Cómo cuidarse tras un parto por cesárea

La cesárea es una intervención quirúrgica y, por tanto, presenta más riesgos que un parto vaginal, si bien puede ser imprescindible realizarla para garantizar la salud de la madre y el niño en los casos en los que hay riesgos de sufrir complicaciones durante el parto. Dado que la cesárea es una cirugía mayor, la recuperación de la madre será más larga que la de un parto vaginal y exige una serie de cuidados especiales.

Cuidados de la incisión

Para que la herida de la incisión vaya cicatrizando y no se infecte hay que seguir estos consejos:

  • Si se regresa a casa con un apósito o vendaje que cubre la incisión, hay que cambiarlo una vez al día o si se ensucia o moja. El médico indicará cuándo se debe dejar descubierta la herida.
  • Lavar la herida diariamente con agua y jabón de pH neutro sin frotarla. Para secarla hay que dar ligeros toquecitos.
  • Se puede colocar hielo sobre la cicatriz para disminuir la hinchazón y el dolor, pero teniendo cuidado de que no se moje. El hielo tiene que estar envuelto en un paño o saco de plástico.
  • Después de quitar la venda y los puntos, aplicar una pomada o crema cicatrizante todos los días para que disminuya el tamaño de la cicatriz. El médico puede recomendar la más adecuada.

Cuidados en casa

En general el tiempo de hospitalización tras un parto por cesárea es de 3 días, si bien la recuperación se alarga varias semanas. Una vez en casa es importante tomarse la recuperación con calma y descansar lo máximo posible. Hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • El sangrado vaginal se puede prolongar durante 6 semanas, aunque progresivamente se volverá menos rojo hasta tener color más amarillo o blanco.
  • Es normal cansarse con facilidad.
  • Al principio la incisión estará más elevada y rosada que el resto de la piel y probablemente estará algo hinchada. Con el tiempo se volverá más plana y pasará a ser de color blanco o del color la piel.
  • Los dolores deben disminuir después de 2 o 3 días, aunque la incisión puede estar sensible durante 3 semanas o más.
  • La mayoría de las mujeres necesita analgésicos durante dos semanas.

Para recuperarse hay que seguir los siguientes consejos:

  • Sujetarse el abdomen cerca de la incisión al toser, estornudar o reírse, ya que estos movimientos pueden resultar dolorosos. Otra opción es cubrir el abdomen con una almohada.
  • Caminar con frecuencia: puede aliviar ciertos dolores y ayuda a prevenir la formación de coágulos de sangre y a mantener los intestinos en movimiento. Es importante comenzar a hacerlo en cuanto lo indique el médico, aunque pueda resultar doloroso. Lo recomendable es hacerlo siempre apoyada en alguien y de forma erguida. Poco a poco se podrá aumentar la distancia y frecuencia de los paseos.
  • No hacer esfuerzos: aunque tres o cuatro días después del parto es posible sentirse recuperada y fuerte, es importante seguir descansando. Hay que evitar esfuerzos, por lo que no se deben coger pesos, realizar tareas domésticas, conducir ni subir y bajar escaleras. Lo mejor es pedir ayuda para atender al bebé.
  • Usar faja: es recomendable ponerse una faja posparto para estar más cómoda y disminuir la sensación de que los órganos están sueltos en el abdomen.
  • Evitar levantar cosas pesadas para no ejercer presión sobre la herida.
  • Beber mucha agua para evitar el estreñimiento y mejorar la producción de leche.
  • Alimentarse correctamente. Es recomendable consumir alimentos ricos en proteína para que la cicatrización sea más rápida, por ejemplo, pollo, pescado cocido o huevos. También es recomendable tomar frutas y verduras ricas en fibra, ya que tras la intervención en el abdomen pueden aparecer gases y estreñimiento.
  • Descansar suficiente. La posición más indicada para dormir es boca arriba con una almohada debajo de las rodillas o de lado con una almohada entre las piernas.
  • Usar ropa cómoda: hay que evitar las prendas ajustadas, los elásticos y los botones que puedan clavarse en la cicatriz. Es preferible usar vestidos anchos o prendas holgadas que se aten con un lazo. Para no agacharse, se pueden usar zapatos abiertos y prendas que se metan por la cabeza y no por los pies.
  • No tener relaciones sexuales hasta que el médico lo indique. Esto suele ocurrir unas 6 semanas después del nacimiento.
  • Evitar los baños hasta que la incisión esté curada, así como las piscinas públicas y los jacuzzis.

Cuándo acudir al médico

Se debe acudir al médico en caso de que aparezca alguno de estos síntomas:

  • Signos de infección en la herida: inflamación, enrojecimiento o pus.
  • Dolor alrededor de la incisión o en el abdomen que aparece de forma repentina o empeora.
  • Fiebre de más de 37.8 grados centígrados que persiste.
  • Dolor al orinar.
  • Flujo vaginal con mal olor.
  • Dificultad para mover el vientre.
  • Dolor en las piernas o inflamación o enrojecimiento de las mismas.
  • Sangrado vaginal muy abundante, que perdura después de cuatro días o tiene grandes coágulos.
  • Dolor de cabeza intenso que comienza después del nacimiento y no remite.
  • Dolor en uno o ambos senos o aparición de una zona sensible, enrojecida o caliente en ellos.
  • Problemas para respirar o dolor en el pecho.
  • Sentimientos de depresión, ansiedad o pánico.
0 0 voto
¡Vótame!
Suscríbete
Avisos de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber lo que piensas. ¡Comenta!x
()
x