Salud IDEAL - corazón

  • Correr, poco o despacio, beneficioso para nuestro corazón

    Correr no solo está de moda, sino que cada día se descubren más beneficios de su práctica. Hacerlo tan solo durante unos minutos al día, aunque sea a un ritmo lento, reduce significativamente el riesgo de una persona de morir por una enfermedad cardiovascular en comparación con una persona que no realiza esta actividad física. Lo dice una investigación que se publica en «The Journal of the American College of Cardiology».

    El ejercicio es una de las mejores formas de prevenir las enfermedades del corazón, pero no está claro si existen beneficios para la salud si se practica menos de 75 minutos por semana, el tiempo mínimo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ahora, según este trabajo de laUniversidad del Estado de Iowa (EE.UU.) parece ser que sí, aunque se haga poco.

    En concreto, el estudio mostró que los participantes que corrieron menos de 51 minutos, menos de diez kilómetros, a menos de 10 kilómetros por hora o sólo una o dos veces por semana tuvieron un riesgo menor de morir en comparación con los que no realizaban esta actividad. El autor principal de este estudio, Duck-chul Lee, subraya que los corredores que corrían menos de una hora a la semana tenían el mismo beneficio en la mortalidad que los corredores que corrieron más de tres horas semanales.

    Los investigadores han estudiado a 55.137 adultos con edades entre los 18 y 100 años durante un periodo de 15 años para determinar si existe una relación entre el ejercicio físico y la longevidad. Los datos se obtuvieron del 'Aerobics Center Longitudinal Study', donde se solicitó a los participantes que completaran un cuestionario sobre sus hábitos de funcionamiento.

    Durante el tiempo que transcurrió la investigación fallecieron 3.413 participantes, incluyendo 1.217 cuyas muertes se relacionaron con enfermedad cardiovascular. En esta población, el 24% de los participantes reconoció que realizada parte de su ejercicio en el tiempo libre. Los resultados mostraron que en comparación con los no corredores, los que sí corrían tenían un riesgo un 30% menor de muerte por todas las causas y un 45% más bajo por enfermedad cardiaca o un ictus; en general, éstos vivían un promedio de tres años más frente a los que no practicaban este tipo de ejercicio físico.

    Los investigadores consideran que la promoción de la actividad de correr es tan importante como la prevención del tabaquismo, la obesidad o la hipertensión para reducir el riesgo de mortalidad en la población. Los beneficios de este ejercicio son los mismos sin importar el tiempo, la distancia, la frecuencia o la velocidad de las que informaron los participantes, además que los efectos positivos sobre la salud fueron iguales independientemente del sexo, la edad, el índice de masa corporal, las condiciones de salud, el tabaquismo o el consumo de alcohol.

    Los investigadores también analizaron los patrones de comportamiento de los corredores y encontraron que aquellos que persistentemente realizaron esta actividad durante un periodo de seis años, en promedio, obtenían los mayores beneficios, con un riesgo un 29% menor de muerte por cualquier causa y un 50% menos de riesgo de muerte por enfermedad cardiaca o accidente cerebrovascular. «Dado que el tiempo es una de las barreras más fuertes a la hora de participar en la actividad física, el estudio puede motivar a más personas a empezar a correr y seguir ejercitándose como un objetivo de salud asequible con beneficios frente a la mortalidad», resume Lee. En su opinión, «correr puede ser una mejor opción de ejercicio que los ejercicios de intensidad más moderada para las personas sanas pero sedentarias, ya que produce similar, si no mayores, beneficios contra la mortalidad con entre cinco a 10 minutos en comparación con entre 15 a 20 minutos por día de actividad de intensidad moderada que muchos encuentran que consume demasiado tiempo».

  • Estas son las consecuencias directas del alcohol sobre nuestro organismo según Sanidad

    El consumo de alcohol se ha consolidado a nivel mundial como una de las principales causas de empeoramiento de salud. De hecho, lo señalan como uno de los causantes de determinado porcentaje de fallecimientos en todo el planeta. Es por ello que este viernes, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social emitió una infografía en su perfil oficial de la red social Twitter para explicar cómo afecta el alcohol a nuestro organismo. 

  • Tres porciones de lácteos enteros al día reduce el riesgo de padecer problemas cardiovasculares

    “Los lácteos enteros son beneficiosos para la salud cardiovascular”. Así de tajante se mostró el investigador Mahshid Deghan, de la Universidad de McCaster en Canadá, quien se encargó de liderar una investigación para desmontar teorías que apuntan a la supresión de los lácteos en personas con problemas cardiovasculares. Del trabajo se hizo eco la prestigiosa revista ‘The Lancet’, donde se recalcó que todo aquel grupo de personas que consume tres dosis de lácteos al día sin desnatar, tienen índices más bajos de mortalidad por esta problemática, en comparación con otro grupo al que se le suministró media porción diaria. 

    Así lo recoge el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC), iniciativa puesta en marcha por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología diez años atrás.  Los resultados de los que se hace eco contrastan con otras pautas que recomiendan el consumo de lácteos descremados y de dos a cuatro porciones al día, y minimizar el consumo de leche, yogures o quesos enteros para prevenir problemas de corazón. 

    Dehghan aseguró que dichas pautas deben “fomentarse en países de bajos y medios ingresos, donde su ingesta es mucho menor que en Europa o América del Norte”. Una investigación que evaluó a más de 136.000 personas de entre 35 y 70 años, de 21 países diferentes. Fueron seguidos durante un promedio de 9.1 años en los que se produjeron 6796 muertes y 5855 accidentes cardiovasculares relevantes. 

    Tras difundir los resultados, los especialistas aclaran que se necesitan más investigaciones para comprender el porqué de la asociación de los lácteos enteros con niveles más bajos de enfermedades vinculadas al corazón. En el caso de la recomendación del consumo de productos desnatados, el único marcador de riesgo es el conocido como colesterol LDL. 

    Cabe resaltar que los propios autores incluyeron entre las limitaciones del estudio que las dietas fueron autoinformadas por los evaluados -respondieron a cuestionarios de alimentos específicos de cada país- y que las medidas se llevaron a cabo al inicio del trabajo, por lo que existe la posibilidad de que se dieran cambios durante el estudio.