Infarto: pasos, qué hacer, causas y síntomas

 

Qué es un infarto

El infarto de miocardio es la principal causa de muerte en todo el mundo. En España se producen aproximadamente unos 120.000 cada año, cifra que según aseguran los especialistas podría reducirse ostensiblemente si nos decantásemos por controlar los factores de riesgo e incorporásemos a nuestra rutina diaria hábitos de vida saludable. Y es que, ciertamente es una situación que debemos valorar, ya que provocan tres de cada diez muertes en España. Es por ello que debemos saber qué hacer paso por paso en caso de sufrir o encontrarte con un infarto. 

En el mero sentido de la palabra, un infarto es la muerte de las células del músculo cardiaco debido a la ausencia de riego sanguíneo, debido a la obstrucción de una arteria coronaria. Cuando determinada zona del corazón no recibe la sangre que necesita, empieza a morir. Dependiendo de la cantidad de músculo con necrosis, la importancia de un infarto es una u otra. He aquí la residencia de la importancia por mantener hábitos de vida saludable, controlar la alimentación y aplicarse una rutina de deporte que no tiene por qué ser extremo sino el necesario para gozar de una salud óptima. 

Causas del infarto 

Normalmente, los infartos de miocardio aparecen en ese perfil de personas que cuentan con los conocidos como factores de riesgo. Las causas más comunes son la edad – ahora se ha registrado un crecimiento de infartos en pacientes de entre 30 y 40 años - el consumo de tabaco, la hipertensión arterial, la diabetes y las alteraciones de las grasas en sangre, también conocidas como colesterol, además de cierta predisposición familiar. 

La realidad es que todos ellos contribuyen al estrechamiento de las arterias coronarias lo que impide que el oxígeno acceda hasta el miocardio, la parte muscular del corazón. Al no recibirlo, se ve imposibilitado para generar la energía para contraerse y las células del tejido, como decimos, comienzan a morir. 

Síntomas de un infarto: 

El infarto siempre se reconoce por la aparición brusca de síntomas como dolor intenso en el pecho o en la zona precordial, donde se ubica la corbata. Además, existen otros síntomas muy a tener en cuenta como la sensación de malestar general, mareo, náuseas y sudoración. El dolor, de hecho, puede extenderse al brazo izquierdo, a la mandíbula, al hombro, al cuello o a la espalda. 

Además, cabe resaltar que aproximadamente la mitad de los infartos aparecen sin síntomas previos. Sin embargo, en otros casos, unos meses antes de padecerlo puede ser que el o la paciente presente molestias precordiales, sensación de malestar, cansancio, mayor irritabilidad o incluso molestias en el estómago lo que hace confundir estos síntomas. 

También cabe resaltar que en mujeres, diabéticos y ancianos es posible que la presión torácica no aparezca, pero sí puede manifestarse en otras formas más atípicas como el dolor de estómago mencionado con anterioridad.  La sudoración fría, un malestar intenso, un pulso cardíaco lento pueden acompañar a cualquiera de estos síntomas, pero debe saber que una cuarta parte de los infartos de miocardio aparecen sin dolor de peco y sin otros síntomas.  Es por ello que resulta clave reconocer cada caso y saber qué hacer paso por paso. 

Qué hacer ante un infarto: paso a paso

Lo cierto es que según los especialistas, por cada minuto que transcurre, la posibilidad de supervivencia disminuye en un diez por ciento, lo que se traduce en que los primeros diez minutos son fundamentales.  A través de la infografía que acompaña a este texto sabrás qué hacer paso por paso cuando presencies o creas padecer los primeros síntomas de un infarto.  

 Fuentes: 

National Institutes of Health (EEUU) 

Clínica Universidad de Navarra (CUN) 

Laboratorios Cinfa 

Instituto Nacional de Estadística (INE)