efectos, - Salud IDEAL

  • Cómo afecta al organismo el cambio de hora de primavera

    El cambio de hora se produce dos veces al año para aprovechar las horas de luz solar y ahorrar energía. El último domingo de marzo el reloj se adelanta una hora, mientras que el último domingo de octubre se atrasa. Los efectos que el cambio de hora tiene en el organismo se pueden comparar con los del ‘jet lag’ de un viaje. Entre ambos cambios horarios el más difícil de afrontar para el cuerpo es el de primavera, ya que al organismo le cuesta más adaptarse a la ‘pérdida’ de una hora que a ‘ganarla’.

    Cómo afecta el cambio de hora al organismo

    Diversos estudios han analizado las consecuencias que el cambio horario puede tener en los ritmos circadianos del organismo. Los ritmos circadianos son los cambios que se producen en el cuerpo durante 24 horas debido principalmente a la luz ambiental. Un ejemplo de ritmo circadiano es dormir de noche y estar despierto durante el día, un patrón regulado a través de la producción de melatonina, hormona que facilita el sueño y que se produce en mayor cantidad con la oscuridad.

    Está comprobado que existe un efecto inmediato del cambio de hora en la alteración de la secreción de melatonina. En primavera, al retrasar la hora en la que se pone el sol, la melatonina induce el sueño de manera más tardía. Esto se ve agravado por la circunstancia de que el horario de trabajo sigue siendo el mismo y, por tanto, es como si el cuerpo se despertase una hora antes.

    El desajuste en la secreción de melatonina puede afectar al organismo provocando que aparezca cansancio, fatiga, irritabilidad e incluso falta de atención y concentración. Los colectivos más afectados por este cambio horario suelen ser los niños y las personas mayores, ya que son más sensibles a los cambios hormonales. En cualquier caso, el organismo suele recuperarse y adaptarse rápidamente de manera que, en unos tres días, vuelve a tener regulados los ritmos circadianos.

    El cambio de hora podría tener otros efectos en el organismo. Algunos estudios sugieren que el cambio de hora de primavera provoca un ligero aumento de los infartos de miocardio en los tres días inmediatamente posteriores, mientras que en el de otoño estos infartos se reducen. Lo mismo ocurre con los accidentes de tráfico y los suicidios, parecen aumentar su índice tras el cambio de primavera y reducirse tras el de otoño. No obstante, estos resultados no son concluyentes, ya que se basan en datos estadísticos y no se han podido establecer relaciones causa-efecto que puedan ser generalizables.

    Consejos para adaptarse al cambio de hora

    Para aclimatarse al cambio de hora con más facilidad es conveniente seguir estos consejos:

    • Mantener buenos hábitos de sueño: la correcta higiene del sueño es esencial durante todo el año para descansar bien. Tener unos horarios regulares para acostarse y levantarse permite que el cambio de hora no afecte tanto.
    • Adaptarse al cambio horario días antes de que se produzca: es aconsejable que una semana antes se vayan haciendo pequeños cambios graduales y progresivos de 10 minutos en la hora de acostarse y levantarse. De esta manera será más fácil aclimatarse al cambio horario.
    • Salir a la luz durante el día: la luz suprime la secreción de la melatonina, hormona inductora del sueño. Para aclimatarse al cambio horario es importante recibir la luz del sol durante el día y evitar luces brillantes por la noche, ya que de esta manera el cuerpo generará la melatonina en el momento apropiado.
    • Hidratarse y comer sano: tras el cambio de hora de primavera es habitual sentir cierto letargo y apatía, ya que el organismo necesita adaptarse al nuevo ritmo y esto provoca cansancio. Para evitarlo es importante beber mucha agua y seguir una dieta saludable que incluya frutas y verduras.
    • Modificar el horario de comidas y evitar la ingesta de alcohol y cafeína.
    • Realizar ejercicio físico suave: el ejercicio físico mejora el estado de ánimo y ayuda a reajustar el reloj interno, ya que aumenta la concentración de serotonina y otros neurotransmisores. No obstante, este ejercicio no hay que realizarlo antes de dormir, ya que puede dificultar el sueño.
    • Tomar un complemento de melatonina: tomar durante unos días melatonina puede ayudar a regular los ciclos de sueño-vigilia en personas más sensibles al cambio. No obstante, es recomendable consultar primero con un médico.
  • Efectos del estrés en la salud

    El estrés es una respuesta natural del cuerpo para responder ante situaciones de peligro y por ello, si es pasajero, puede resultar muy útil. No obstante, mantener el estrés durante mucho tiempo puede tener efectos negativos en la salud.

    Qué es el estrés y cómo reacciona el cuerpo

    El estrés es una respuesta biológica ante una situación de posible peligro. Este mecanismo prepara al cuerpo para luchar o huir de ese peligro activando un sistema de alarma. Puede ser de dos tipos:

    • Agudo: estrés a corto plazo que se puede sentir, p.ej. al frenar bruscamente el coche. Desaparece rápidamente.
    • Crónico: se sufre durante un periodo de tiempo largo (semanas o incluso meses). P.ej. el estrés provocado por problemas de dinero o trabajo. 

    Ante un factor que la persona interpreta como peligro, el organismo activa la alarma, incitando a las glándulas suprarrenales a liberar una oleada de hormonas (adrenalina, cortisol…) que provocan cambios en el funcionamiento del organismo. La adrenalina aumenta la frecuencia cardiaca, la sudoración, la presión arterial y los suministros de energía. El cortisol aumenta la glucosa en sangre y mejora su uso en el cerebro, reduce las funciones no esenciales para huir o luchar, altera la respuesta del sistema inmunitario y suprime los sistemas digestivo y reproductor y los procesos de crecimiento.

    Cuando la amenaza ha pasado, los niveles de hormonas regresas a la normalidad y los sistemas reanudan sus actividades regulares. Un pequeño episodio de estrés puede ser positivo porque ayuda a eliminar el peligro o afrontar la situación que causa el estrés. Sin embargo, si el factor que causa la alarma permanece, la sobreexposición a las hormonas del estrés puede tener consecuencias en todos los sistemas del cuerpo, aumentando el riesgo de padecer problemas de salud.

    Síntomas de estrés excesivo

    El cuerpo avisa de la presencia del estrés mediante una serie de síntomas físicos y mentales. Algunos de ellos son:

    • Diarrea o estreñimiento.
    • Dolores frecuentes de cabeza.
    • Falta de energía y motivación.
    • Musculatura y mandíbula rígidas.
    • Problemas para dormir (insomnio o somnolencia).
    • Malestar de estómago.
    • Variaciones de peso.
    • Problemas sexuales.
    • Mala memoria.
    • Irritabilidad y ansiedad.

    Consecuencias del estrés crónico

    Un estrés mantenido a lo largo del tiempo puede tener las siguientes consecuencias en la salud:

    • Incrementa el riesgo de padecer cardiopatías: el estrés aumenta la presión arterial, acelera el corazón y provoca una respiración más superficial. Todo ello mantenido en el tiempo puede aumentar el riesgo de sufrir cardiopatías (como infartos de miocardio), ictus o hipertensión.
    • Debilita el sistema inmune: el estrés crónico debilita las defensas, facilitando las infecciones provocadas por virus y bacterias.
    • Provoca dificultades para respirar: la respiración acelerada que aparece durante el estrés puede ser peligrosa para personas con problemas respiratorios como asma, EPOC o bronquitis crónica.
    • Aumenta el riesgo de padecer cáncer: muchos estudios han analizado la incidencia que tiene el estrés en la aparición de cáncer. Si bien los resultados de estos estudios no son concluyentes, es cierto que el estrés incrementa la inflamación del cuerpo, un factor que facilita la aparición de células tumorales.
    • Dolores de espalda, cuello y cabeza: los músculos se tensan ante las situaciones de peligro y después se relajan. No obstante, si el estrés se mantiene, los músculos continuarán tensos y provocarán dolor de cabeza, cuello y espalda, entre otras molestias.
    • Problemas de piel, como acné o eczema.
    • Alteración del ciclo menstrual: el estrés altera el ciclo y dificulta la concepción.
    • Reduce el deseo sexual y puede provocar disfunciones sexuales.
    • Trastornos emocionales: el estrés crónico provoca problemas psicológicos como ansiedad, depresión o ataques de pánico. También dificulta la conciliación del sueño.
    • Aumento de peso: el estrés afecta a la regulación de los impulsos, animando a la ingesta de alimentos apetecibles pero poco nutritivos. Esto a la larga puede provocar sobrepeso. 
    • Incrementa el riesgo de padecer diabetes: en una situación de peligro se libera más azúcar para que el cuerpo tenga energía para hacer frente a la amenaza. Si el estrés se cronifica, el exceso de glucosa puede provocar la aparición de diabetes. 
    • Problemas digestivos: el estrés no sólo aumenta o reduce el apetito sino que puede provocar dolor de estómago, náuseas, vómitos y problemas intestinales.
    • Empeora los hábitos poco saludables: según la Asociación Americana de Psicología, el estrés lleva a adoptar o mantener hábitos de vida negativos como fumar o beber.

    Debido a las importantes consecuencias que el estrés tiene para la salud, es importante tratar de resolver la situación que lo causa. Si no es posible, llevar a cabo unos hábitos de vida saludables y buscar momentos para el ocio y la relajación puede ser muy efectivo para superar el estrés.

  • Efectos nocivos del tabaco en la salud

    Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), en el humo del tabaco hay unos 4.000 productos químicos conocidos, de los cuales se sabe que 250 son nocivos y más de 50 son cancerígenos para el ser humano. Entre ellos está la nicotina, que genera adicción y acelera el ritmo cardíaco; el alquitrán, que se va acumulando en el sistema respiratorio; y el monóxido de carbono, que desplaza al oxígeno en la sangre. Por todos sus componentes nocivos, el tabaco resulta muy perjudicial para la salud y puede incluso causar la muerte.

    Efectos nocivos del tabaco en la salud

    Según la ‘American Cancer Society’ y el Ministerio de Sanidad español, el tabaco tiene los siguientes efectos nocivos sobre el organismo:

    • Cáncer: fumar aumenta el riesgo de padecer cáncer y no únicamente en el pulmón, sino en casi todas las partes del cuerpo: boca, laringe, faringe, esófago, tráquea, riñón, cuello uterino, hígado, vejiga, páncreas, estómago, colon y recto. También puede causar leucemia.
    • Accidente cerebrovascular: el tabaco es una de las principales causas de accidente cerebrovascular o ictus, pues afecta a los vasos del cerebro, que se pueden bloquear o sufrir una hemorragia.
    • Enfermedades respiratorias: fumar daña los pulmones y las vías respiratorias, lo que puede causar EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). La EPOC es una enfermedad crónica inflamatoria caracterizada por la obstrucción del aire. Esta obstrucción principalmente se debe a dos tipos de lesiones, enfisema o bronquitis crónica, y causa dificultad para respirar y hacer ejercicio, entre otras cosas. Fumar también aumenta el riesgo de padecer asma y puede agravar esta dolencia y otras enfermedades respiratorias como la pulmonía
    • Enfermedades cardiovasculares: fumar es un factor de riesgo de la aparición de enfermedades cardiovasculares como la hipertensión, el infarto de miocardio, la enfermedad arterial periférica (estrechamiento de las arterias) y la angina de pecho. Además aumenta la probabilidad de que se coagule la sangre. Incluso las personas que fuman poco tienen más probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares que los no fumadores.
    • Enfermedades oculares: la reducción del flujo de sangre a los ojos ocasionada por el hábito de fumar se asocia a enfermedades oculares graves como las cataratas o la degeneración macular.
    • Debilita el sistema inmunitario: el tabaco debilita el sistema inmunitario, provocando que al cuerpo le resulte más complicado luchar contra las infecciones. Además también causa trastornos autoinmunitarios como la artritis reumatoide.
    • Aumenta el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Asimismo, las personas fumadoras con diabetes pueden tener más dificultades para regular la insulina, lo que puede empeorar los síntomas.
    • Afecta a la piel y la dentadura: fumar acelera el envejecimiento de la piel y puede provocar la aparición de manchas. En cuanto a la boca, el tabaco amarillea los dientes y causa mal aliento, además de aumentar el riesgo de desarrollar enfermedad periodontal
    • Debilita los músculos y el sistema óseo: el monóxido de carbono del tabaco desplaza en la sangre al oxígeno, dificultando la oxigenación de los músculos y provocando que éstos se cansen más. Asimismo, disminuye la densidad ósea, lo que aumenta las probabilidades de sufrir fracturas.
    • Disminuye el sentido del olfato y el gusto.

    Hay que tener en cuenta que el humo del tabaco no sólo afecta a las personas que lo consumen sino también a las que hay a su alrededor, que se convierten en fumadores pasivos.

    Efectos del tabaco en la reproducción

    El tabaco puede afectar a la vida sexual y el sistema reproductor tanto femenino como masculino. En los hombres, el daño en las arterias y la alteración del flujo de sangre provocados por el tabaco puede ocasionar disfunción eréctil. Además, los componentes tóxicos del tabaco provocan que el esperma de los fumadores tenga menor concentración de espermatozoides y menor movilidad, lo que puede causar infertilidad.

    En cuanto a las mujeres, las fumadoras tienen mayor riesgo de sufrir un embarazo ectópico o tener problemas para concebir. Asimismo, fumar durante el embarazo aumenta el riesgo de tener un sangrado anormal, sufrir un aborto o tener un parto prematuro. En cuanto a los bebés, a consecuencia del tabaco consumido por sus madres durante la gestación, pueden nacer con bajo peso o malformaciones congénitas, sufrir infecciones respiratorias, fallecer por muerte súbita del lactante o sufrir daños en los pulmones y el cerebro en desarrollo.

    Dejar de fumar reduce los riesgos

    Aunque algunos daños provocados por el tabaco no se pueden revertir, dejar de fumar tiene una serie de efectos muy positivos para la salud. De hecho, tras unos meses sin fumar se comienza a recuperar la función pulmonar y, tras varios años, se reduce el riesgo de padecer cáncer, enfermedades coronarias y otras afecciones derivadas del tabaco. Por ello siempre es un buen momento para abandonar el tabaco.

    Si está pensando en dejar de fumar lo mejor es acudir a profesionales que le ayudarán a conseguirlo.En Albéniz Medicina Estética de Granada llevan desde 1998 ayudando a miles de personas a dejar el hábito de fumar. Para ello utilizan termoestimulación, un tratamiento en el que aplican infrarrojos a determinadas terminaciones del cuerpo para reiniciar de forma natural la producción de endorfinas desligadas del hábito tabáquico. Puede encontrarlos en Calle Isaac Albéniz 21, 18012, Granada.

  • Los beneficios de la música

    La música es un arte que nos acompaña en muchas actividades de la vida cotidiana como conducir, hacer ejercicio, trabajar… Cualquier momento es bueno para escuchar un poco de música, no sólo para disfrutar de un buen rato sino también para beneficiarse de los múltiples efectos que este arte tiene en la salud y el estado de ánimo.

    Beneficios de la música para la salud

    Se ha demostrado que la música tiene los siguientes efectos en la salud:

    1. Mejora el sistema inmunológico: según estudios científicos, la música reduce los niveles de cortisol, la hormona del estrés que debilita el sistema inmune. Asimismo, aumenta la producción de plaquetas, estimula los linfocitos y la protección celular ante determinadas enfermedades.
    2. Escuchar nuestra música favorita reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares: según un estudio llevado a cabo por investigadores holandeses, escuchar nuestra música favorita aumenta la producción de óxido nítrico, sustancia que produce la dilatación de los vasos sanguíneos y, por tanto, mejora la circulación. Un estudio del Massachusetts General Hospital también concluyó que los pacientes que escuchan al menos 30 minutos de música al día tienen niveles más estables de presión sanguínea, palpitación normal y menos estrés.
    3. Alivia el dolor: la música ayuda a liberar endorfinas, que actúan como analgésicos naturales. En los hospitales a veces se utiliza como complemento durante la anestesia o el postoperatorio.
    4. Tocar un instrumento protege del envejecimiento cerebral: según un estudio publicado en ‘Frontiers in Human Neuroscience’ practicar con un instrumento musical reduce los efectos del deterioro mental asociado al envejecimiento. Los resultados de esta investigación mostraron que los adultos que habían tocado un instrumento en la infancia durante 10 años superaban a los no músicos en las pruebas de memoria y capacidad cognitiva.
    5. Escuchar música disminuye el desgaste del cerebro: la música mantiene en forma al cerebro, ya que aumenta la comunicación neuronal, la elasticidad y la plasticidad del órgano. La música puede incluso puede ayudar a personas con daño cerebral a recuperar parcial o totalmente recuerdos o procesos neurológicos.

    Efectos de la música en el estado de ánimo

    La música afecta al estado de ánimo de múltiples formas:

    • La música alegre provoca que el cerebro inicie la producción de dopamina, la hormona que se encarga de provocar felicidad, emoción, diversión, etc. Por el contrario, la música lenta puede hacer sentir nostalgia o tristeza.
    • Ayuda a descansar mejor: ya que la música disminuye el estrés y la ansiedad, escucharla antes de acostarse ayuda a dormir.
    • Puede ayudar a mantener la calma durante la conducción:el estrés que provocan los atascos y retenciones puede disminuirse al escuchar música. Esto además evita que se cometan errores al volante.
    • Cantar aumenta la felicidad, especialmente si se hace en grupo.

    Otros beneficios de la música

    Además de sus efectos en la salud y el estado de ánimo, la música: 

    • Reduce el deseo de comer: según un estudio publicado en Psychological Reports, escuchar música mientras se come puede reducir el deseo de comer hasta en un 18%, además de aumentar el disfrute durante la misma.
    • Mejora las habilidades visuales y verbales: varios estudios están de acuerdo en que la música estimula el cerebro de los niños y mejora las habilidades comunicativas, especialmente las visuales y verbales.
    • Ayuda a practicar deporte: escuchar música mientras se hace ejercicio motiva y desvía la atención del esfuerzo, lo que disminuye la sensación de cansancio, fatiga o aburrimiento. Esto a la larga tiene consecuencias positivas en la salud.
    • Estimula la creatividad.
     
  • Los efectos del alcohol permanecen después de la resaca

    Los efectos del alcohol sobre la salud y las capacidades cognitivas y motoras son conocidos por la mayoría de la población. Beber alcohol –sea en pequeñas o grandes cantidades afecta a la memoria, la atención y la capacidad de visión. Es por eso que, bajo los efectos del alcohol, está prohibido realizar ciertas actividades como conducir.

    Tras el consumo de alcohol llega la resaca, que provoca malestar, dolor de cabeza y náuseas entre otros síntomas. Sin embargo, una vez que desaparece este malestar, no se recuperan al completo las capacidades cognitivas sino que los efectos de la resaca en el cerebro continúan incluso cuando no hay alcohol en sangre. Esta es la conclusión a la que ha llegado un estudio realizado por la Universidad de Bath (Reino Unido), publicado en noviembre de 2018 en la revista Addiction.

    Para realizar este estudio, los psicólogos encargados del mismo analizaron más de 700 investigaciones sobre el tema. Tras este análisis descubrieron que personas que ya habían procesado el alcohol consumido aún tenían afectada “la velocidad psicomotora, la memoria a corto y largo plazo y la atención sostenida. El deteriorado rendimiento en estas habilidades refleja una concentración y un enfoque más deficientes, una memoria disminuída y tiempos reducidos de reacción el día después de una noche de consumo excesivo de alcohol”, explicó Craig Gunn, uno de los autores principales del estudio.

    Estas deficiencias cognitivas podrían afectar seriamente a algunas actividades cotidianas. Según señalo Sally Adams, otra de las autoras del estudio: “nuestros hallazgos demuestran que la resaca puede tener graves consecuencias en la realización de actividades cotidianas como conducir, y actividades laborales, como la concentración y la memoria”. De esta manera, podría ser necesario, por ejemplo, esperar más tiempo del que se creía para que sea seguro coger el coche o manejar maquinaria pesada en trabajos de riesgo. No obstante, los investigadores destacan que aún son necesarios más estudios en este campo para llegar a conocer el impacto real de una resaca en estas actividades.

    Los efectos del alcohol

    Consumir alcohol afecta a muchos órganos del organismo como:

    • El cerebro: disminuye el autocontrol, la memoria, la concentración y las funciones motoras. Como ha concluido el citado estudio, estos efectos permanecen incluso después de que hayan desaparecido los síntomas de la resaca y el alcohol en sangre.
    • El corazón: aumenta la actividad cardíaca.
    • Los pulmones: acelera la respiración.
    • Los riñones: reduce los niveles de la hormona antidiurética y provoca deshidratación.
    • El hígado: es el principal perjudicado por el consumo continuado de alcohol.

    A la larga, un consumo excesivo de alcohol puede producir daños hepáticos más o menos graves -como hepatitis o cirrosis alcohólica-, daños en el esófago, el aparato digestivo, el páncreas e incluso el sistema nervioso.

    La resaca

    Según el citado estudio, se denomina resaca al conjunto de  "síntomas mentales y físicos experimentados el día después de un episodio de fuerte ingesta de alcohol, que comienzan cuando la concentración de alcohol en la sangre se acerca a cero".

    Síntomas de la resaca

    La resaca aparece normalmente cuando el alcohol en sangre baja hasta casi alcanzar 0 grados. Por lo general esto sucede a la mañana siguiente de haber bebido mucho. En función de qué bebida se haya ingerido y cuánta cantidad se haya tomado, podrían sufrirse los siguientes síntomas: fatiga y debilidad, sed excesiva, dolores musculares y de cabeza, naúseas y vómitos, sueño de mala calidad, mareos, temblores, falta de concentración, alteración del estado de ánimo y aumento de la sensibilidad a la luz y al sonido.

    Factores que aumentan el riesgo de padecer resaca

    Las resacas son provocadas por beber demasiado alcohol, cantidad indefinida que varía según la persona. Para algunas, un solo trago es suficiente para provocar resaca, mientras que otras pueden beber mucho sin sufrir resaca. Los factores que provocan que una resaca sea más grave o probable son:

    • Beber con el estómago vacío.
    • Consumir otras drogas, como la nicotina, a la vez que el alcohol.
    • No dormir bien o lo suficiente después de beber.

    Prevención de la resaca

    Lo mejor para evitar la resaca es beber con mucha moderación y conocer cuál es el límite que cada uno puede aguantar. Cuanto menos alcohol se beba, menos posibilidades hay de tener resaca. Algunos consejos para evitarla son:

    • Comer antes de beber y seguir haciéndolo mientras se esté ingiriendo alcohol.
    • Tomar un poco de agua entre bebidas. Esto ayudará a consumir menos alcohol y a evitar la deshidratación provocada por el consumo de esta sustancia.
    • Beber lentamente, ya que así disminuye la cantidad de alcohol ingerido.
    • No beber más allá del límite personal que cada uno tenga.

    Hay que recordar que consumir alcohol puede tener importantes efectos en la salud, por lo que su ingesta debe ser siempre muy moderada. 

  • Qué es el ASMR y cuáles son sus efectos

    El fenómeno de los vídeos ASMR está muy afianzado en plataformas como Youtube y cada vez son más los usuarios que recurren a ellos para relajarse. Sin embargo, a pesar de conocer lo placenteros que pueden resultar esos vídeos, muchas personas no saben qué significa el ASMR ni cuáles pueden ser sus efectos.

    Qué es el ASMR

    Las siglas ASMR significan Autonomous Sensorial Meridian Response (Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma) y hacen referencia a una sensación de placer, escalofrío o cosquilleo que se siente en la cabeza, el cuello o incluso la espalda y extremidades cuando se ven o escuchan ciertos estímulos.

    El ASMR empezó a darse a conocer en 2007 cuando un usuario habló en un foro de Internet sobre una sensación especial que había experimentado desde la infancia ante eventos aparentemente aleatorios y no relacionados. Según su explicación, la sensación era similar a la que se siente cuando alguien te pasa los dedos a lo largo de la piel. Tiempo después, la experta en ciberseguridad Jennifer Allen le dio el nombre de ‘respuesta sensorial meridiana autónoma’ a esta sensación, que también ha sido definida como ‘orgasmo cerebral o ‘euforia inducida por la atención’.

    Cómo se activa el ASMR

    Los estímulos que pueden producir la sensación ASMR son variados, aunque generalmente se relaciona con movimientos, sonidos o gestos rítmicos, lentos o cuidadosos que se repiten. Los desencadenantes de la sensación ASMR pueden ser percibidos principalmente a través de:

    • La visión: al ver los movimientos suaves de alguien o sus expresiones faciales amables. Por ejemplo, observar a alguien cortar pausadamente algo o hacer papiroflexia.
    • El oído: al escuchar sonidos de bajo volumen como palabras suaves o susurros, crujidos, golpecitos rítmicos y ruidos que se producen al rascarse, arrugar algo o pasar las páginas de un libro.
    • El tacto: al sentir un ligero tacto en el cabello, la mano o la espalda. Por ejemplo, al cortarse el pelo.

    No obstante, no todas las personas son capaces de sentir ese cosquilleo. De hecho, un mismo vídeo puede provocar ASMR a algunas personas y dejar a otras indiferentes. Una investigación de las universidades de Manchester y de Sheffield desveló que si una persona no tiene ASMR no puede sentir sus efectos. Consecuentemente, podrá relajarse pero no sentir el hormigueo. Además cada persona puede sentir el cosquilleo en una parte distinta (en el entrecejo, el cuero cabelludo, la espalda) y por diferentes estímulos.

    Aún no está claro de dónde procede ese cosquilleo que algunas personas experimentan con el ASMR. Según explica la neuropsicóloga Judit Subirana a la revista universitaria UOC News, algunos autores relacionan este fenómeno con neurotransmisores como las endorfinas y otros incluso afirman que las endorfinas también estimulan la dopamina. Si bien no hay aún una base neurológicamente bien descrita, Subirana cree que seguramente estén implicados algunos neurotransmisores porque éstas son sustancias esenciales para inducir sensaciones de placer asociadas.

    Efectos del ASMR

    Los efectos del ASMR aún están por investigar y, aunque se han hecho algunos estudios, sus resultados son dispares. No obstante, se dice que el ASMR puede tener los siguientes efectos en las personas que lo sienten:

    • Ayuda a conciliar el sueño: el ASMR se utiliza a menudo para ayudar a dormir, ya que relaja profundamente e incluso facilita un sueño de mayor calidad.
    • Mejora la productividad: la relajación que proporciona el ASMR puede ayudar a la persona a centrarse en el presente y ser más productivo.
    • Facilita la meditación: igual que ayuda a dormir y concentrarse, el ASMR puede facilitar la entrada al estado de trance necesario para una meditación eficaz.
    • Favorece la relajación muscular: existen vídeos que están centrados en la relajación física de los músculos para prevenir el dolor causado por la tensión.
    • Reduce la ansiedad: el ASMR puede ayudar a reducir la sensación de ansiedad y, de hecho, hay algunos vídeos grabados con tal fin. Una de las pocas investigaciones realizadas sobre el tema midió las respuestas psicológicas y emocionales de varias personas al exponerse a vídeos ASMR y descubrió que el ritmo cardíaco bajó, disminuyendo los niveles de estrés y aumentando la sensación de calma.
  • Vacuna contra la gripe: Efectos secundarios

    Vacuna contra la gripe: introducción

    La gripe es uno de los problemas más comunes de la época invernal. Se trata de una infección respiratoria que ocasiona la acción de varios virus en nuestro organismo. La mayoría de las personas que la padecen suelen mejorar, pero existen casos en los que se complica hasta el punto que puede derivar en fallecimientos. Según fuentes autorizadas en el ámbito de la salud, recibir la vacuna contra la gripe cada año “es la mejor forma de reducir la posibilidad de contraer la infección y contagiar a otras personas”. Es muy importante. Y es que la vacuna genera anticuerpos unas dos semanas después de su aplicación. Estos se encargan de proteger nuestro organismo contra la infección con los virus que contiene la propia vacuna contra la gripe. 

    Lo cierto es que existen distintos tipos de vacunas contra la gripe, incluyendo específicas para esas personas mayores de 65 años. Solo su especialista sabrá indicarle cuál de ellas es la más adecuada para usted. Toda persona de medio año o personas mayores deben ser vacunados cada temporada contra la gripe. Eso sí, si eres alérgico al huevo debes consultar con tu especialista antes de recibir la vacuna.  

    De igual forma debes informar si tu organismo ha reaccionado con anterioridad a las vacunas, o si bien tiene fiebre o tiene el conocido como síndrome de Guillain Barré, un trastorno poco común que hace que el sistema inmunitario ataque el sistema nervioso periférico dificultando la transmisión de señales. 

    ¿Por qué debe vacunarse contra la gripe? Tipos de vacuna

    Según el Centro para la Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos, la vacuna contra la gripe es la mejor forma de defenderse. Suponen beneficios como esa protección y evitar hospitalizaciones y la posible muerte. 

    Existen vacunas tradicionales contra la gripe, llamadas trivalentes, que se fabrican para proteger contra los tres virus de la gripe: el de la gripe A H1N1 -estos son sus síntomas -  el de la gripe A H3N2 y un virus de la gripe B.  También existen vacunas conocidas como tetravalentes que brindan protección contra los mismos virus de la anterior más un virus de la influenza B. 

    La realidad es que la efectividad de la vacuna contra la gripe puede variar  de un año a otro. La protección depende de la edad y también del estado de salud de la persona que lo recibe y hasta de la ‘correspondencia’ entre los virus incluidos en la vacuna y los que se expanden en esta época del año. Por ello es importante llevar a cabo el procedimiento todos los años. 

    Efectos secundarios de la vacuna contra la gripe

    Si se preguntan si la vacuna contra la gripe le evade por completo de la enfermedad, lo cierto es que no. Según destacan las fuentes norteamericanas citadas con anterioridad, la vacuna puede fabricarse con el virus de la vacuna contra la gripe que ha sido “desactivado” y por tanto no es infeccioso, o bien con proteínas de un virus de la vacuna contra la gripe en vez de varios virus de la propia inyección.  Pero pueden generarse efectos secundarios. 

    Estos virus son debilitados con la vacuna contra la gripe. Están adaptados al frío y solo causan infección con temperaturas más bajas de las que residen en el interior de la nariz. Pero como efectos secundarios a la aplicación de esta pueden ser los siguientes: 

    • Fiebre
    • Dolores
    • Enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la zona donde se administró la inyección correspondiente. 

    Son casos leves que duran poco tiempo. Como norma habitual, aquellas personas que reciben la vacuna contra la gripe no presentan problemas graves. Sin embargo, en extrañas ocasiones, puede generar problemas como reacciones alérgicas severas, de ahí la importancia de mantener informado en todo momento a su especialista. 

    Fuentes: 

    Biblioteca Nacional de Estados Unidos (NIH): 

    Centro para el Control y Prevención de Enfermedades norteamericano (CDC):