estreñimiento - Salud IDEAL

  • Alimentos para prevenir el estreñimiento

    El estreñimiento puntual o crónico puede ser bastante molesto e incluso causar problemas como hemorroides o fisuras anales. No obstante, es posible prevenirlo con una adecuada dieta que incluya mucha fibra y evite los alimentos astringentes.

    Qué es el estreñimiento

    Según explica laFundación Española del Aparato Digestivo, el estreñimiento se puede definir de dos formas: clínica y subjetivamente. De forma clínica se define como “aquella situación en la que una persona presenta menos de tres deposiciones a la semana, coincidiendo con presencia de heces duras, de escasa cuantía y más secas”. De forma subjetiva para la persona que lo sufre el estreñimiento es “una disminución del número de veces que evacua las heces, siendo estos difíciles de expulsar, de menor cantidad o volumen, así como un mayor esfuerzo defecatorio”.

    El estreñimiento no es una enfermedad, sino un síntoma que puede ser consecuencia de distintas situaciones clínicas. Aunque el estreñimiento aislado es frecuente, algunas personas sufren estreñimiento crónico que puede afectar a sus actividades diarias. Éste puede estar provocado por causas digestivas, consumo de fármacos, alteraciones metabólicas y endocrinas o enfermedades neurológicas, en cuyo caso se llama estreñimiento crónico secundario. Si no tiene origen en lesiones, enfermedades o consumo de fármacos, se denomina estreñimiento crónico funcional o primario.

    Síntomas del estreñimiento

    Los síntomas del estreñimiento son:

    • Realizar menos de tres evacuaciones por semana.
    • Hacer un gran esfuerzo en las evacuaciones.
    • Tener heces duras o grumosas.
    • Sensación de obstrucción en el recto que impide las evacuaciones intestinales.
    • Sensación de evacuación incompleta.
    • Sensación de distensión abdominal y gases.
    • Necesitar ayuda para vaciar el recto, como usar las manos para presionar el abdomen.

    Asimismo, como consecuencia del sobreesfuerzo y el estreñimiento persistente, pueden aparecer hemorroides, fisuras anales, prolapso rectal y daño perineal entre otros problemas.

    Si dos o más de estos síntomas han permanecido durante los últimos tres meses el estreñimiento puede considerarse crónico.

    Alimentos para prevenir el estreñimiento

    Para prevenir o aliviar el estreñimiento es muy importante la dieta. Consumir alimentos con mucha fibra y reducir la ingesta de aquellos que dificultan el tránsito puede ayudar a prevenir el estreñimiento. Es aconsejable consumir entre tres y cinco fuentes saludables de fibra al día para estimular al sistema digestivo de forma natural. Los alimentos más recomendados para evitar el estreñimiento son:

    • Frutas como melocotón, ciruelas, naranjas, frambuesas, fresas, uvas pasas y albaricoques. Si sus cáscaras son comestibles no se deben pelar, ya que en ellas hay mucha fibra. La mayoría de las frutas son muy buenas para el estreñimiento, salvo algunas como el plátano.
    • Verduras: generalmente todas son buenas para el tránsito, aunque algunas son especialmente ricas en fibra, como el brócoli, los espárragos, la col rizada, las coles de Bruselas, las espinacas o el repollo.
    • Panes, cereales, galletas, pasta y arroz hechos con granos integrales.
    • Legumbres: judías, garbanzos, habas, lentejas...
    • Leche fermentada y yogur con trozos de fruta.
    • Frutos secos (evitando los fritos y salados): higo y ciruela secos, pasas, orejones, dátiles…
    • Aceite de oliva o de semillas (girasol, sésamo, linaza…): estos aceites engrasan y suavizan el interior de los intestinos.

    Por el contrario, hay que restringir el consumo de:

    • Plátanos y manzanas sin pelar.
    • Limón.
    • Grasas animales, mantequillas, margarinas y embutidos.
    • Alimentos procesados, fritos y refinados.
    • Bollería industrial y plan blanco y de espelta.
    • Arroz blanco, avena y sémola de maíz.
    • Lácteos enteros, como queso curado o postres enriquecidos con nata. Para cumplir con las raciones diarias de lácteos es recomendable optar por los desnatados y mejor si son yogures.
    • negro, té verde y té de arándanos.
    • Chocolate negro con un contenido de cacao igual o superior al 70%.
    • Sal: puede causar un déficit de magnesio y potasio y, como consecuencia, provoca espasmos intestinales, lo que favorece el estreñimiento crónico.

    Otros consejos para prevenir el estreñimiento

    Además de seguir las recomendaciones alimentarias, es aconsejable tener en cuenta estas medidas para prevenir el estreñimiento:

    • Beber mucha agua todos los días.
    • Mantenerse lo más activo posible, haciendo ejercicio periódicamente.
    • Controlar el estrés.
    • No aguantar las ganas de defecar.
    • Establecer horarios regulares para evacuar el intestino, especialmente después de la comida.
    • No fumar.
    • Evitar el consumo diario de alcohol destilado y cerveza.
  • Estreñimiento en bebés y niños: cómo detectarlo y tratarlo

    El estreñimiento en bebés y niños pequeños es algo habitual, por lo que es necesario que los padres estén pendientes para detectar sus síntomas y acudir al pediatra. Asimismo existen algunas recomendaciones que se pueden seguir para facilitar el tránsito intestinal de los más pequeños.

    Causas del estreñimiento en niños y bebés

    Algunos de los factores que contribuyen a la aparición del estreñimiento en niños son:

    • Alimentación: si el niño no consume suficientes vegetales, frutas y otros productos ricos en fibra o no bebe suficiente agua puede aparecer el estreñimiento.
    • Retención: algunos niños ignoran sus ganas de ir al baño porque tienen miedo, porque no quieren usar un baño público o porque no quieren interrumpir el juego.
    • Problemas para aprender a ir al baño: si el niño no quiere aprender a ir al baño puede aguantar las ganas de deponer, creando un hábito involuntario.
    • Cambios en la rutina: vacaciones, inicio del colegio, mudanzas, la llegada de un hermano… pueden afectar a la función intestinal del pequeño.
    • Existencia de una herida en el ano: las heridas en esta zona duelen especialmente en el momento de defecar. Si el niño tiene alguna, intentará evitar las deposiciones para que no le duela. 
    • Ingesta de ciertos medicamentos que pueden contribuir al estreñimiento.
    • Antecedentes familiares.

    En cuanto a los bebés alimentados con leche materna, a partir del mes de vida sus deposiciones pueden espaciarse durante días, pero esto no significa que estén estreñidos. La falta de deposiciones se debe a que la leche materna tiene poco residuo y se asimila fácilmente por el aparato digestivo. De hecho, los bebés alimentados con leche materna habitualmente no presentan estreñimiento, salvo que la madre consuma muchos alimentos que lo ocasionen. En cambio, la leche de fórmula sí puede causar estreñimiento, y los bebés que la toman son más propensos a sufrirlo. También es posible que los bebés presenten estreñimiento temporal al ir modificando la dieta, porque disminuye la cantidad de lactosa (que ayuda a expulsar las heces) y quizás no están tomando suficiente fibra.

    Cómo detectar si un niño sufre estreñimiento

    Los síntomas que pueden alertar del estreñimiento en los niños son los siguientes:

    • Evacuaciones con una frecuencia menor a tres deposiciones por semana.
    • Deposiciones duras, secas y difíciles de evacuar.
    • Sangre en la superficie de las heces duras.
    • Restos de heces líquidas o pastosas en la ropa interior, que alertan de que las heces están atascadas en el recto.
    • Dolor abdominal. En el caso de los más pequeños se puede identificar por su inquietud o llanto.
    • Dolor al evacuar los intestinos.

    Cómo tratar y prevenir el estreñimiento de los bebés y niños

    Lo más recomendable cuando se detecta el estreñimiento en los niños es acudir al pediatra, que podrá recomendar algunos tratamientos para ayudar a mejorar su tránsito intestinal. Entre ellos están los supositorios de glicerina, los laxantes y los enemas. A la hora de usarlos hay que seguir las indicaciones del médico sobre la dosis y la periodicidad adecuadas. En caso de heridas en la zona del ano, será necesario curarlas para que el dolor no impida que el niño vaya al baño. Asimismo, para aliviar las molestias del estreñimiento se puede masajear la barriga del niño suavemente en el sentido de las agujas del reloj.

    Además de recurrir a los tratamientos marcados por el médico, es posible tratar y prevenir el estreñimiento de los niños siguiendo algunos sencillos consejos:

    • Incluir en su dieta alimentos con mucha fibra: frutas, verduras, legumbres, panes integrales… Esta recomendación se aplica tanto a los niños como a los bebés que ya siguen una alimentación complementaria a la leche con alimentos sólidos.
    • Darle de beber mucha agua y otros líquidos para facilitar el tránsito.
    • Evitar alimentos que favorezcan el estreñimiento, como el arroz blanco, el plátano o el pan blanco.
    • Crear una rutina para ir al baño: si el niño ya no usa pañales es recomendable acostumbrarlo a ir al baño después de las comidas para que desarrolle una rutina.
    • Recordarle al niño que debe prestar atención a sus ganas de ir al baño, ya que es probable que las ignore mientras está jugando.
    • Fomentar la actividad física: ayuda a estimular la función normal del aparato digestivo. En el caso de los bebés hay que animarlos a gatear pero, si aún no saben, los padres pueden mover sus piernas como si estuviera andando en bici.