Síndrome de Cushing: causas, síntomas y tratamientos

El síndrome de Cushing es un conjunto de síntomas que aparecen cuando en el cuerpo aumentan los niveles de glucocorticoides (cortisol). El exceso de cortisol puede aparecer porque el cuerpo lo produzca en demasiada cantidad o por la ingesta de ciertos medicamentos.

Qué es el síndrome de Cushing

El síndrome de Cushing es el conjunto de síntomas que aparecen cuando en el cuerpo aumentan los niveles de hormonas glucocorticoides (cortisol) durante mucho tiempo. La fabricación de los glucocorticoides tiene lugar en las glándulas suprarrenales y está estimulada por la hormona ACTH (adrenocorticotropa) producida en la glándula hipófisis.

El cortisol es una hormona que ayuda a responder ante situaciones de estrés y a regular la presión arterial, reducir la inflamación y mantener el buen funcionamiento del corazón y los vasos sanguíneos. También regula la manera en la que se metabolizan las proteínas, carbohidratos y las grasas. Aunque cumple muchas funciones necesarias para el organismo, si el nivel de cortisol es demasiado alto aparece el síndrome de Cushing y sus síntomas.

Causas del síndrome de Cushing

El alto nivel de cortisol en el cuerpo característico del síndrome de Cushing puede tener dos tipos causas:

  • Producción excesiva de cortisol por el propio organismo (síndrome de Cushing endógeno). El exceso de cortisol puede tener su origen en:
    • Enfermedad de Cushing: cuando la hipófisis produce demasiada ACTH, que envía señales a las glándulas suprarrenales para producir cortisol en exceso. Esta enfermedad puede estar causada por un tumor en la hipófisis o por un crecimiento excesivo de la misma.
    • Trastornos en las glándulas suprarrenales, que producen en exceso los glucocorticoides sin que estén estimulados por la hormona ACTH. Generalmente este trastorno está provocado por un tumor no canceroso que aparece en la corteza suprarrenal.
    • Un tumor que produce hormona ACTH: en raras ocasiones, un tumor en un órgano que no produce ACTH empieza a secretar esta hormona en exceso, provocando a su vez el aumento de cortisol. Estos tumores generalmente se encuentran en páncreas, pulmones, tiroides o timo.
  • Tomar medicamentos glucocorticoides o corticosteroides en dosis altas durante un tiempo prolongado. Estos fármacos se utilizan para múltiples afecciones inflamatorias como la artritis reumatoide, el asma y el lupus o para evitar el rechazo de órganos trasplantados. Cuando está causado por fármacos se le denomina síndrome de Cushing exógeno.

Síntomas del síndrome de Cushing

Los síntomas más comunes del síndrome de Cushing son:

  • Aumento de peso y depósitos de tejido adiposo. La grasa se acumula principalmente en la cara, el abdomen, la parte superior de la espalda y entre los hombros (dando lugar a la llamada joroba de búfalo). Por el contrario, se pierde grasa en las extremidades.
  • Dolor de cabeza.
  • Debilidad muscular, especialmente en caderas y hombros.
  • Dolor o sensibilidad en los huesos y pérdida ósea que produce fracturas con el tiempo.
  • Piel fina y frágil, propensa a hematomas.
  • Acné.
  • Cicatrización lenta de las heridas e infecciones.
  • Estrías de color rosa o púrpura en abdomen, muslos, mamas y brazos.
  • Fatiga.
  • Depresión, ansiedad o alteraciones del comportamiento.
  • Aumento de la sed y la micción.
  • Presión arterial alta.
  • Crecimiento lento en el caso de los niños.
  • Colesterol y triglicéridos elevados.
  • Diabetes tipo 2.
  • En mujeres puede aparecer hirsutismo y los periodos menstruales pueden desaparecer o ser más irregulares. En los hombres puede disminuir la libido y la fertilidad y aparecer la disfunción eréctil.

Tratamiento del síndrome de Cushing

El tratamiento para el síndrome de Cushing depende de su causa:

  • Si el síndrome de Cushing es exógeno (provocado por el uso de corticosteroides), el médico dará instrucciones para disminuir la dosis del fármaco durante un tiempo. No se debe dejar de tomar la medicación de forma abrupta y sin consultar con un médico.
  • En el caso de que el origen esté en un tumor de la hipófisis, el tratamiento suele precisar cirugía y la extirpación total o parcial de la hipófisis, seguida a veces de radioterapia.
  • Si el síndrome de Cushing se debe a tumor situado en la glándula suprarrenal, se suele realizar una cirugía. Si se trata de un adenoma, la extirpación normalmente cura el cuadro. Si se trata de un carcinoma suprarrenal (que suele derivar en metástasis), además de la extirpación será necesario un tratamiento con quimioterapia.
  • Si existe un tumor en otra parte del cuerpo que esté generando hormona ACTH, el tratamiento consiste en extirparlo si es posible. Si no, se deberá eliminar la función de las glándulas suprarrenales con una extirpación quirúrgica o con un tratamiento farmacológico que anule su función.

Después de las operaciones para extraer un tumor será necesario que el paciente tome medicamentos de reemplazo del cortisol para que el cuerpo tenga la cantidad correcta de esta hormona. En la mayoría de los casos al final el paciente recupera la producción normal de la hormona pero, si no es así, habrá que mantener la terapia de reemplazo de por vida. Esto último sucede también cuando se extirpan las glándulas suprarrenales.

0 0 voto
Puntuación
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber qué opinas. Por favor, déjanos tu comentario.x
()
x