Qué es el bocio y cuáles pueden ser sus causas

Qué es el bocio

El bocio es un agrandamiento anómalo de la glándula tiroides. Esta glándula está situada en la base del cuello y se encarga de producir las hormonas tiroideas, imprescindibles para el metabolismo del cuerpo.

La morfología del bocio no es la misma en todos los casos, sino que se pueden distinguir dos tipos: bocio difuso, cuando se produce un agrandamiento global y regular de la tiroides; y bocio nodular, cuando se producen aumentos focales de tamaño que dan lugar a nódulos. Asimismo, los bocios se pueden clasificar según su producción hormonal en tres tipos: normofuncionantes (producción normal de hormonas tiroideas), hipofuncionantes (baja producción de hormonas) e hiperfuncionantes (hormonas tiroideas elevadas).

Síntomas del bocio

No todos los bocios causan síntomas. A veces el único síntoma que produce el bocio es la hinchazón en la base del cuello, cuyo tamaño puede variar. En algunos casos se ve a simple vista y en otros se detecta al palpar esa parte del cuello.

El agrandamiento de la glándula tiroides puede provocar una compresión de las estructuras vecinas del cuello (traquea, esófago y nervio recurrente) lo que provoca tos, sensación de opresión en la garganta, dificultad para tragar, ahogo y afonía.

Causas del bocio

Las causas del bocio pueden ser diversas, por lo que es necesario realizar un estudio para establecer su origen. Las más comunes son:

  • Déficit de yodo: es una de las causas más frecuentes. El cuerpo necesita yodo para producir la hormona tiroidea y, si no tiene suficiente, se agranda para restablecer la función tiroidea. La falta de yodo puede empeorar por una dieta alta en alimentos inhibidores de hormonas, como coliflor, brócoli o repollo.
  • Enfermedad de Hashimoto: trastorno autoinmunitario que daña la tiroides provocando que produzca pocas hormonas. Al detectar el bajo nivel hormonal la glándula pituitaria produce más TSH (hormona estimulante de la tiroides), lo que hace que la tiroides se agrande.
  • Enfermedad de Graves: otro trastorno autoinmunitario en el que los anticuerpos atacan por error la glándula tiroides, haciendo que produzca exceso de tiroxina. Esta sobreestimulación provoca que la tiroides se hinche.
  • Consumir bociógenos, es decir, sustancias que pueden favorecer la aparición de bocio. Pueden ser tanto medicamentos con compuestos yodados (p.ej. carbonato de litio o antitiroideos) como alimentos (p.ej. soja o verduras de la familia del brócoli y el repollo).
  • Alteraciones congénitas.
  • Inflamación de la tiroides (tiroiditis).
  • Tumores benignos: en la tiroides se pueden formar uno o varios bultos sólidos o llenos de líquido llamados nódulos.
  • Cáncer de tiroides: es menos común que los nódulos tiroideos benignos. En este caso suele aparecer un nódulo de consistencia dura que crece rápido.
  • Embarazo: la hormona HCG producida durante el embarazo puede hacer que la tiroides se agrande un poco.

Si bien el bocio puede aparecer en cualquier persona, es más frecuente que lo sufran las mujeres. Asimismo, son factores de riesgo seguir una dieta baja en yodo, tener más de 40 años, tener antecedentes familiares de bocio o enfermedad autoinmunitaria, estar embarazada o con la menopausia y haber estado expuesto a radiación o radioterapia en cuello o torax.

Tratamiento del bocio

El tratamiento del bocio dependerá de su tamaño, síntomas y causa. Si es pequeño, normofuncionante y no causa otros problemas generalmente no necesita tratamiento y solo hay que vigilarlo periódicamente. En caso de que sea necesario tratar el bocio, hay varias opciones:

  • Medicamentos: para la inflamación de la glándula tiroides el médico puede recetar aspirina o un corticoesteroide. En el caso de las personas con hipotiroidismo, se suele recetar tiroxina, que puede resolver los síntomas de hipotiroidismo y reducir el tamaño del bocio. Si por el contrario el bocio se acompaña de hipertiroidismo, puede ser necesario tomar medicamentos que normalicen los niveles hormonales.
  • Yodo radiactivo: consumido oralmente se utiliza para tratar glándula tiroides hiperactiva y reducir su tamaño.
  • Cirugía: si el bocio es tan grande que resulta incómodo o causa problemas para respirar o tragar se puede extirpar total o parcialmente la glándula tiroides. La cirugía también se lleva a cabo en caso de cáncer de tiroides.
0 0 voto
Puntuación
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber qué opinas. Por favor, déjanos tu comentario.x
()
x