ortodoncia - Salud IDEAL

  • ¿Cómo saber si mi hijo necesita ortodoncia?

    Una de muchas preocupaciones de los padres entorno a sus hijos, y su salud, es la de saber cuándo deben ponerle ortodoncia. Aunque cada niño es un mundo, existen diversas señales que nos avisan de que ha llegado el momento crucial de hacerle una visita al dentista.

  • ¿Qué debes saber antes de empezar un tratamiento de ortodoncia?

    Septiembre es un buen mes para muchas cosas. Entre ellas, para comenzar nuevos proyectos como empezar un tratamiento de ortodoncia para tener unos dientes perfectos. Una decisión que puede cambiar tu vida por completo. Ya que unos dientes bien alineadosno sólo ayudan a mejorar la apariencia física y autoestima de la persona, también prevé porblemas de salud. Además, si tú o tus hijos necesitáis ortodoncia, es importante no retrasar el tratamiento, ya que esto puede tener consecuencias negativas. Entre ellas las de necesitar en el futuro un tratamiento más largo y costoso. Pero, ¿qué mas debes saber antes de empezar un tratamiento de ortodoncia?

  • Cómo cuidar la boca con brackets

    Para alinear los dientes y llevar a cabo otras correcciones en la boca es común recurrir a los brackets, unos pequeños soportes fijos que se pegan a los dientes y que se unen mediante un alambre. Llevar brackets puede resultar un poco molesto y además exige un cuidado especial de toda la boca para evitar infecciones. Estos son algunos consejos que hay que tener en cuenta durante el tratamiento.

    Cómo cuidar la boca durante el tratamiento con brackets

    Para mantener una buena higiene bucodental y cuidar los brackets es recomendable seguir estas indicaciones:

    • Optar por alimentos suaves y blandos durante los primeros días para minimizar las molestias que pueden aparecer el masticar: sopa, crema de verdura, tortillas, pan de molde, pasta… En el caso de las carnes, se pueden consumir en forma de salchichas, albóndigas o hamburguesas para que resulte más sencillo tomarlas. Además no conviene cortar ni desgarrar los alimentos con los dientes, sino que es mejor cortarlos en trozos pequeños.
    • Cepillar los dientes de forma correcta: un cepillado a fondo evita que se acumulen bacterias entre los brackets y previene infecciones y sangrados. Es esencial limpiarse los dientes a diario después de cada comida. Para ello primero hay que retirar cualquier elemento de la ortodoncia que no sea fijo, como fundas o elásticos. A continuación no sólo hay que cepillar suavemente la dentadura (por la parte exterior e interior), sino también los brackets, prestando especial atención a la zona que hay alrededor de ellos y bajo los alambres. El cepillado se puede realizar con un cepillo normal de filamentos suaves, si bien algunos ortodoncistas recomiendan usar también un cepillo interdental que elimine los restos de comida acumulados en zonas inaccesibles para el cepillo normal.
    • Usar el hilo dental una vez al día para retirar los restos de comida que queden entre los dientes y las encías. Al final del cepillado también debe usarse un enjuage bucal.
    • Tener un kit dental con el cepillo y útiles básicos de ortodoncia (pasta, cera…) para poder lavarse los dientes cada vez que se come fuera de casa.
    • Aplicar cera de ortodoncia en los brackets para evitar roces y la aparición de llagas.
    • Evitar de forma genérica estos alimentos:
      • Chicles, caramelos y golosinas ya que, al ser pegajosos, se enredan en los brackets y pueden crear caries. Lo mismo ocurre con los alimentos con un alto contenido en azúcar.
      • Alimentos crujientes (frutos secos, palomitas, galletas…): los pequeños trozos en los que se rompen al masticar pueden quedar incrustados entre los brackets.
      • Carnes fibrosas como la ternera: tienden a quedarse atrapadas entre los brackets.
      • Bocadillos o manzanas comidas a mordiscos.
    • Colocar adecuadamente las gomas en el caso de que vayan incluidas en el tratamiento. El ortodoncista deberá explicar dónde y cómo van colocadas.
    • Utilizar un protector dental en caso de practicar deportes de contacto, ya que se pueden romper los brackets y alambres.
    • No introducir objetos extraños en la boca como lápices o palillos de madera, ya que morderlos puede resultar perjudicial para dientes y brackets.
    • Acudir a las revisiones periódicas marcadas por el ortodoncista para sustituir las ligaduras y alambres.

    El dolor con brackets

    Si bien la colocación de los brackets no es dolorosa, sí es normal sentir molestias o dolor en la boca durante los primeros días del tratamiento y tras las revisiones. El dolor puede estar provocado por los movimientos que realizan los brackets en los dientes o por las rozaduras de los mismos en la boca, que provocan llagas en los labios, mejillas y lengua.

    En el caso de que el dolor esté provocado por el movimiento de los dientes, desaparecerá solo en unos días pero, si resulta demasiado molesto, el dentista puede recetar medicación analgésica.

    En el caso de que aparezcan llagas, no es recomendable tomar alimentos picantes ni ácidos como piña, vinagre o tomate, ya que retrasan la curación de las heridas, manteniendo el dolor más tiempo. Por el contrario, tomar alimentos fríos o helados puede ayudar a aliviar las molestias. También se puede recurrir a locutorios, pomadas o geles calmantes.

    Si cree que necesita un tratamiento de ortodoncia puede recurrir a Clínica Parra Vázquez, centro que cuenta con una unidad de odontología dedicada a las ortodoncias. Sus profesionales aplicarán diferentes tratamientos en función de la corrección que sea necesaria. Puede encontrar su consulta en Avenida Olmos nº 45, 18500, Guadix, Granada.

  • Cuidados durante la ortodoncia

    Llevar ortodoncia es un proceso por el que hay que pasar en ocasiones para lucir una sonrisa perfecta, en la que todos los dientes están donde deben estar para lograr una armonía ideal. No obstante, esto no quiere decir que durante este tiempo nos olvidemos de otros cuidados complementarios muy importantes. Durante el proceso que duren estos tratamientos es importante llevar a cabo ciertos cuidados durante la ortodoncia, y otros específicos una vez terminada esta fase.

  • La leche materna contribuye a evitar la necesidad de una ortodoncia en el futuro

    A través de una información en su blog,  la Sociedad Española de Ortodoncia y ortopedia dentofacial, (SEdO), asegura que la lactancia materna favorece el correcto desarrollo oral del bebé y evita la ortodoncia. Y es que la leche de la madre es una fuente de salud para los neonatos, entre ellos, que la boca comience a desarrollarse de la forma idónea. Y es que, a su nacimiento, el tamaño del maxilar superior es mayor que el inferior, encontrándose este último en una posición más retrasada en relación al superior.

    Dicha succión permite que la mandíbula avance a una posición “mesial” ya que se estimula la musculatura bucal, tal como recogen en su portal. El proceso supone el primer avance mandibular del bebé, favoreciendo un correcto crecimiento del maxilar inferior. Es por ello que resulta también importante “colocar al bebé frente al pezón materno”.

    Además, apuntan a que los bebés que han tomado pecho tienen menos opciones de enfrentarse a discrepancias en el tamaño de los maxilares que aquellos que fueron alimentados únicamente con un biberón.

    ¿A qué favorece?

    • Evita anomalías dentomaxilofaciales.
    • Evita maloclusiones dentales, especialmente mordida abierta.
    • Contribuye a evitar que se necesite una ortodoncia en un futuro.
    • Correcta función succión, deglución, respiración, desarrollando la musculatura oral.
    • Evita que se adquieran hábitos bucales perjudiciales como chuparse el dedo o tender a introducir objetos en la boca.

    Además, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría recomienda la lactancia exclusiva durante el primer medio año, y complementada con otros alimentos hasta los dos años como mínimo. También, recuerda que es importante seguir, desde un primer momento que aparecen las piezas dentales, rutinas de higiene bucodental, para prevenir las caries del lactante.

     

     

  • Luzca la mejor de sus sonrisas con Alineadent, la ortodoncia invisible digitalizada más avanzada

    Cuidar de la salud dental es igual de importante a todas las edades. Sin embargo, son muchas las personas las que no dan el paso para corregir sus problemas dentales por la recurrente excusa de “ya soy mayor”, como explica el médico estomatólogo Juan Villoslada, de la Clínica Apneadent. “Se suele asociar el uso de correctores dentales a la etapa infantil y adolescente, pero es un error porque el movimiento de las piezas dentales puede ocurrir en cualquier momento de la vida, no solo en la fase de crecimiento”, añade el especialista.

  • Ortodoncias: tipos y funciones

    Tener que llevar ortodoncia durante dos o tres años es algo bastante habitual, no sólo entre niños y adolescentes sino también adultos. Aunque puede resultar un tratamiento molesto y algo doloroso, los beneficios futuros de haber llevado ortodoncia hacen que merezca la pena hacer el sacrificio algunos meses. Además hoy día es posible disimular estéticamente la ortodoncia gracias a los materiales y técnicas más modernas.

    Qué es una ortodoncia

    La ortodoncia es una especialidad de la odontología que estudia, previene y corrige las alteraciones del desarrollo, formas de los arcos dentales y la posición de los maxilares. Al contrario de lo que comúnmente se piensa, una ortodoncia no sirve simplemente para alinear dientes sino que también soluciona problemas de mordida (como sobremordida, mordida invertida, cruzada, abierta), diastemas, prognatismo y apiñamiento.

    Corregir malposiciones dentales permitirá, entre otras cosas, mejorar la masticación, evitar problemas de articulación y desgastes dentales, prevenir caries y problemas de encía y mejorar la apariencia de la boca.

    Tipos de tratamientos

    En función de en qué momento de la deformación de la boca se aplique el tratamiento hay esencialmente dos tipos de ortodoncia: interceptiva y correctiva.

    Ortodoncia interceptiva

    Es una ortodoncia preventiva que busca impedir que se desarrolle la maloclusión y contribuir al desarrollo de una dentición funcional y estética. Sirve para corregir malos hábitos que podrían interferir en un creimiento normal de la cara y maxilares (la succión del pulgar o chupete, respiración bucal, expansión del paladar…). Suele llevarse a cabo en niños que acaban de obtener la dentición permanente o todavía tienen una mixta.

    Ortodoncia correctiva

    Se lleva a cabo cuando ya existe una maloclusión (mal alineamiento de los dientes o forma en la que los inferiores y superiores encajan). Se utiliza para restablecer la normalidad morfológica y funcional tanto en adolescentes como adultos.

    Tipos de aparatos de ortodoncia

    Elegir el mejor aparato para tratar la deformación dependerá principalmente de las necesidades de cada paciente, aunque también se pueden tener en cuenta algunos criterios estéticos.

    Aparatos removibles

    Son aquellos que se puede quitar y poner el propio paciente. Están hechos de plástico con elementos metálicos como resortes, arcos y tornillos que aplican presiones controladas sobre los dientes que se desean desplazar. Su uso está indicado para expandir maxilares, corregir mordidas cruzadas y apiñamientos leves. No son una alternativa a la ortodoncia fija.

    Brackets

    Son los aparatos fijos más conocidos y utilizados. Están formados por varios elementos: bandas, brackets, tubos, ligaduras y arcos. Al colocarse, estos elementos transmiten fuerza para producir los movimientos en los dientes. Se utilizan principalmente para corregir dientes rotados, malposiciones y maloclusiones y para cerrar espacios dentarios.

    Los hay de varios tipos:

    • Metálicos: están fabricados con acero inoxidable y son los más utilizados, ya que es la opción más cómoda y económica. Son más resistentes a las fuerzas que ejercen los alambres y a la fractura.
    • Autoligables: eliminan las gomas de sujeción al arco incluyendo una pestaña en la misma pieza. De esta manera hay una distribución más eficaz de la fuerza y se reduce el tiempo de tratamiento.
    • Estéticos: se fabrican con materiales de apariencia más discreta que el acero inoxidable, y por tanto son más estéticos. Los complementos como gomas, ligaduras, arcos… son blancos para que resalten menos. La duración de este tratamiento es prácticamente igual que el de los brackets metálicos. Pueden ser de zafiro (casi transparente) o de porcelana (realizado en un color similar al del diente.
    • Linguales: se colocan en la cara interna del diente, por lo que son más discretos. Suelen estar elaborados con acero inoxidable o aleación de oro. Este tratamiento es más caro que los anteriores por el diseño y la preparación que requieren y por la necesidad de ser llevado a cabo por un ortodoncista certificado en esta técnica. Ya que no necesitan gomas para adherirse al arco mejoran los movimientos dentales.

    Ortodoncia invisible

    Es una técnica en la que se colocan alineadores transparentes removibles fabricados con material termoplástico en base a un molde del paciente. Estos aparatos se suelen cambiar cada dos semanas, ya que cada uno está preparado para realizar un movimiento concreto en cada diente. No suelen ser tan eficaces como los brackets y sólo funcionan bien si están en la boca un mínimo de 22 horas al día. Además son mucho más caros.

    EnClínica Parra Vázquez tienen claro que una corrección con ortodoncia sólo puede ser realizada por un especialista. Por eso ponen a disposición de sus pacientes los mejores tratamientos de ortodoncia correctiva e interceptiva llevados a cabo por profesionales ortodoncistas. Puedes encontrar su consulta en Avenida Medina Olmos nº 45, 18500, Guadix, Granada.