¿Sabemos cómo actuar ante un infarto? A los diez minutos, la posibilidad de supervivencia es mínima

En España se producen más de 30.000 casos nuevos al año de muerte súbita, circunstancia que convierte al infarto en una de las primeras causas de fallecimiento no solo en nuestro país, sino en todo el mundo. A estas cifras hay que sumarle la mitad de intentos de reanimación practicados por los servicios de emergencia. Suelen ser circunstancias repentinas que pueden suceder en cualquier momento, y por ello, resulta especialmente importante el hecho de saber cómo actuar ante ellos. Los ocho primeros minutos son fundamentales. 

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Fundación Española del Corazón (FEC), en colaboración con Cruz Roja, han presentado un informe en el que se solicita un plan de acción interministerial para centrar las miradas en la parada cardíaca. En él intervendrían ministerios como Sanidad, Interior, Educación, Cultura y Deporte. 

El infarto – o muerte súbita- es un fallecimiento repentino que se da durante la primera hora en la que se inician los síntomas. La causa no es otra que la fibrilación ventricular -arritmia cardiaca que produce la pérdida de latido efectivo y que provoca la detención del corazón- que se expone con pérdida de pulso, conocimiento y respiración. 

Dicho análisis expone que “por cada minuto que transcurre, la posibilidad de supervivencia disminuye un 10 por ciento”. Además, recalca que a los diez minutos, las posibilidades son mínimas. Es por ello que se debe comenzar cuanto antes la reanimación. 

Tal como recoge la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, estos son los primeros auxilios que se deben practicar: 

  • Procure que la persona se siente, descanse y trate de mantener la calma. 
  • Afloje cualquier prenda de vestir ajustada. 
  • Pregúntele por su medicación o por algún problema cardíaco conocido. 
  • Solicite ayuda médica urgente. 
  • Si la persona está inconsciente, llame al número de emergencia. Si es un bebé o un niño, aplique la reanimación cardiopulmonar (RCP) durante un minuto. 

NO SE DEBE 

  • Dejar a la persona sola excepto para pedir ayuda si es necesario. 
  • No permita que le convenza para no pedir ayuda. 
  • No espere a ver si los síntomas desaparecen. 
  • No suministre nada por vía oral salvo medicamento recetado para el corazón como la nitroglicerina
  • .