Cómo evitar que los adolescentes empiecen a fumar

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la gran mayoría de consumidores de tabaco de todo el mundo empieza a fumar durante la adolescencia. De hecho, la OMS advierte de que actualmente hay más de 150 millones de adolescentes que fuman.

Tal y como señala el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, comenzar a fumar durante la juventud provoca una adicción que puede durar toda la vida y causar múltiples enfermedades. Por ello es muy importante evitar que los adolescentes empiecen a fumar.

Por qué los adolescentes empiezan a fumar

Según el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, los jóvenes empiezan a fumar por varias razones:

  • Las campañas de la industria tabaquera: las compañías tabaqueras intentan atraer a los jóvenes con numerosas estrategias de mercado para que prueben sus productos. De hecho, usan múltiples métodos y gastan mucho dinero en convencerlos de que consumir tabaco es atractivo y está bien. Algunos de estos métodos son: mantener precios bajos, usar los medios de comunicación y diseñar productos atractivos como cigarrillos con sabores o cigarrillos electrónicos.
  • Vulnerabilidad de las personas jóvenes: la adolescencia y el comienzo de la edad adulta son las épocas más susceptibles para comenzar a fumar. A estas edades la influencia de la publicidad es mayor y también se está dispuesto a asumir más riesgos para la salud. Asimismo, fumar es visto entre los jóvenes como una norma social y una actividad atractiva, rebelde y divertida.
  • Influencias físicas: las personas jóvenes caen en la adicción a la nicotina antes que las adultas.
  • Normas sociales y ambientales: muchas normas sociales facilitan fumar como, por ejemplo, la permisividad de hacerlo en lugares públicos. Antes en España estaba permitido fumar en cualquier sitio, si bien hoy día está prohibido hacerlo en lugares cerrados como oficinas o bares. Actualmente la exposición al humo de los niños se produce sobre todo espacios privados como la casa.

Consejos para evitar que los adolescentes empiecen a fumar

Para evitar que los hijos adolescentes comiencen a consumir tabaco, es recomendable seguir estos consejos:

  • Hablar con ellos: aunque los medios de comunicación y los amigos pueden tener un gran impacto en los adolescentes, al final son los padres los que pueden ejercer la mayor influencia sobre sus hijos. Por eso es importante hablar con ellos sobre el tabaco desde pequeños. Según la American Cancer Society, algunos de los temas que se pueden tratar son:
    • Los problemas de salud que pueden aparecer por consumir tabaco. También es importante incidir en el hecho de que el humo del tabaco puede ser perjudicial para las personas que no fuman pero que están expuestas a su humo.
    • Si algún ser querido padece una enfermedad relacionada con el tabaquismo o murió a causa de ella.
    • Cómo afecta el tabaco al aspecto físico y el mal olor que provoca.
    • La falsa idea del tabaco que venden los medios de comunicación.
    • El gasto real que supone comprar tabaco y el dinero que se puede ahorrar si no fuma.
  • Comprender la atracción que el consumo de tabaco tiene en los adolescentes: pueden verlo como una forma de rebeldía o un método para encajar entre sus iguales. Por eso es importante preguntar a los jóvenes qué saben acerca de fumar y si sus amigos lo hacen.
  • Educar sobre los efectos psicológicos del consumo de tabaco. Dado que los efectos perjudiciales que tiene el tabaco para la salud aparecen a medio o largo plazo, los jóvenes pueden pensar que es posible fumar y después dejarlo antes de que dañe su organismo. Es fundamental informarles sobre lo adictivo que resulta el tabaco y los efectos a corto plazo de fumar. No hay que limitarse a los cigarros, sino también explicarles que el tabaco sin humo o los cigarrillos electrónicos son igualmente peligrosos y adictivos.
  • Enseñarles a decir ‘no’ al tabaco. En algunas ocasiones los adolescentes empiezan a fumar por miedo a ser rechazados por sus iguales. Por eso es importante que aprendan habilidades emocionales y asertivas que les permitan negarse a consumir.
  • Convertir el hogar en una zona libre de humo, impidiendo que amigos o familiares fumen dentro de la casa.
  • Promover la actividad física y los hábitos saludables: la motivación por el deporte y la vida saludable hará que los adolescentes estén menos inclinados a tener conductas perjudiciales para su organismo.
  • Dar ejemplo: es más probable que un adolescente fume si lo hacen sus padres. Por eso lo mejor es dar ejemplo y no empezar a fumar o dejar de hacerlo.

Si está pensando en dejar de fumar lo mejor es acudir a profesionales que le ayudarán a conseguirlo. En Albéniz Medicina Estética de Granada llevan desde 1998 ayudando a miles de personas a dejar el hábito de fumar. Para ello utilizan termoestimulación, un tratamiento en el que aplican infrarrojos a determinadas terminaciones del cuerpo para reiniciar de forma natural la producción de endorfinas desligadas del hábito tabáquico. Puede encontrarlos en Calle Isaac Albéniz 21, 18012, Granada.

0 0 voto
Puntuación
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber qué opinas. Por favor, déjanos tu comentario.x
()
x