sueño - Salud IDEAL

  • Dormir nos hace más guapos

    Dormir puede ser un gran secreto de belleza, y no debería de sonarnos raro, es más ¿cuántas veces, después de una noche de insomnio, nos hemos levantado y al mirarnos al espejo hemos pensado “qué mala cara tengo”? Por un lado, si reposamos de forma óptima nos sentimos mejor, mucho más relajados  y ya sabemos que “la cara es el espejo del alma”. Por otro lado, se ha demostrado que el “sueño de belleza” (beauty sleep) es una realidad y es esa propiedad reparadora del descanso la que nos hace más guapos. Diferentes estudios han demostrado que durante el sueño nocturno ocurren  importantes reacciones metabólicas en las células, que contribuyen a eliminar sustancias y que hacen aumentan nuestros rasgos de belleza.

  • Dormir nos hace más inteligentes

    Todos hemos notado que tras una noche de sueño profundo, sin molestias ni despertares indeseados, nos hemos levantado de mejor humor, más atentos, con mayor capacidad de concentración, y hemos sido capaces de rendir mejor en nuestro trabajo o en las tareas cotidianas. Dormir bien, no sólo nos ayuda a dirigir mejor nuestra atención,  sino que también nos hace capaces de aprender y procesar más fácilmente la información que nos va llegando a través de los sentidos durante el día.

  • Dormirse rápido, ¿cómo conseguirlo?

    Una de las situaciones más desesperantes que pueden ocurrir a la hora caer en brazos de Morfeo es intentar dormirse rápido sin éxito, no poder conciliar el sueño,  sentirnos muy cansados y dar vueltas en la cama con los ojos como platos. Lo peliagudo de la situación es que cuanto más miramos el reloj y van pasando los minutos, más estresados estamos y más se nos resiste el sueño. Parece ser que esa ansiedad  por dormirnos es un cóctel fatal, que desencadena una mezcla de ingredientes dañinos para nuestro descanso nocturno.

  • Dormirse rápido: ¿cómo conseguirlo?

    Una de las situaciones más desesperantes que pueden ocurrir a la hora caer en brazos de Morfeo es intentar dormirse rápido sin éxito, no poder conciliar el sueño,  sentirnos muy cansados y dar vueltas en la cama con los ojos como platos. Lo peliagudo de la situación es que cuanto más miramos el reloj y van pasando los minutos, más estresados estamos y más se nos resiste el sueño. Parece ser que esa ansiedad  por dormirnos es un cóctel fatal, que desencadena una mezcla de ingredientes dañinos para nuestro descanso nocturno.

  • Ducharse por la mañana o por la noche 

    Una gran parte de la población tiene como punto inamovible dentro de su rutina darse una ducha diaria. Te reconocerás seguro como fiel seguidor de esta práctica, sobre todo por higiene, pero dependiendo del momento del día en que decidamos darnos la ducha, podemos aprovecharla para sacar de ella otros beneficios.

  • El sonambulismo, mitos y verdades

    El sonambulismo (del latín somnus: sueño, ambulare: caminar) es una parasomnia, y como tal se manifiesta como fenómenos físicos y conductas no deseables que ocurren durante el sueño. El sonámbulo es capaz de realizar conductas de diferente complejidad mientras está dormido: andar, gesticular, sentarse en la cama, hablar palabras inconexas… Los ojos permanecen abiertos durante el episodio, aunque el sonámbulo no ve nada, y simplemente hace uso del recuerdo de las características del entorno para llevar a cabo las acciones. Durante años se interpretó como una experiencia vivida de los sueños, pero actualmente se sabe que ocurren durante la fase de sueño profundo (No REM), donde la actividad onírica es inexistente.

  • El sueño, el gran aliado del aprendizaje

    Las bondades del sueño se multiplican si es un sueño realmente reparador. La clave para conseguirlo se encuentra en adoptar unas rutinas adecuadas que nos permitan tener una adecuada higiene del sueño. Además las condiciones de nuestros equipos de descanso, son imprescindibles para  que se de un buen descanso.

  • El uso excesivo de las redes sociales puede alterar nuestro sueño

    Un estudio reciente de la University of Pittsburgh School of Mediciney los Institutos Nacionales de Salud en EE.UU ha demostrado que existe una correlación entre el uso de las redes sociales y los trastornos del sueño entre los jóvenes adultos.

  • Insomnio otoñal

    El otoño empezó la semana pasada y progresivamente algunos de nosotros iremos notando sus efectos, nos guste o no. Aunque quizás es aun pronto para ello, un porcentaje elevado de la población pasará por un período de insomnio transitorio, en ocasiones un “daño colateral” provocado por varios factores asociados a esta estación: la vuelta a las rutinas, menos horas de luz, el cambio en el clima etc.

  • Investigadores identifican el circuito responsable del sueño-vigilia

    La manera en la que nuestro cerebro controla el circuito sueño-vigilia y el estado consciente, es considerada un enigma para la neurociencia. La comprensión de este sistema, sería crucial para desarrollar terapias que ayuden a dormir mejor a las personas que tienen problemas de sueño.

    Un estudio reciente, en el que participaron investigadores de diferentes universidades (Berna, Berlín y Montreal, y dirigido por los doctoresGutiérrez Herrera y Adamantidis) ha hecho un importante descubrimiento en este campo, encontrando un nuevo circuito neuronal, cuya activación en ratones causa insomnio y su inhibición induce al sueño profundo.

  • Jet lag, ¿lo podemos evitar?

    El verano, es la estación favorita para muchos, y no es de extrañar ya que en la mayoría de las ocasiones viene de la mano de las ansiadas vacaciones. Los más afortunados ponen rumbo a destinos exóticos y lejanas urbes, buscando experiencias que recordar después todo el año. Viajar en avión y cambiar de zona horaria se convierte en una condición “sine qua non” para llegar al lugar deseado.

  • La cama: fuente de grandes ideas

    ¿Sueles consultar con la almohada tus dudas e inquietudes? Irnos a la cama con una idea rondando sin tener forma, para después despertarnos con las cosas mucho más claras, es una situación por la que todos hemos pasado. Son numerosos los ejemplos a lo largo de la historia de grandes científicos y artistas que han sido capaces de inventar máquinas, componer música, escribir poesía y libros enteros tras haber tenido un sueño inquietante que los ha empujado a ello. Paul McCarney compuso “Yesterday” tras soñar con la melodía, algunos de los relatos de Edgar Allan Poe estaban inspirados en sus sueños, y por poner un último ejemplo, Salvador Dalí llamaba a muchos de sus cuadros “fotografías de sueños pintadas a mano”.

  • La falta de sueño aumenta el riesgo de desarrollar diabetes a corto plazo

    En las personas que diariamente arrastran falta de sueño, se aumenta hasta en un 16% el riesgo de desarrollar diabetes. Sin embargo, basta con tan solo dos noches de recuperación de este sueño perdido para que dicho riesgo vuelva a sus niveles normales. Al menos esto es lo que ha determinado un estudio reciente llevado a cabo por científicos de la Universidad de Chicago (EE.UU), que advierten que la falta de sueño aumenta el riesgo de desarrollar diabetes al mismo nivel que la obesidad. Además, este incremento se puede aplicar a toda la población y es independiente de otros factores de riesgo como son, por ejemplo, una dieta desequilibrada, la poca actividad física, una edad avanzada, etcétera.

  • La falta de sueño, entre las causas de los problemas de salud tras el cambio de hora

    El próximo domingo 28 de octubre, finalmente, todos los relojes españoles deberán adaptarse al cambio de horario. Mientras las altas instancias europeas dirimen si finalmente o no se decantan por otra opción diferente, a partir de las 3 de la madrugada del sábado 27 al domingo 28, serán las 2 de la madrugada. Hasta aquí, todo normal por el momento, pero lo cierto es que dicha situación conlleva problemas para nuestro estado de salud. 

  • La Narcolepsia, un trastorno del sueño de origen desconocido

    El pasado 18 de Marzo se celebró el Día Europeo de la Narcolepsia.  Este trastorno, es el gran desconocido de los llamados trastornos del sueño, pero no por ello es infrecuente, es más, se calcula que en España entre 3-5 habitantes de cada 10.000 padecen este problema, y se presuponen otros  muchos no diagnosticados. Este trastorno suele aparecer en la adolescencia y recién iniciada la edad adulta, aunque también se han descrito casos en la primera infancia.

  • La parálisis de sueño

    Imagínate que te despiertas de forma repentina porque has tenido una pesadilla, te sientes fatigado y angustiado, y de repente, notas que no puedes mover ni una sola parte de tu cuerpo: estás completamente paralizado, sientes una presión sobre el pecho, te falta el aire, ves borroso y no puedes percibir de forma clara los objetos que tienes a tu alrededor. Estarías sufriendo  un episodio de la llamada “parálisis del sueño”, un trastorno de la conducta del sueño dentro de la categoría de las parasomnias (según la Clasificación Internacional de los Trastornos del Sueño).

  • La poliuria, un problema para el descanso nocturno

    La poliuria consiste miccionar diariamente una cantidad de orina superior a lo que sería habitual (normalmente superior a 2,5 - 3 litros en adultos). No es una enfermedad en sí,  pero en la mayoría de los casos, puede ser un síntoma de múltiples patologías. Las personas que la padecen suelen detectar que algo no va bien porque ven su sueño interrumpido ante la necesidad de ir al baño, con el trastorno que eso conlleva para el buen desarrollo del descanso nocturno.

  • La UGR y Grupo Lo Monaco crean la Cátedra de Investigación del Sueño

    Desde hace ya varios años la simbiosis entre facultad y empresa, lleva dando sus frutos en lo que a investigaciones para dormir mejor se refiere. Desde 2014, cuando ambas sellaron su primer convenio, la firma granadina líder en descanso, y la prestigiosa Universidad de Granada, aúnan esfuerzos para lograr un objetivo común: conocer en definitiva que es lo que nos hace dormir bien. 

  • Las arrugas del sueño: qué son y cómo evitarlas

    Está demostrado que durante un buen sueño reparador nuestra piel del rostro se oxigena y se regenera gracias al trabajo de una serie de hormonas que ayudan a la reparación natural del tejido cutáneo. Así, cabe esperar que cuando despertemos, las líneas de expresión aparezcan atenuadas y nuestro rostro luzca más luminoso. Sin embargo, un estudio publicado por la cirujano plástico Goesel Anson en la Aesthetic Surgery Journalrevela que dormir en ciertas posturaspuede envejecer la piel.

  • Las horas doradas del sueño: las mejores para la salud de tu piel

    No nos cansamos de repetirlo, mientras descansas cómodamente en tu colchón, ocurren en el organismo diferentes procesos regenerativos, y mientras que suceden, la piel es una de las grandes beneficiadas. Pero no todas las horas son iguales en lo que a regeneración de la piel se refiere, existe un lapso de tiempo mientras dormimos (las llamadas Golden Hours)en la que la piel alcanza su nivel máximo de recuperación.

     

    Dormir 6 horas ¡qué mínimo!

    El número de horas que dormimos influye directamente en la salud de nuestra piel, esto es un conocimiento compartido popularmente, pero lo que ahora también se sabe es que  las primeras horas del sueño –que algunos estudios identifican con las cuatro primeras entre las 10 de la noche y las 2 de la mañana– son las más importantes.

    Durante estas cuatro horas, la hormona del crecimiento alcanza altas concentraciones en sangre. Esta hormona,es la responsable de la mineralización de los huesos, el incremento de la masa muscular, estimula el crecimiento de los órganos y durante su pico máximo,la piel entra en un estado de regeneración y cicatrización.