tipos, - Salud IDEAL

  • Cardiopatías congénitas: lo que debes saber en el día internacional

     

    Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas

    El 14 de febrero es el Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas. Se trata de lesiones anatómicas de una o varias de las cuatro cámaras cardíacas de los tabiques que las separan, o bien de las válvulas o tractos de salida – zonas ventriculares por donde sale la sangre del corazón- y que se originan desde nacimiento. Las causas aún todavía hoy se desconocen pero los avances científicos han permitido determinar, al menos qué situaciones nos podemos encontrar. 

    La realidad es que las cardiopatías congénitas, por las cuales hoy celebramos el Día Internacional no son tan poco frecuentes como se puedan pensar. De ahí a la existencia de esta información. Aproximadamente ocho de cada mil recién nacidos padecen este problema que supone una gran preocupación para los progenitores en el momento de conocerla. Lo cierto es que una cardiopatía congénita que no se diagnostique puede derivar en un problema serio, especialmente en los recién nacidos, quienes podrían empeorar su estado de salud en días e incluso en pocas horas.  

    Una cardiopatía congénita no tratada en niños mayores puede llegar a ser un condicionante en el futuro de su vida, alterando incluso en ciertos casos la función del corazón durante los 80-90 años de vida que pudiera tener nuestro hijo o hija. Su existencia incluso podría acortar su esperanza de vida. En España nacen aproximadamente cuatro millares de niños con cardiopatías congénitas al año. Por ello hoy celebramos su día internacional. 

    Tipos de cardiopatías congénitas

    A día de hoy existen hasta más de medio centenar de malformaciones distintas, tanto que se ha convertido casi en una investigación policial la detección. Unas circunstancias que pueden ser leves y que simplemente requieren de revisiones, pero otras requieren de cirugías o cateterismos repetidos. De hecho, con el paso del tiempo se ha incrementado el número de intervenciones más precozmente, incluso antes del nacimiento. Estas han conseguido aumentar la esperanza de vida y la calidad de vida de los niños. El dato es que más del 85 por ciento de los menores llegan a la edad adulta. 

    Algunos de los tipos más comunes de cardiopatías congénitas pueden ser: 

    • Anillo Vascular
    • Hemitronco arterial
    • Atresia pulmonar con CIV 
    • Atresia pulmonar con septo intacto
    • Canal AV y Ostium Primum
    • Comunicación Interauricular (CIA)
    • Comunicación Interventricular (CIV)
    • Coartación de aorta (Coa) Hipoplasia del arco aórtico. 
    • Coronariopatías. 
    • Con triatriatum. 
    • Doble salida del ventrículo derecho. 
    • Drenaje venoso pulmonar anómalo parcial. 
    • Drenaje venoso pulmonar anómalo total.
    • Ductus. 
    • Ebstein. 
    • Estenosis pulmonar (EP). 
    • Tetralogía de Fallot. 
    • Hipoplasia de ventrículo izquierdo. 
    • Interrupción del arco aórtico. 
    • Isomerismo Heterotaxia. 
    • Transposición de grandes arterias. 
    • TGA congénitamente corregida. 
    • Truncus. 
    • Valvulopatía aórtica. 
    • Valvulopatía Mitral. 
    • Doble cámara de ventrículo derecho. 
    • Ventana Ao-P. 
    • Ventrículo único. 

    Riesgos y diagnóstico

    Como decimos en este Día Mundial de las Cardiopatías Congénitas, en el mundo se dan aproximadamente entre 4 y 9 casos por cada millar de neonatos. En el planeta se generan casi un millón y medio de casos nuevos al año, siendo la cardiopatía más frecuente la malformación congénita.  Cualquiera podría tener un hijo con un problema así, pero existen circunstancias que suponen un riesgo mayor como si alguno de sus padres padece una cardiopatía congénita, o si tienen una enfermedad genética como síndrome de Downo de Turner o si durante el embarazo se suceden complicaciones como infecciones por rubeola, o la madre consume sustancias como alcohol o ciertas drogas. 

    En lo que respecta a su diagnóstico, la gran mayoría de las cardiopatías congénitas por las que hoy celebramos el día internacional, se diagnostican antes del parto en los estudios rutinarios. Sin embargo existen otras que se detectan en el nacimiento o incluso poco después. Las revisiones habituales que se llevan a cabo después de nacer son fundamentales para identificar cualquier problema importante en edad temprana. 

    Tratamiento y pronóstico

    En caso de tener sospechas ante una posible cardiopatía congénita, el especialista lleva a cabo una ecocardiografía, técnica por la cual se puede evaluar la estructura y función del corazón. Algunos tipos de cardiopatías congénitas, por las que celebramos hoy su día internacional, no necesitan tratamiento, ya que se resuelven de forma espontánea durante el desarrollo del ser humano. 

    Sin embargo, en otras ocasiones, los tratamientos pueden ser más diversos dependiendo de la cardiopatía en cuestión. Por ejemplo, si tiene influencia en la circulación de la sangre o su oxigenación, generalmente se requieren correcciones quirúrgicas o intervenciones llevadas a cabo mediante cateterismo. En casos más graves se opta por el trasplante cardíaco. 

    Pero como decimos en este Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas, el concepto es sumamente amplio. Tanto que abarca desde complicaciones de gravedad hasta pequeños defectos a nivel de los septos ventricular o auricular, situaciones asintomáticas y perfectamente compatibles con una vida normal. 

    *NOTA: Este artículo tiene una finalidad informativo- divulgativa. Siempre ha de ser un médico especialista el que determine los procesos de diagnosis, tratamiento y terapias complementarias que estime. Si cree que puede estar enfermo acuda a su centro de salud o a un especialista colegiado, bajo ningún concepto se automedique o tome decisiones relativas a su salud en virtud de lo leído aquí o en cualquier otro sitio web.

    FUENTES: 

    Asociación Española de Pediatría 

    Unidad de Cardiopatías Congénitas 

    Fundación Española del Corazón (FEC) 

     

  • Diabetes: ¿cuáles son las diferencias entre los distintos tipos que existen?

    La diabetes es una patología endocrino-metabólica que se caracteriza por la presencia de una cantidad elevada de glucosa en sangre. Si bien generalmente se habla de diabetes de forma genérica, existen diferentes tipos en función de las causas que la provocan.

    Qué es la diabetes

    Según explica la FEDE (Federación Española de Diabetes), la diabetes mellitus es “un tipo de patologías endocrino-metabólicas crónicas que se caracterizan por la presencia de una cantidad elevada de glucosa en la sangre de las personas que la padecen a consecuencia de la falta de insulina o el mal funcionamiento de dicha hormona”.

    La insulina es una hormona producida por el páncreas ante un aumento de la concentración de glucosa en la sangre. Cuando a las células del cuerpo llegan las moléculas de insulina, se activan los mecanismos que permiten que la glucosa penetre al interior de dichas células. Sin embargo, si no hay insulina o las células no reconocen su presencia, la glucosa no puede entrar en ellas. Como consecuencia, el azúcar se acumula en la sangre y no puede ser usado como fuente de energía.

    Tipos de diabetes

    La FEDE señala que existen 5 tipos de diabetes atendiendo a diferentes genéticas, edades y posibles causas.

    Diabetes tipo 1

    La padecen aproximadamente entre el 5% y el 10% de las personas con diabetes en el mundo. Es una enfermedad autoinmune crónica en la que el páncreas pierde la capacidad de generar insulina. Aún no se conocen del todo los motivos por los que el cuerpo desarrolla esta respuesta autoinmune que destruye las células encargadas de producir la insulina. Parece que existe un componente genético que predispone a desarrollarla, si bien también puede que sea necesario algún factor ambiental que desencadene la respuesta inmune.

    Este tipo de diabetes también se conoce como diabetes infantilporque suele aparecer a edades tempranas. Con menor frecuencia esta enfermedad puede desarrollarse en la edad adulta. Las personas con diabetes tipo 1, ante la imposibilidad de que su páncreas genere insulina, requieren la administración de esta hormona de por vida y un seguimiento continuo. El tratamiento debe acompañarse de una dieta específica y la práctica regular de ejercicio físico.

    Diabetes tipo 2

    Es el tipo más común de diabetes. En este caso el páncreas sí produce insulina pero el organismo se resiste ante ella, de manera que las células no pueden usar esta hormona adecuadamente para introducir el azúcar en su interior. Como consecuencia, los niveles de glucosa en sangre son elevados. Las principales causas de esta resistencia a la insulina son el sobrepeso y el sedentarismo. Otro factor de riesgo es la edad, pues la posibilidad de que aparezca aumenta con el paso de los años. No obstante, debido al aumento de la obesidad que hay actualmente, la diabetes está apareciendo en personas jóvenes e incluso niños.

    El tratamiento para la diabetes de tipo 2 incluye una dieta para mantener los niveles de glucosa bajo control y para tratar de reducir el sobrepeso (si lo hay). También es importante combatir el sedentarismo para reducir la hiperglucemia. Si no es suficiente con la dieta y el ejercicio, es probable que el médico recete medicamentos antidiabéticos orales o inyecciones de insulina.

    Diabetes gestacional

    Es similar a la diabetes tipo 2, si bien afecta a embarazadas que no tenían esta enfermedad antes. Suele aparecer durante el segundo y tercer trimestre de la gestación y normalmente remite tras el parto, aunque la madre y el niño tendrán mayor riesgo de desarrollar después diabetes tipo 2. Esta diabetes se origina porque el embarazo supone un gran esfuerzo metabólico para el cuerpo de la gestante, lo que puede acarrear cierta resistencia a la insulina. Como resultado, el páncreas tiene que producir más insulina pero a veces es incapaz, lo que provoca que se eleve la glucemia.

    En este caso el tratamiento consiste en seguir un estricto control de la dieta para evitar hiperglucemias y realizar más actividad física si es posible. En ciertos casos quizás haya que recurrir a las inyecciones de insulina o los medicamentos orales. Es muy importante vigilar bien los niveles de azúcar, ya que la diabetes gestacional puede tener complicaciones, principalmente: probabilidad de sufrir preeclampia, adelanto del parto o posibilidad de macrosomía fetal.

    Diabetes tipo MODY

    Es uno de los tipos de diabetes menos frecuentes. Su origen está en la existencia de alteraciones genéticas de las células beta, las encargadas de producir insulina. Es de carácter hereditario y por ello es frecuente encontrarla en varias generaciones de una misma familia. Generalmente sus síntomas se manifiestan antes de los 25 años.

    Diabetes tipo LADA

    La diabetes autoinmune latente en adultos (LADA) es un tipo de diabetes no clasificado según la FEDE, ya que actualmente se están realizando varias investigaciones para identificar sus diferencias con la diabetes tipo 1 y 2. La LADA es una enfermedad autoinmune de origen genético por la que el sistema inmunológico ataca a las células que producen la insulina de forma paulatina y progresiva.

    Sus síntomas son similares a los de la diabetes tipo 1 o 2 y, de hecho, algunas veces las personas con LADA son diagnosticadas erróneamente de diabetes tipo 2. Los pacientes que la padecen frecuentemente presentan unos anticuerpos similares a los de diabetes tipo 1 y tienen un peso normal, por lo que su aparición no está relacionada con el sobrepeso. Generalmente suele diagnosticarse entre los 30 y 50 años.