Mononucleosis: síntomas, causas y tratamiento

La mononucleosis infecciosa, también conocida de forma coloquial como ‘enfermedad del beso’, es una dolencia contagiosa causada generalmente por el virus de Epstein-Barr (VEB), que se transmite a través de la saliva. Esta enfermedad la sufren comúnmente adolescentes y adultos jóvenes, si bien es posible contraerla a cualquier edad.

Síntomas de la mononucleosis

Los síntomas más comunes de la mononucleosis infecciosa son:

  • Fiebre.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida del apetito.
  • Dolores musculares.
  • Fatiga y somnolencia.
  • Malestar general.
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello y las axilas, que pueden doler.
  • Erupción cutánea.

Otros síntomas menos comunes son: dolor torácico, tos, urticaria, ictericia, sangrado nasal, rigidez del cuello, frecuencia cardiaca rápida, sensibilidad a la luz y dificultad para respirar. En algunos casos también pueden inflamarse las amígdalas (que se cubren de placas blancas), el hígado y el bazo.

La enfermedad tiene un periodo asintomático de incubación de entre 10 y 50 días. Los síntomas pueden aparecer lentamente y no de forma simultánea, comenzando con cefalea, malestar general, fatiga y dolor de garganta. No obstante, en ciertos casos el inicio es agudo o brusco con fiebre alta.

Causas de la mononucleosis

La mononucleosis normalmente está causada por el virus Epstein-Barr, que pertenece a la familia herpes-viridae. No obstante, la mononucleosis también puede estar también originada por citomegalovirus, toxoplasmosis, VIH, Rubéola, Hepatitis A, B o C y Adenovirus.

Estos virus se transmiten principalmente por la saliva, es decir, por contacto personal estrecho. Es por ello que se le conoce como ‘enfermedad del beso’, aunque también se puede contagiar por usar utensilios impregnados de saliva infectada o por inhalación de gotas de saliva. Con menos frecuencia se contagian por transfusión clínica, uso compartido de agujas y transmisión sexual.

Esta infección afecta principalmente a adolescentes y adultos jóvenes. Es menos frecuente en los niños preescolares, quienes en gran parte la padecen de manera asintomática. No obstante, es posible contraer esta enfermedad a cualquier edad.

Complicaciones

Si bien la enfermedad no suele complicarse, puede llegar a producir anemia hemolítica, meningitis, trombocitopenia, rotura del bazo, neumonía vírica, problemas cardiacos y síndromes neurológicos como encefalitis y síndrome de Guillain-Barré.

Tratamiento de la mononucleosis

No existe una terapia específica para tratar la mononucleosis infecciosa, sino que, en la mayoría de los casos, ésta se cura sola en dos o tres semanas. El médico puede recetar diferentes medicamentos para tratar los síntomas, como antipiréticos, antiinflamatorios y analgésicos. En pacientes con sobreinfección bacteriana faringoamigdalar se pueden recetar antibióticos, aunque nunca ampicilinas o amoxicilinas.

Para recuperarse de esta infección lo importante es hacer reposo, alimentarse correctamente y permanecer bien hidratado. Asimismo, se recomienda hacer gárgaras de agua caliente con sal para aliviar la irritación de garganta .

La mayoría de los síntomas de la mononucleosis desaparecen a las dos o cuatro semanas. No obstante, pueden pasar dos o tres meses hasta que el cuerpo se recupera totalmente y desaparece el cansancio. Por ello es importante no retomar deportes y otras actividades vigorosas de inmediato. Evitar los deportes de contacto es especialmente importante si el bazo está inflamado, ya que se podría producir una rotura.

Volver a la rutina habitual demasiado rápido aumenta el riesgo de recaída. Cuanto más reposo se haga, más rápida será la recuperación. Hay que atender a las recomendaciones del médico sobre cuándo es seguro retomar el nivel normal de actividad.

Prevención

Dado que la mononucleosis se contagia por medio de la saliva, para prevenir su propagación hay que evitar el contacto por beso y el intercambio de comidas, platos y utensilios con una persona infectada. Lo recomendable es esperar al menos a que la fiebre haya desaparecido, si bien hay que tener en cuenta que el virus de Epstein-Barr puede permanecer en la saliva durante meses.

0 0 voto
Puntuación
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber qué opinas. Por favor, déjanos tu comentario.x
()
x