endocrinología - Salud IDEAL

  • Diabetes: ¿cuáles son las diferencias entre los distintos tipos que existen?

    La diabetes es una patología endocrino-metabólica que se caracteriza por la presencia de una cantidad elevada de glucosa en sangre. Si bien generalmente se habla de diabetes de forma genérica, existen diferentes tipos en función de las causas que la provocan.

    Qué es la diabetes

    Según explica la FEDE (Federación Española de Diabetes), la diabetes mellitus es “un tipo de patologías endocrino-metabólicas crónicas que se caracterizan por la presencia de una cantidad elevada de glucosa en la sangre de las personas que la padecen a consecuencia de la falta de insulina o el mal funcionamiento de dicha hormona”.

    La insulina es una hormona producida por el páncreas ante un aumento de la concentración de glucosa en la sangre. Cuando a las células del cuerpo llegan las moléculas de insulina, se activan los mecanismos que permiten que la glucosa penetre al interior de dichas células. Sin embargo, si no hay insulina o las células no reconocen su presencia, la glucosa no puede entrar en ellas. Como consecuencia, el azúcar se acumula en la sangre y no puede ser usado como fuente de energía.

    Tipos de diabetes

    La FEDE señala que existen 5 tipos de diabetes atendiendo a diferentes genéticas, edades y posibles causas.

    Diabetes tipo 1

    La padecen aproximadamente entre el 5% y el 10% de las personas con diabetes en el mundo. Es una enfermedad autoinmune crónica en la que el páncreas pierde la capacidad de generar insulina. Aún no se conocen del todo los motivos por los que el cuerpo desarrolla esta respuesta autoinmune que destruye las células encargadas de producir la insulina. Parece que existe un componente genético que predispone a desarrollarla, si bien también puede que sea necesario algún factor ambiental que desencadene la respuesta inmune.

    Este tipo de diabetes también se conoce como diabetes infantilporque suele aparecer a edades tempranas. Con menor frecuencia esta enfermedad puede desarrollarse en la edad adulta. Las personas con diabetes tipo 1, ante la imposibilidad de que su páncreas genere insulina, requieren la administración de esta hormona de por vida y un seguimiento continuo. El tratamiento debe acompañarse de una dieta específica y la práctica regular de ejercicio físico.

    Diabetes tipo 2

    Es el tipo más común de diabetes. En este caso el páncreas sí produce insulina pero el organismo se resiste ante ella, de manera que las células no pueden usar esta hormona adecuadamente para introducir el azúcar en su interior. Como consecuencia, los niveles de glucosa en sangre son elevados. Las principales causas de esta resistencia a la insulina son el sobrepeso y el sedentarismo. Otro factor de riesgo es la edad, pues la posibilidad de que aparezca aumenta con el paso de los años. No obstante, debido al aumento de la obesidad que hay actualmente, la diabetes está apareciendo en personas jóvenes e incluso niños.

    El tratamiento para la diabetes de tipo 2 incluye una dieta para mantener los niveles de glucosa bajo control y para tratar de reducir el sobrepeso (si lo hay). También es importante combatir el sedentarismo para reducir la hiperglucemia. Si no es suficiente con la dieta y el ejercicio, es probable que el médico recete medicamentos antidiabéticos orales o inyecciones de insulina.

    Diabetes gestacional

    Es similar a la diabetes tipo 2, si bien afecta a embarazadas que no tenían esta enfermedad antes. Suele aparecer durante el segundo y tercer trimestre de la gestación y normalmente remite tras el parto, aunque la madre y el niño tendrán mayor riesgo de desarrollar después diabetes tipo 2. Esta diabetes se origina porque el embarazo supone un gran esfuerzo metabólico para el cuerpo de la gestante, lo que puede acarrear cierta resistencia a la insulina. Como resultado, el páncreas tiene que producir más insulina pero a veces es incapaz, lo que provoca que se eleve la glucemia.

    En este caso el tratamiento consiste en seguir un estricto control de la dieta para evitar hiperglucemias y realizar más actividad física si es posible. En ciertos casos quizás haya que recurrir a las inyecciones de insulina o los medicamentos orales. Es muy importante vigilar bien los niveles de azúcar, ya que la diabetes gestacional puede tener complicaciones, principalmente: probabilidad de sufrir preeclampia, adelanto del parto o posibilidad de macrosomía fetal.

    Diabetes tipo MODY

    Es uno de los tipos de diabetes menos frecuentes. Su origen está en la existencia de alteraciones genéticas de las células beta, las encargadas de producir insulina. Es de carácter hereditario y por ello es frecuente encontrarla en varias generaciones de una misma familia. Generalmente sus síntomas se manifiestan antes de los 25 años.

    Diabetes tipo LADA

    La diabetes autoinmune latente en adultos (LADA) es un tipo de diabetes no clasificado según la FEDE, ya que actualmente se están realizando varias investigaciones para identificar sus diferencias con la diabetes tipo 1 y 2. La LADA es una enfermedad autoinmune de origen genético por la que el sistema inmunológico ataca a las células que producen la insulina de forma paulatina y progresiva.

    Sus síntomas son similares a los de la diabetes tipo 1 o 2 y, de hecho, algunas veces las personas con LADA son diagnosticadas erróneamente de diabetes tipo 2. Los pacientes que la padecen frecuentemente presentan unos anticuerpos similares a los de diabetes tipo 1 y tienen un peso normal, por lo que su aparición no está relacionada con el sobrepeso. Generalmente suele diagnosticarse entre los 30 y 50 años.