Otitis externa: causas, síntomas y tratamiento

La otitis externa u ‘oído del nadador’ es la infección por hongos o bacterias del conducto auditivo externo, que va desde la oreja al tímpano. Esta infección generalmente aparece como consecuencia del agua que permanece en el oído después de bañarse, lo que crea un ambiente húmedo que favorece la proliferación de gérmenes. Aunque puede surgir en cualquier momento y edad, esta patología es más frecuente entre los niños y durante el verano.

Síntomas de la otitis externa

Los principales síntomas de la otitis externa son:

  • Dolor que se acentúa al tirar del pabellón auricular o presionarlo. Su intensidad puede ir desde una simple molestia hasta dolor severo. A veces está precedido por un picor.
  • Enrojecimiento e hinchazón del oído externo.
  • Secreción de un líquido claro y sin olor.
  • Dificultad para oír si el pus o la hinchazón bloquean el paso de sonido.

En casos más graves pueden aparecer otros síntomas: dolor irradiado por la cara o el cuello, hinchazón de los ganglios linfáticos del cuello y obstrucción completa del canal auditivo.

Causas de la otitis externa

Normalmente este tipo de otitis aparece cuando el oído está en contacto con el agua de forma continua, pues este contacto favorece la aparición de los hongos y bacterias que causan la infección. El uso intensivo de las piscinas y playas durante el verano explica por qué esta dolencia es más común en esta estación.

No obstante, la otitis externa también puede aparecer a consecuencia de la existencia de eccemas y alergias que promueven la infección. Asimismo, las heridas o daños en el oído provocados por algún objeto, como bastoncillos de algodón o auriculares, pueden ocasionar pequeñas roturas en la piel que facilitan el crecimiento de bacterias.

Teniendo en cuenta las causas de la aparición de esta inflamación, hay que prestar atención a los siguientes factores de riesgo:

  • La humedad: favorece que la flora habitual del conducto auditivo cause una infección.
  • Penetración en el oído de agua con altos niveles de bacterias.
  • Tener la piel muy seca (dermatitis, eccemas…).
  • La escasez de cera, que es una defensa natural del cuerpo frente a las infecciones.
  • Aparición de heridas por una limpieza agresiva del oído: estas heridas permiten que las bacterias tengan acceso a tejidos más profundos.
  • Uso constante de aparatos que obstruyen el canal del oído, como auriculares o tapones, que también pueden causar rasguños en el canal auditivo.

Tratamiento de la otitis externa

Cuando aparecen síntomas de otitis es importante acudir al médico para aliviar el dolor y, sobre todo, evitar que la infección se extienda. El tratamiento puede variar en función de la gravedad de la infección. Generalmente se recetan analgésicos para el dolor y unas gotas óticas que contienen una mezcla de antibióticos, antifúngicos y corticoides, lo que ayuda a reducir la inflamación y eliminar la infección. Estas gotas se suelen aplicar durante una semana o 10 días.

En ocasiones el conducto auditivo puede estar demasiado cerrado por la inflamación, de manera que las gotas no se introducen y, por tanto, no son efectivas. En este caso el especialista puede colocar una ‘mecha’ de algodón o gasa en el canal auditivo para que las gotas penetren mejor. Si la infección es grave, también puede recetar antibióticos orales.

Además de seguir las instrucciones del médico sobre el uso de gotas y antibióticos, es aconsejable tomar medidas preventivas para que no entre más agua en el conducto, como evitar sumergir el agua durante varios días o semanas. Asimismo, mientras dure la infección no se deben usar tapones, audífonos ni auriculares.

Prevención

Para prevenir la aparición de la otitis es recomendable seguir estos consejos:

  • Limpiar y secar suavemente el conducto auditivo tras cada baño con la punta de la toalla.
  • No utilizar bastoncillos: empujan el cerumen hacia el fondo del oído.
  • No meter las uñas ni objetos extraños en los oídos, ya que podrían causar heridas e infección.  
  • Los pacientes con predisposición a padecer estas infecciones pueden usar tapones y gorros de baño para nadar.
0 0 voto
Puntuación
Suscríbete
Notifícame de
guest
1 COMENTARIO
Los más viejos
Los más nuevos Los más votados
Inline Feedbacks
View all comments
trackback

[…] otitis externa u ‘oido del nadador’ es una infección por hongos o bacterias del conducto auditivo externo. […]

También te puede interesar

1
0
Nos encantaría saber qué opinas. Por favor, déjanos tu comentario.x
()
x