Infusiones de cola de caballo: ¿Para qué se utilizan y cuánto tiempo debemos tomarlas?

Es uno de los remedios naturales por excelencia de la última época. El consumo de ‘Equisetum’, popularmente conocido como cola de caballo, es un recurso que encontramos en plena naturaleza y que, aseguran los especialistas, sirve para combatir problemas renales y otras situaciones conflictivas para el organismo.  Si bien es cierto, tiene ciertas contraindicaciones. De hecho, hay diferentes perfiles de personas a quienes no se recomiendan su consumo. Hoy, aclaramos cómo se puede tomar, también en infusiones y para qué se suele utilizar. 

 

Tal como recoge el portal digital de la revista de salud y bienestar ‘WebConsultas’, la cola de caballo se toma “tanto fresca como una vez seca”. Además, en los herbolarios se pueden encontrar en otros formatos diferentes que quizá puedan resultar más atractivos. La más solicitada  Lo cierto es que, en función de la situación que pretendas paliar, debes calibrar su empleo. 

• Por ejemplo, la planta fresca para decocción, de 30 a 50 gramos por litro de agua es la porción ideal, para tomar 2-3 tazas al día. 

• La planta seca, para infusión, de 10 a 20 gramos por litro, a tomar 2-3 tazas al día. 

• El jugo de la planta fresca, licuada, una cucharada al día como tónico para la fatiga y la debilidad. 

• En comprimidos o cápsulas, de 4 a 6 al día después de comer. 

• En extracto líquido, como diurético y hemostáticos, hasta 20 gotas en tres tomas diarias acompañándolas de agua o zumo de frutas. 

• La decocción para aplicar vía externa en compresas, lavados o baños parciales. 

• Decocción depurada para utilizarla en enjuague, lavaojos o colirios. 

• Decocción para aplicar en masaje y fricción del cuero cabelludo. 

¿CUÁL ES LA DOSIS IDEAL? 

Dicho portal, además, incluye una serie de recetas para elaborar una infusión, incluyendo cuantías y tiempo estimado de toma para diferentes problemas como la infección urinaria, las hemorroides, hemorragia nasal o la dermatitis atópica, una patología esta última que la mitad de quienes lo padecen, tratan de esconder la enfermedad. 

Por su parte, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos (NIH), asegura que la dosis apropiada “depende de muchos factores” como la edad o el estado de salud. Hoy no existe suficiente información científica para determinar una cuantía apropiada de consumo y recuerda que “los productos naturales no son siempre necesariamente seguros” y que “las dosis pueden ser importantes”. 

“Asegúrese de seguir las instrucciones en las etiquetas de los productos y consulte con su farmacéutico, doctor otro proveedor de salud médica antes de emplearlos”, recuerdan. 

 

0 0 voto
¡Vótame!
Suscríbete
Avisos de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber lo que piensas. ¡Comenta!x
()
x