Piernas cansadas: cómo aliviar y prevenir sus síntomas

La sensación de cansancio y pesadez en las piernas es bastante común en verano debido a las altas temperaturas que dilatan las venas empeorando el retorno de la sangre al corazón. Las piernas cansadas se caracterizan por varios síntomas, principalmente dolor generalizado o localizado en las varices, sensación de pesadez constante, cansancio aún sin haber realizado ejercicio, calambres, picor, dilatación de las venas, hormigueos e hinchazón en la parte baja de la pierna. Para aliviar y prevenir estos síntomas se pueden seguir algunos consejos.

Causas de las piernas cansadas

La sensación de piernas cansadas puede tener su origen en varias causas:

  • Insuficiencia venosa crónica que afecta a las venas de las piernas: afección que se caracteriza por la incapacidad para hacer retornar eficazmente la sangre de vuelta al corazón, lo que da lugar a la acumulación de líquidos o sangre en la zona inferior de las piernas. Esta insuficiencia se agrava en verano por las altas temperaturas.
  • Excesivo calor, que favorece la vasodilatación de las venas.
  • La obesidad: provoca que las piernas tengan que soportar mayor peso. Además, la presencia de grasa en las extremidades dificulta el retorno sanguíneo, provocando molestias e hinchazón en las piernas.
  • Permanecer de pie durante un largo periodo de tiempo.
  • Usar zapatos o prendas demasiado ajustadas en la zona abdominal o los tobillos, lo que dificulta el retorno sanguíneo.
  • Cambios hormonales en el caso de las mujeres: la pesadez en las piernas puede aparecer durante la menstruación y el embarazo por los cambios hormonales y el aumento de la retención de líquidos.
  • El sedentarismo, pues dificulta una correcta circulación de la sangre.
  • Exceso de sal y calorías en la dieta, ya que provocan retención de líquidos y aumento de edemas en las extremidades inferiores.
  • Ingesta de ciertos medicamentos, como antihipertensivos, antidepresivos, antiinflamatorios o píldoras anticonceptivas, que provocan edemas.
  • Ciertas insuficiencias cardíacas, renales o hepáticas y patologías tiroideas, así como alergias e inflamaciones: también pueden producir edemas en las piernas.

Cómo aliviar el cansancio de piernas

Para aliviar la pesadez y el cansancio de piernas se pueden seguir estos consejos:

  • Tumbarse con las piernas elevadas unos 20 centímetros, para que los pies estén un poco por encima del corazón. De esta manera se favorece el retorno sanguíneo.
  • Mojarse las piernas con agua fría utilizando el teléfono de la ducha.
  • Darse un masaje ascendente en las piernas con cremas con efecto frío.
  • Usar medias de compresión.
  • En algunos casos el médico puede recetar medicamentos para mejorar la circulación en las piernas.

Cómo prevenir el cansancio de piernas

Para prevenir el cansancio y la pesadez en las piernas es recomendable:

  • Realizar ejercicio de forma regular, especialmente de tipo aeróbico: actividades como el ciclismo y la natación potencian la musculatura de las piernas. También andar es muy beneficioso, pues estimula la circulación y evita el sobrepeso. En verano, caminar o bañarse en el mar a primera hora de la mañana o a última de la tarde es beneficioso no sólo por la actividad física, sino también por la frialdad del agua. Por el contrario, se deben evitar los ejercicios con pesas en las piernas.
  • Mantener un peso adecuado en relación a la talla y la complexión personal.
  • Tomar una dieta equilibrada que incluya alimentos ricos en fibra (como frutas y verduras). En verano es importante hidratarse bien y evitar las bebidas alcohólicas y azucaradas, así como las comidas copiosas.
  • Evitar las dietas hipercalóricas y saladas para no retener líquidos.
  • No usar prendas ajustadas a la cintura ni a los muslos ni utilizar calcetines con gomas muy apretada.
  • Intentar no pasar largos periodos de pie ni sentado.
  • Evitar los tacones altos, aunque es recomendable tener un pequeño tacón y no usar zapatos planos.
  • Si el trabajo implica pasar el día sentado, hay que levantarse de vez en cuando para andar un poco y activar la circulación. También se pueden hacer unos sencillos ejercicios con los pies para facilitar la circulación: moverlos en círculos hacia ambos lados 10 o 15 veces y estirar la pierna tratando de llegar lo más lejos posible con la punta del pie y luego doblar este hacia la rodilla.
  • No cruzar las piernas al estar sentado.
  • Mantener controlada la tensión arterial.
  • Durante los largos viajes en coche, hacer pausas frecuentes para estirar las piernas y caminar un poco.
0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x