Síndrome del túnel carpiano: causas, síntomas y tratamiento

El túnel carpiano es un pasaje estrecho situado en la palma de la mano que discurre entre los huesos de la muñeca y el ligamento anular del carpo. Por este túnel pasan los tendones flexores de los dedos y el nervio mediano. Este nervio se encarga de proporcionar sensación a la palma del pulgar y a todos los dedos excepto el meñique, además de emitir las señales nerviosas para mover los músculos que rodean la base del pulgar. Si el nervio se daña por un aumento de la presión aparece el llamado síndrome del túnel carpiano.

Síntomas

Los síntomas del síndrome del túnel carpiano suelen aparecer progresivamente. Los más frecuentes son dolor en la región de la muñeca y el antebrazo y sensación de calambre y hormigueo en los dedos pulgar, índice, medio y parte del anular. Algunas personas señalan que sus dedos se sienten hinchados a pesar de que no se ve inflamación. A menudo estos síntomas aparecen primero por la noche, ya que muchas personas suelen dormir con la muñeca flexionada.

Más adelante puede aparecer disminución de la sensibilidad en la mano. Posteriormente, si el síndrome no se trata, puede aparecer debilidad y atrofia de algunos músculos de la mano así como torpeza al manipular objetos.

Causas

El síndrome del túnel carpiano está provocado por la presión del nervio mediano. Hay múltiples causas que pueden apretar o irritar el nervio a su paso por el túnel carpiano. Por ejemplo, una fractura de muñeca puede estrechar el túnel carpiano e irritar el nervio, igual que la inflamación causada por la artritis reumatoide o el engrosamiento de tendones irritados. Muchas veces el síndrome es resultado de la combinación de varias causas.

Existen algunos factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de irritación o daño al nervio mediano. Son los siguientes:

  • Factores anatómicos: una alteración de los huesos de la muñeca provocada, por ejemplo, por una fractura, puede alterar el espacio dentro del túnel y ejercer presión en el nervio. El síndrome también puede deberse a una predisposición congénita (algunas personas tienen el túnel más pequeño que otras).
  • Sexo: es una dolencia más frecuente en mujeres. Esto puede deberse a que la zona del túnel carpiano es más pequeña que en los hombres.
  • Afecciones que provocan lesiones en los nervios: ciertos trastornos metabólicos como la diabetes aumentan el riesgo de lesión en los nervios.
  • Enfermedades inflamatorias como la artirtis pueden afectar al revestimiento que rodea los tendones de la muñeca y ejercer presión sobre el nervio mediano.
  • El tratamiento con ciertos medicamentos como los anticonceptivos por vía oral, la cortisona o los que se recetan para la tensión arterial elevada.
  • Enfermedades degenerativas como la artrosis de los huesos del carpo.
  • La obesidad.
  • La retención de líquidos, que puede aumentar la presión en el túnel carpiano e irritar el nervio.
  • Factores del lugar de trabajo: se cree que el trabajo con herramientas vibratorias, las tareas que requieren movimientos repetitivos de mano o posturas forzadas de la muñeca, el apoyo prolongado sobre el telón de la mano y el uso de ordenadores pueden dañar el nervio mediano. No obstante, existen pruebas científicas contradictorias y no se han identificado como causas directas del síndrome.
  • Otras enfermedades: endocrinológicas (hipotiroidismo o acromegalia), de depósito (amiloidosis, mucapolisacaridosis) o tumores del túnel del carpo.

Tratamiento

El diagnóstico precoz del síndrome es importante para evitar la lesión irreversible del nervio. El tratamiento tiene como objetivo reducir la presión sobre el nervio mediano y para ello hay varias opciones:

  • Tratamiento no farmacológico: en casos leves, el síndrome se puede tratar inmovilizando la muñeca con una férula, aplicando hielo en la muñeca, haciendo ejercicios de estiramiento y fortalecimiento muscular y sometiéndose a un tratamiento rehabilitador o con electroterapia. También es importante modificar las actividades manuales que provocan la compresión del nervio y adoptar medidas ergonómicas en el entorno de trabajo para evitar posturas forzadas.
  • Fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno. Ayudan a aliviar el dolor.
  • Infiltración de corticoides en el túnel carpiano. Pueden aliviar los síntomas y mejorar la conducción nerviosa.
  • Tratamiento quirúrgico: consiste en cortar el ligamento transverso del carpo para dejar más espacio al nervio mediano. Se puede realizar abriendo una incisión en la palma de la mano o mediante cirugía endoscópica.

Prevención

Aunque no es posible prevenir el síndrome del túnel carpiano, se pueden seguir estas recomendaciones para evitar la lesión del nervio:

  • Reducir la fuerza con la que se presionan las teclas del ordenador.
  • Relajar el agarre del bolígrafo al escribir a mano. Si se va a escribir durante mucho rato es recomendable usar un adaptador de agarre.
  • Relajar la mano durante la jornada laboral cada cierto tiempo. Durante los descansos es recomendable flexionar las manos y muñecas.
  • Mantener la muñeca en posición neutra. No se debe doblar demasiado ni hacia arriba ni hacia abajo. Para conseguirlo, el teclado del ordenador tiene que estar a la altura del codo o un poco más bajo.
  • Usar férulas nocturnas para mantener la posición correcta de la mano.
  • Hacer ejercicios de estiramiento de los tendones y músculos y de fortalecimiento muscular.
  • Hacerse masajes en la zona afectada para relajar la musculatura.
5 2 votos
Puntuación
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber qué opinas. Por favor, déjanos tu comentario.x
()
x