Cómo cuidar los pies de los niños

Los pies de los niños se desarrollan poco a poco hasta que alcanzan la edad adulta. Durante la infancia se pueden producir cambios en la forma de pisar y pueden aparecer patologías como pies planos o valgos, enfermedad de Sever, mala posición de los dedos… Para prevenir o solucionar estos problemas es muy importante cuidar adecuadamente los pies de los pequeños y acudir a revisiones podológicas.

Consejos para cuidar los pies de los niños

Para cuidar correctamente los pies de los niños es recomendable seguir estos consejos:

  • Lavar los pies a diario con agua y jabón neutro. Después se deben secar muy bien, prestando especial atención a la zona que hay entre los dedos. Por último, es recomendable aplicar crema hidratante.
  • No utilizar todos los días zapatillas de deporte: el calzado deportivo no permite una buena transpiración del pie, lo que causa sudoración excesiva y la maceración del pie. Esto puede dar lugar a infecciones, verrugas y eccemas. Por ello, este tipo de calzado debe elegirse lo más transpirable posible y reservarse para la práctica deportiva.
  • Cambiar los calcetines todos los días y escoger aquellos elaborados con fibras naturales como el algodón, evitando los tejidos acrílicos.
  • No utilizar zapatillas con ruedines, pues crean inestabilidad y sobrecarga en el pie.
  • Cortar las uñas después del baño, pues es el momento en el que están más blandas. Hay que cortarlas de forma recta ya que, si no, se podrían clavar en la piel.
  • No usar zapatos heredados de amigos o familiares, ya que el calzado se adapta al pie del que lo usa y puede alterar el apoyo de la persona que lo herede.
  • Vigilar que los niños no compartan zapatos, ya que podrían contagiarse hongos. Asimismo, es importante que los niños lleven chanclas en la piscina y otros sitios públicos con agua, en los que proliferan los hongos.
  • Revisar los pies de los niños para detectar durezas, heridas, ampollas o zonas enrojecidas. Pueden ser síntomas de que hay una infección o problema en el pie.
  • Renovar el calzado cuando se detecte que está gastado.
  • Animar a los más pequeños a caminar descalzos en lugares seguros (como dentro de casa), ya que esto ayuda a que sus pies se desarrollen.

Cómo elegir el calzado

A la hora de comprar calzado es imprescindible elegir la talla más adecuada. No se deben escoger zapatos que queden holgados para que duren más tiempo, sino que han de ajustarse perfectamente al pie. Lo recomendable es que el dedo largo del niño quede a 0,5 centímetros de la punta del zapato. Para probarlos en la tienda lo mejor es hacerlo por la tarde (cuando los pies están más hinchados) y con los calcetines puestos.

Por otro lado, es recomendable que los zapatos escogidos:

  • Sean ligeros.
  • Tengan suela de goma para evitar resbalones.
  • Sean flexibles, para que puedan doblarse al caminar.
  • Tengan punteras anchas y rígidas, para que los dedos se muevan cómodamente.
  • Tengan contrafuerte, para que los pies no pisen hacia los lados.
  • Incluyan un velcro o cordones que sujeten bien el empeine.

Por qué llevar a los niños al podólogo

Es muy importante realizar un seguimiento de los pies durante la infancia para controlar la evolución de la pisada y detectar patologías de forma precoz. Los expertos recomiendan llevar a los niños al podólogo anualmente desde los 4 o los 5 años, así como realizar un estudio biomecánico de su pisada. Muchos de los problemas en la marcha y los pies se pueden solucionar durante la infancia gracias a tratamientos sencillos como férulas, plantillas personalizadas y ejercicios adaptados, entre otros.

Si se detectan alteraciones en la forma de apoyar los pies o caminar del niño es imprescindible acudir a un podólogo. Algunos síntomas que pueden alertar de la necesidad de acudir al especialista son: desgaste anormal de la suela de los zapatos, el niño se cae con frecuencia, se descalza a menudo y no quiere ponerse los zapatos, anda de puntillas, mete los pies hacia dentro o hacia fuera, se cansa al caminar, sus uñas o piel presentan un aspecto diferente o le duelen los pies, las piernas, las rodillas o las caderas.

Si quiere llevar a los niños a una revisión de los pies puede acudir Clínica Parra Vázquez, que tiene una unidad especializada en podología. Sus profesionales cuentan con conocimientos de medicina general, fisiología, anatomía y otras ramas de la medicina para tratar de la mejor manera la salud del pie. Puedes encontrar su consulta en Avenida Medina Olmos nº 45, 18500, Guadix, Granada.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x