riesgo, - Salud IDEAL

  • Cardiopatías congénitas: lo que debes saber en el día internacional

     

    Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas

    El 14 de febrero es el Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas. Se trata de lesiones anatómicas de una o varias de las cuatro cámaras cardíacas de los tabiques que las separan, o bien de las válvulas o tractos de salida – zonas ventriculares por donde sale la sangre del corazón- y que se originan desde nacimiento. Las causas aún todavía hoy se desconocen pero los avances científicos han permitido determinar, al menos qué situaciones nos podemos encontrar. 

    La realidad es que las cardiopatías congénitas, por las cuales hoy celebramos el Día Internacional no son tan poco frecuentes como se puedan pensar. De ahí a la existencia de esta información. Aproximadamente ocho de cada mil recién nacidos padecen este problema que supone una gran preocupación para los progenitores en el momento de conocerla. Lo cierto es que una cardiopatía congénita que no se diagnostique puede derivar en un problema serio, especialmente en los recién nacidos, quienes podrían empeorar su estado de salud en días e incluso en pocas horas.  

    Una cardiopatía congénita no tratada en niños mayores puede llegar a ser un condicionante en el futuro de su vida, alterando incluso en ciertos casos la función del corazón durante los 80-90 años de vida que pudiera tener nuestro hijo o hija. Su existencia incluso podría acortar su esperanza de vida. En España nacen aproximadamente cuatro millares de niños con cardiopatías congénitas al año. Por ello hoy celebramos su día internacional. 

    Tipos de cardiopatías congénitas

    A día de hoy existen hasta más de medio centenar de malformaciones distintas, tanto que se ha convertido casi en una investigación policial la detección. Unas circunstancias que pueden ser leves y que simplemente requieren de revisiones, pero otras requieren de cirugías o cateterismos repetidos. De hecho, con el paso del tiempo se ha incrementado el número de intervenciones más precozmente, incluso antes del nacimiento. Estas han conseguido aumentar la esperanza de vida y la calidad de vida de los niños. El dato es que más del 85 por ciento de los menores llegan a la edad adulta. 

    Algunos de los tipos más comunes de cardiopatías congénitas pueden ser: 

    • Anillo Vascular
    • Hemitronco arterial
    • Atresia pulmonar con CIV 
    • Atresia pulmonar con septo intacto
    • Canal AV y Ostium Primum
    • Comunicación Interauricular (CIA)
    • Comunicación Interventricular (CIV)
    • Coartación de aorta (Coa) Hipoplasia del arco aórtico. 
    • Coronariopatías. 
    • Con triatriatum. 
    • Doble salida del ventrículo derecho. 
    • Drenaje venoso pulmonar anómalo parcial. 
    • Drenaje venoso pulmonar anómalo total.
    • Ductus. 
    • Ebstein. 
    • Estenosis pulmonar (EP). 
    • Tetralogía de Fallot. 
    • Hipoplasia de ventrículo izquierdo. 
    • Interrupción del arco aórtico. 
    • Isomerismo Heterotaxia. 
    • Transposición de grandes arterias. 
    • TGA congénitamente corregida. 
    • Truncus. 
    • Valvulopatía aórtica. 
    • Valvulopatía Mitral. 
    • Doble cámara de ventrículo derecho. 
    • Ventana Ao-P. 
    • Ventrículo único. 

    Riesgos y diagnóstico

    Como decimos en este Día Mundial de las Cardiopatías Congénitas, en el mundo se dan aproximadamente entre 4 y 9 casos por cada millar de neonatos. En el planeta se generan casi un millón y medio de casos nuevos al año, siendo la cardiopatía más frecuente la malformación congénita.  Cualquiera podría tener un hijo con un problema así, pero existen circunstancias que suponen un riesgo mayor como si alguno de sus padres padece una cardiopatía congénita, o si tienen una enfermedad genética como síndrome de Downo de Turner o si durante el embarazo se suceden complicaciones como infecciones por rubeola, o la madre consume sustancias como alcohol o ciertas drogas. 

    En lo que respecta a su diagnóstico, la gran mayoría de las cardiopatías congénitas por las que hoy celebramos el día internacional, se diagnostican antes del parto en los estudios rutinarios. Sin embargo existen otras que se detectan en el nacimiento o incluso poco después. Las revisiones habituales que se llevan a cabo después de nacer son fundamentales para identificar cualquier problema importante en edad temprana. 

    Tratamiento y pronóstico

    En caso de tener sospechas ante una posible cardiopatía congénita, el especialista lleva a cabo una ecocardiografía, técnica por la cual se puede evaluar la estructura y función del corazón. Algunos tipos de cardiopatías congénitas, por las que celebramos hoy su día internacional, no necesitan tratamiento, ya que se resuelven de forma espontánea durante el desarrollo del ser humano. 

    Sin embargo, en otras ocasiones, los tratamientos pueden ser más diversos dependiendo de la cardiopatía en cuestión. Por ejemplo, si tiene influencia en la circulación de la sangre o su oxigenación, generalmente se requieren correcciones quirúrgicas o intervenciones llevadas a cabo mediante cateterismo. En casos más graves se opta por el trasplante cardíaco. 

    Pero como decimos en este Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas, el concepto es sumamente amplio. Tanto que abarca desde complicaciones de gravedad hasta pequeños defectos a nivel de los septos ventricular o auricular, situaciones asintomáticas y perfectamente compatibles con una vida normal. 

    *NOTA: Este artículo tiene una finalidad informativo- divulgativa. Siempre ha de ser un médico especialista el que determine los procesos de diagnosis, tratamiento y terapias complementarias que estime. Si cree que puede estar enfermo acuda a su centro de salud o a un especialista colegiado, bajo ningún concepto se automedique o tome decisiones relativas a su salud en virtud de lo leído aquí o en cualquier otro sitio web.

    FUENTES: 

    Asociación Española de Pediatría 

    Unidad de Cardiopatías Congénitas 

    Fundación Española del Corazón (FEC) 

     

  • Helicobacter pylori: qué es, causas, síntomas, riesgo y prevención

    Qué es el Helicobacter pylori

    Probablemente muchos hayan escuchado hablar sobre él. El helicobacter pylori no es otra cosa que un tipo de bacteria que se encarga de causar infecciones estomacales y está más extendido de lo que se piensa. Dos tercios de la población mundial lo padecen y es posible su transmisión a través de agua o alimentos contaminados, algo que los especialistas siguen investigando. Se le relaciona directamente con las úlceras gástricas, prepilóricas y duodenales además de aumentar el riesgo de padecer un adenocarcinoma gástrico y linfoma. 

    La gran mayoría de las personas no se dan cuenta de que padecen una infección por el helicobacter pylori. En caso de padecerlo, su tratamiento más habitual suele ser con antibióticos, y por tanto, para su receta se hace requisito imprescindible una prescripción de su especialista. Hoy vamos a tratar toda la información que debes saber sobre el helicobacter pylori, el cual, como decimos, afecta a más de la mitad de la población mundial. En España, se establece la cifra en un 50 por ciento de la población.

    Se trata de un microorganismo gran – negativo altamente adaptado a un entorno ácido. Su incidencia de infección aumenta con la edad, y es que a los 60 años, alrededor de una de cada dos personas lo padecen. 

    Causas y síntomas del helicobacter pylori

    Según fuentes especializadas, la mayoría de personas que padecen una infección por la acción del helicobacter pylori no suele presentar síntomas. Una situación que todavía se desconoce aunque son muchos los investigadores que se esmeran en conocer una respuesta. De hecho, apuntan a la posibilidad de que algunas personas nazcan con una mayor resistencia a sus efectos nocivos. 

    Los síntomas del helicobacter pylori, normalmente, suelen aparecer como dolor o ardor en el abdomen, dolor abdominal agudo cuando tenemos el estómago vacío, náuseas, pérdida de apetito, eructos frecuentes, hinchazón y adelgazamiento involuntario.  Es por ello que, si tienes dificultad para tragar o aparece sangre o un tizne negro en heces o vómitos, consultes a tu especialista.  

    La realidad es que aún se desconocen de forma exacta cuáles son las causas en las que el helicobacter pylori produce una infección. Puede transmitirse de una persona a otra por contacto directo con la saliva, por vómito o por la propia materia fecal además de por algunos alimentos o agua que se encuentre contaminada. Pero insistimos en que aún se precisan distintas líneas de investigación para aclararlo. Sí sabemos que, según su localización dentro del estómago, los efectos de la infección varían. 

    Riesgo, complicaciones y prevención ante el helicobacter pylori

    Cabe destacar que el Helicobacter pylori, a menudo, se contagia en la infancia. De hecho, se considera como factores de riesgo la vida en condiciones de hacinamiento –con muchas otras personas- o sin una fuente confiable de agua limpia, o con personas con infección de piel o en un país en vías de desarrollo. 

    El helicobacter pylori puede generar además ciertas complicaciones en nuestro organismo como son las úlceras de estómago, que suponen un molesto despertar,  al dañar la mucosa protectora del estómago y del intestino delgado. El ácido estomacal puede producir esa llaga abierta. En cifras, el 10 por ciento de las personas con este microorganismo padece una úlcera. 

    También puede derivar en una inflamación de la mucosa del estómago – gastritis- o incluso cáncer de estómago, situación a la cual, aseguran, hacer tareas domésticas reduce el riesgo de padecerlo,  siendo en este caso un factor de riesgo importante. 

    Por ello, en lugares del planeta donde la infección por el helicobacter pylori y sus complicaciones son frecuentes, los médicos instan a analizar a personas sanas en su búsqueda. Para prevenir infecciones se recomienda estas tres cosas fundamentales: 

    • Lavarse las manos tras usar el baño y antes de comer.
    • Alimentarse con productos preparados de forma adecuada. 
    • Beber agua de fuentes seguras y limpias. 

    Fuentes: 

    Biblioteca Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH)

    Mayo Clinic

    Farmacéutica MSD