Antihipertensivos para prevenir una enfermedad mortal

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) emitió una nota de prensa a finales de la pasada semana para confirmar un nuevo hallazgo que ha resultado de una investigación liderada por sus expertos, de forma conjunta con el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares. El mismo descubre que un control eficaz de la hipertensión arterial a través de fármacos antihipertensivos evitaría un problema tan grave como mortal como es el hematoma intramural aórtico

El trabajo, publicado en la revista ‘Nature Communications’ revela la efectividad de ese tipo concreto de fármacos en una enfermedad mortal como es el hematoma intramural. Este consiste en una acumulación de sangre en la pared de la aorta sin desgarro de su capa más interna en contacto con el torrente circulación.  En su fase aguda puede bien reabsorberse o evolucionar con rapidez a una disección aórtica. 

Este problema mortal que podría regularse con los antihipertensivos también presenta evoluciones comunes que derivan en la aparición de una dilatación o ensanchamiento anómalo de cierta parte de la aorta, escenario que puede derivar también en el correspondiente desgarro y, por consiguiente, en el fallecimiento. 

Cualquiera de las dos situaciones, según los expertos, “son indolentes” ya que apenas se exponen en síntomas. El científico del CSIC en el Instituto de Investigaciones Biomédicas Miguel Campanero asegura que por las situaciones límites que plantean, “requieren un diagnóstico certero y precoz”, además de un “riguroso seguimiento y tratamiento”. 

Hoy no existen tratamientos farmacológicos validados capaces de prevenir la evolución desfavorable. Solo una intervención quirúrgica podría subsanarlo, pero no está exenta de riesgo. Es por ello que los expertos veían un campo de interés el analizar los mecanismos responsables de la formación del hematoma intramural. 

Juan Miguel Redondo, del Centro Nacional de Investigadores Cardiovasculares, reconoce que el estudio ha demostrado la acción de fármacos antihipertensivos “previenen completamente la formación del hematoma intramural”. Llegan a esa conclusión tras la creación de un modelo animal que reproduce con un alto grado de  fidelidad estas situaciones.