hongos - Salud IDEAL

  • Cómo tratar los hongos que aparecen en las uñas del pie

    En contra de lo que algunas personas creen, los hongos que aparecen en las uñas del pie no sólo aparecen durante el verano sino que pueden desarrollarse en cualquier época del año. Aunque esta infección suele ser leve, en caso de que los hongos provoquen dolor y el engrosamiento de las uñas hay que aplicar un tratamiento específico.

    Qué son los hongos de las uñas del pie

    La micosis uonicomicosis (hongos en las uñas) es una infección causada por hongos como mohos o levaduras que provocan que una o varias uñas se deformen, aumenten su grosor y se vuelvan de color amarillo. En un principio aparece una mancha blanca o amarilla bajo la punta de la uña pero, a medida que la infección se hace más profunda, puede causar la decoloración y engrosamiento. Cuando el hongo infecta la piel de los dedos de los pies y las zonas entre estos, se denomina ‘pie de atleta’. No obstante, este problema no sólo puede surgir en los pies, sino que también pueden aparecer hongos en las uñas de las manos, si bien es más difícil porque con ellas se suele tener más cuidado.

    Las causas de la aparición de los hongos pueden ser variadas, aunque básicamente aparecen por: exceso de humedad, un golpe en las uñas, excesivo uso de esmalte de uñas, andar descalzo por sitios públicos como piscinas, haber sufrido pie de atleta o usar un calzado inadecuado.

    Tratamientos para los hongos en las uñas del pie

    En ocasiones la micosis es una enfermedad leve y no molesta, por lo que no necesitará tratamiento. Si es dolorosa y provoca el engrosamiento de las uñas, hay que seguir unas medidas de cuidado personal y tratamiento con medicamentos. El tratamiento dependerá de la gravedad de la afección y del tipo de hongo que la causa. 

    Medicamentos

    El médico puede recetar medicamentos antifúngicos orales o tópicos:

    • Medicamentos antifúngicos por vía oral: eliminan la infección de forma más rápida que los tópicos y contribuyen a que crezca nueva uña libre de infección. Generalmente este tipo de medicamentos se toman de 6 a 12 semanas y su efecto no se podrá observar hasta que la uña vuelva a crecer. Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios como molestias estomacales, problemas en la piel y daños hepáticos.
    • Medicamentos antifúngicos vía tópica: el medicamento se puede aplicar sobre la uña en forma de crema. Para un mejor efecto se suele afinar primero las uñas, ya que esto ayuda a que el medicamento penetre la superficie dura y llegue al hongo que se encuentra debajo. También existen medicamentos en forma de esmalte que hay que aplicar sobre la uña y la piel que la rodea. Los tratamientos vía tópica suelen ser más largos, llegando a requerir incluso 12 meses de uso.

    Cirugía

    En algunos casos el médico puede sugerir la extracción de la uña para aplicar el medicamento antifúngico directamente sobre el hongo. Si la infección ha llegado a la matriz de la uña, no bastará con dejar crecer una nueva, ya que ésta también estará infectada. En dicho caso podría ser necesario quitar también la matriz. En algunos casos graves en los que los hongos no responden a los medicamentos y la infección es muy dolorosa, el médico puede incluso sugerir la extracción permanente de la uña.

    Medidas de cuidado personal durante la infección

    Además de seguir el tratamiento indicado por el médico en el tiempo y dosis adecuados, es conveniente:

    • Mantener limpia la zona donde se encuentra el hongo.
    • Usar calcetines que absorban el sudor y zapatos que permitan la transpiración (como los de piel).
    • Deshacerse del calzado viejo o tratarlo con productos antifúngicos.
    • Desinfectar los artículos que hayan estado en contacto con los pies (como toallas y alfombras de baño), y esterilizar las tijeras usadas para cortar las uñas.
    • No usar esmalte de uñas.

    Aunque se dice que algunos remedios caseros como aplicar aceite del árbol del té o incluso Vicks VapoRub pueden eliminar los hongos, lo mejor es siempre acudir al médico y seguir sus instrucciones para que el diagnóstico sea apropiado y se pueda eliminar cuanto antes la infección.

  • Hongos en la uña del pie: causas, síntomas y prevención

    Los hongos que aparecen en las uñas del pie pueden desarrollarse tanto en verano como en invierno. Si bien hay diferentes razones que explican su mayor proliferación durante los meses de calor, en realidad los hongos en las uñas pueden aparecer en cualquier época del año. Además, aunque se crea que este problema sólo surge en los pies, los hongos también pueden aparecer en las uñas de las manos, sólo que suele ser más difícil porque con ellas se suele tener más cuidado.

    Qué son los hongos de las uñas del pie

    La micosis u onicomicosis (hongos en las uñas) es una infección causada por hongos como mohos o levaduras que provocan que una o varias uñas se deformen, aumenten su grosor y se vuelvan de color amarillo. En un principio aparece una mancha blanca o amarilla bajo la punta de la uña pero, a medida que la infección se hace más profunda, puede causar la decoloración y engrosamiento. Cuando el hongo infecta la piel de los dedos de los pies y las zonas entre estos, se denomina ‘pie de atleta’.

    En ocasiones esta enfermedad es leve y no molesta, por lo que no necesitará tratamiento. Si es doloroso y provocó el engrosamiento de las uñas, hay que seguir unas medidas de cuidado personal o tratamiento con medicamentos.

    Causas de los hongos en la uña del pie

    • Exceso de humedad, que favorece la proliferación de los hongos. Esto ocurre cuando no secamos correctamente el pie, especialmente la zona de debajo de las uñas. Ya que en verano se pasan muchas horas con los pies húmedos, estos hongos proliferan más. No obstante, esta humedad también se puede deber al sudor.
    • Excesivo uso del esmalte de uñas: la laca de los esmaltes crea una barrera que impide que la uña respire y mantiene la humedad dentro más tiempo. Esta humedad después es responsable de la proliferación de las bacterias que causan los hongos. Por ello se recomienda dejarlas pintadas 5 o 6 días y después descansar al menos un par.
    • Golpe en las uñas: esto puede provocar fisuras en ellas que se pueden infectar.
    • Usar un calzado inadecuado: el roce de la uña con zapatos estrechos puede provocar heridas que acaban con una infección.
    • Ir descalzo por sitios públicos como piscinas o vestuarios, ya que los hongos son muy contagiosos. Esta es una de las razones por las que más proliferan en verano.
    • Haber sufrido pie de atleta: la infección de la piel se puede extender a las uñas.

    Síntomas de hongos en la uña del pie

    • Uña que se va amarilleando o volviéndose marrón. Este no es un síntoma definitivo ya que a veces las uñas pueden chupar el pigmento de un esmalte si se deja mucho tiempo. También se pueden poner amarillas a consecuencia de un golpe.
    • Uña quebradiza o descamada.
    • Uña deforme: con engrosamiento por un lado y tacto irregular.
    • Polvillo que aparece al rascar la uña .

    Prevención

    Hay varias cosas que se pueden hacer para evitar que aparezcan los hongos en las uñas:

    • No dejar las uñas pintadas durante más de cinco días. No se debe dejar que desaparezca el esmalte poco a poco ni tampoco rascarlo.
    • Evitar la sudoración en exceso de la zona. Para ello hay que elegir calcetines que absorban el sudor (o cambiarlos a menudo) y elegir un calzado transpirable.
    • No dejar la zona bajo las uñas húmeda. Para ello hay que secar muy bien los pies y las manos.
    • Ir una vez al año al podólogo.
    • Usar calzado en vestuarios, duchas y piscinas públicas.
    • Si ya se han sufrido los hongos, desinfectar los productos que hayan estado en contacto con los pies para evitar que se vuelva a contagiar.

    Las personas que sudan mucho, las que se pintan las uñas y las que han pasado por alguna enfermedad (y por tanto tienen el sistema inmunológico más debilitado) tienen más probabilidades de padecer onicomicosis. Por ello es importante que extremen las precauciones.

  • Pitiriasis versicolor: síntomas, causas y tratamiento

     

    La pitiriasis versicolor es una infección de la piel provocada por el hongo Malassezia y caracterizada por la aparición de manchas blanquecinas, marrones o rosadas, que desaparecen una vez aplicado el tratamiento adecuado. Si bien el hongo que la causa vive sobre la piel sin producir la enfermedad, algunos factores como las altas temperaturas y la humedad pueden favorecer la aparición de la infección.

    Qué es la pitiriasis versicolor

    La pitiriasis versicolor es una infección por hongos (micosis) de la piel muy común.  Es también conocida por los nombres de tiña de la piel manchada o tiña versicolor.

    Esta infección está causada por el hongo del género Malassezia (también conocido como Pitysrosporum ovale), cuya especie más común es la ‘globosa’, aunque muchos casos de esta infección también son causados por la Malassezia furfur. El hongo afecta a la pigmentación normal de la piel, lo que da lugar a la aparición de pequeñas manchas decoloradas.

    Causas de la pitiriasis versicolor

    La pitiriasis versicolor está causada por el Pityrosporum ovale, un hongo saprofítico, es decir, que vive sobre la piel sin producir la enfermedad. Ya que todo el mundo posee este hongo, la enfermedad no es contagiosa, por lo que no puede ser transmitida de una persona a otra.

    Hay algunos factores que se asocian a la proliferación del hongo como:

    • Excesiva oleosidad de la piel y aplicación de aceites.
    • Alta temperatura y humedad relativa.
    • Sudoración excesiva.
    • Piel seborreica.
    • Debilidad del sistema inmunitario: por realizar tratamientos inmunosupresores o por tener alguna enfermedad. Aunque puede ser un detonante, habitualmente la gran mayoría de pacientes con pitiriasis versicolor son jóvenes sanos.
    • Los cambios hormonales.
    • Tener antecedentes familiares.

    Aunque esta infección puede afectar a personas de cualquier edad, es más frecuente que aparezca en adolescentes y adultos jóvenes.

    Síntomas de la pitiriasis versicolor

    El síntoma principal de la pitiriasis versicolor es la aparición de unas manchas  localizadas en la parte superior de la espalda, el pecho, la parte superior de los brazos y el cuello. Estas manchas suelen comenzar siendo pequeñas y redondeadas pero después se unen entre si dando lugar a manchas mucho más grandes. Asimismo, la piel se puede descamar con el roce y picar levemente.

    La pitiriasis se llama ‘versicolor’ por el cambio de tonalidad que tienen las lesiones en función de la época del año. En invierno tienen una coloración rosada o marrón, mientras que en verano adquieren un color blanquecino. Esto se debe a que el hongo sobre la piel no sólo impide que las radiaciones solares del verano pigmenten la zona sino que además produce una sustancia que frena la pigmentación. La exposición al sol además, puede provocar que la tiña versicolor sea más evidente.

    Diagnóstico y tratamiento de la pitiriasis versicolor

    Habitualmente el diagnóstico de esta enfermedad se realiza tras la observación, por parte de un médico, de las manchas de la piel. Miradas a través de la luz de Wood, las lesiones emiten una fluorescencia amarillenta. No suelen ser necesarios exámenes adicionales pero, si hay dudas, el dermatólogo puede hacer un raspado de las lesiones y tomar el material para observarlo en el microscopio y detectar el hongo.

    Para el tratamiento de la pitiriasis versicolor se pueden utilizar diferentes medicamentos. Como se trata de una micosis superficial, en la mayor parte de los casos se trata con medicación tópica, como cremas, lociones o champús. La ingesta de pastillas se suele restringir a los casos de lesiones graves o cuando no tiene efecto la medicación tópica. Aunque el tratamiento suele ser muy eficaz, el color de la piel puede continuar siendo irregular durante varias semanas o meses.

    Además, en algunas ocasiones los pacientes pueden volver a padecer otro episodio de pitiriasis versicolor, especialmente en climas húmedos y cálidos. Para prevenir esto, el médico puede aconsejar el uso de tratamientos cutáneos u orales permanentes.