, en Hanover, New Hampsire, Estados Unidos. El THC es responsable de la mayoría de los efectos psicológicos de la marihuana y algunas investigaciones han demostrado que el uso frecuente de THC de alta potencia puede aumentar el riesgo de problemas agudos y futuros con la depresión, la ansiedad y la psicosis.

     

     

  • Estas son las consecuencias directas del alcohol sobre nuestro organismo según Sanidad

    El consumo de alcohol se ha consolidado a nivel mundial como una de las principales causas de empeoramiento de salud. De hecho, lo señalan como uno de los causantes de determinado porcentaje de fallecimientos en todo el planeta. Es por ello que este viernes, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social emitió una infografía en su perfil oficial de la red social Twitter para explicar cómo afecta el alcohol a nuestro organismo. 

  • La contaminación, un grave problema también para el desarrollo cognitivo de los más pequeños

    La Comisión Europea estuvo a un paso de sancionar a España por incumplimiento de la normativa europea sobre calidad del aire desde 2010, otorgándosele a nuestro país un ultimátum. Y es que la realidad no es otra que los índices de contaminación son altos. ¿En qué deriva esta situación? Pues en un sinfín de contraindicaciones saludables. Varias investigaciones de hecho demuestran que el aire contaminado es tóxico para el cerebro de los menores de edad, mermando el desarrollo cognitivo. 

    Tal como recoge la agencia ‘Sinc’, el 90 por ciento de los españoles respiramos más contaminación de lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera aceptable. Ello deriva en que la esperanza de vida pudiera hasta acortarse dos años por ello en nuestro país y en el resto de Europa. 

    La Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA)apunta directamente al fallecimiento prematuro de 30.000 personas en España, sin estimarse los efectos sobre el cerebro de niños y fetos. Toda esta situación es por la cual, los organismos europeos exigen medidas a las altas instancias nacionales. 

    Cabe destacar encontrar la relación directa puede resultar una tarea compleja. En 2010, un grupo de investigadores de Barcelona se lanzó a establecer el vínculo entre la contaminación del tráfico y el aprendizaje infantil. El proyecto BREATHE, liderado por Jordi Sunyer, reconocía que “en particular, las partículas ultrafinas, obstaculizan el desarrollo cerebral”. 

    Incluso, publicaciones recogidas en 2015 en PLOS Medicine, recogía que el desarrollo cognitivo de los menores que asisten al colegio en zonas de alta contaminación es lento. En un año, expuestos a zonas de poca polución, mejoraron un 11.5 por ciento.

     

  • La predicción del cerebro, un paso para "desarrollar tratamientos eficaces" contra el autismo

    Un estudio llevado a cabo por el donostiarra Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL) ha logrado describir que nuestro cerebro es capaz incluso de estimar palabras concretas antes de ser pronunciadas. La investigación tiene como objetivo comprobar la incidencia del sistema auditivo en el fenómeno de la predicción. Así, el cerebro puede estimar cuándo va a empezar una palabra, cuáles son los primeros fonemas que va a escuchar y preactivar el sistema auditivo para anticiparse. Esto, tal y como aseguran los expertos, puede permitir avanzar en los tratamientos contra problemas como el autismo. 

  • Qué es la neuroplasticidad y cómo mejorarla

    El cerebro humano está preparado para adaptarse a los cambios que surgen en el entorno. Esta capacidad se conoce como neuroplasticidad y se puede mejorar realizando algunos ejercicios muy sencillos.

    Qué es la neuroplasticidad

    La neuroplasticidad o plasticidad cerebral es la capacidad que tiene el cerebro para cambiar su estructura física y su organización en función de la interacción con el entorno. Es decir, el cerebro tiene la capacidad de reforzar las conexiones neuronales existentes y crear otras nuevas en función de las experiencias, estímulos y entrenamientos cognitivos a los que se somete cada persona.

    Si bien es cierto que el cerebro de un niño tiene mayor plasticidad y capacidad de recuperación, los cerebros adultos también tienen una cierta capacidad de regeneración y amoldamiento que se adapta a los cambios internos y externos. La neuroplasticidad permite responder a los cambios y, gracias a ella, el ser humano tiene una capacidad muy alta de adaptación a situaciones cambiantes y una mayor posibilidad de supervivencia.

    Cómo mejorar la neuroplasticidad

    Cuanto más se usa el cerebro, más se activa y más redes se crean. Para potenciar la neuroplasticidad se pueden realizar algunos ejercicios o acciones sencillas:

    • Entrar en contacto con cosas nuevas: el acceso a cosas nuevas o diferentes mejora la neuroplasticidad. Basta con leer, escuchar información desconocida, estudiar… Todo ello activa las redes neuronales.
    • No usar la mano dominante: usar la mano contraria a la dominante al escribir, comer o lavarse los dientes supone un reto muy estimulante para el cerebro, pues debe adaptarse a la novedad y el cambio. Un uso continuado de la mano no dominante consigue que el cerebro genere nuevas conexiones.
    • Entrenar el cerebro: unos pocos minutos al día de ejercicios de entrenamiento cerebral mejoran la agilidad mental. Entrenar el cerebro resulta tan sencillo como repasar la jornada antes de dormir o jugar a utilizar el tacto para distinguir objetos.
    • Cambiar el punto de vista: habitualmente las personas tienden a sentarse siempre en el mismo sitio al acudir a clase, al sentarse en el sofá... Una acción tan simple como cambiar de sitio puede ser muy estimulante para el cerebro, porque éste se ve obligado a dirigir la vista en otra dirección, activando partes diferentes del mismo.
    • Hacer ejercicio: la actividad física recupera conexiones neuronales. Se ha demostrado que caminar potencia la memoria y la capacidad de aprendizaje en las personas mayores, pues estimula un factor de crecimiento del cerebro que favorece la aparición de nuevas conexiones. Si además la actividad exige coordinación y concentración (como en los deportes en equipo) sus beneficios son mayores. 
    • Relacionarse: hacer actividades en compañía o hablar con otras personas estimula la mente, pues obliga a sacar temas de conversación y a poner en práctica habilidades como hablar, escuchar o identificar el lenguaje no verbal
    • Cambiar la ruta: habitualmente para acudir a cualquier sitio se usa siempre el mismo camino. Cambiar de ruta para llegar al mismo destino genera incomodidad y supone un reto para el cerebro, que debe entrenarse y adaptarse al cambio.

    Entrenar la neuroplasticidad es importante porque al crear conexiones nuevas se gana reserva neuronal, algo que puede proteger del deterioro cognitivo. Mejorando la neuroplasticidad se puede frenar la curva degenerativa, retrasando el proceso de deterioro cognitivo y la aparición de la demencia o el Alzheimer.

    Neuroplasticidad y rehabilitación

    La neuroplasticidad tiene un importante papel en la rehabilitación de las personas que han sufrido una lesión en el cerebro. De hecho, diversos ensayos han demostrado que la neuroplasticidad se puede utilizar para tratar lesiones cerebrales, trastornos obsesivo-compulsivos y de aprendizaje, TDAH, dislexia y otras afecciones.

    Se ha observado que personas con una lesión cerebral (provocada por un traumatismo, un ictus…) que habían perdido algunas neuronas, han vuelto a recuperar muchas funciones tras un periodo de rehabilitación. La base de la neuro-rehabilitación es la estimulación sensorial, ya que esto potencia la neuroplasticidad. La estimulación favorece la aparición de nuevas conexiones entre diferentes áreas del cerebro y, de esta manera, unas áreas podrían realizar parcialmente la función de otra área dañada, recuperando algunas de las funciones perdidas.