Cómo actuar ante un accidente doméstico: hemorragias y quemaduras

En el hogar a veces se producen accidentes que pueden tener consecuencias más o menos graves. Ante ellos se debe actuar de forma rápida pero serena, algo que puede resultar complicado. Cruz Roja Española, consciente de que es fácil perder la calma ante un accidente doméstico, ha desarrollado el esquema de actuación PAS para estos casos:

  • Proteger: hacer el entorno seguro para evitar un nuevo accidente. P.ej. quitar del alcance los cristales si se ha roto algo y ha causado cortes.
  • Avisar: pedir ayuda al 112 o acudir al centro de salud más próximo si la situación es grave.
  • Socorrer: valorar los signos vitales si la víctima aparenta gravedad, asegurarse de que está consciente y comprobar que respira.

En función del tipo de accidente, la forma de socorrer a la víctima es distinta. Cruz Roja Española explica cómo actuar en caso de que se produzcan hemorragias y quemaduras.

Hemorragias

Tal y como indica Cruz Roja, la pérdida de sangre suele alarmar mucho porque “lo mancha todo”, así que cuando se produce una hemorragia es importante mantener la calma y tranquilizar al herido. Lo primero que hay que hacer es sentar a la persona en una silla o tumbarla en el suelo, ya que puede sufrir un desvanecimiento y una caída que podría causar nuevas lesiones.

A continuación se debe cubrir la herida con gasas o con un pañuelo limpio y comprimir la misma firmemente con la mano durante 10 minutos. Es recomendable usar un vendaje compresivo si hay uno a mano en el botiquín, ya que la presión sobre la herida será más uniforme y eficaz.

Si las compresas se empapan de sangre no se deben quitar sino colocar otras encima y continuar apretando. En caso de que continúe saliendo sangre hay que pedir ayuda médica o acudir al servicio de urgencias.

En algunos casos especiales varía un poco el protocolo de actuación:

  • Hemorragias por la nariz: se debe indicar a la persona que respire por la boca. Hay que pinzar la nariz cogiéndola entre los dedos durante 10 o 15 minutos. Si la hemorragia no se corta en este tiempo se debe acudir a un centro de urgencias. En caso de que la hemorragia sea abundante la cabeza debe estar ligeramente inclinada hacia delante, con el fin de evitar que la persona se trague su propia sangre.
  • Hemorragias por el oído: si se producen después de sufrir un traumatismo, hay que tapar el oído con una gasa estéril o un paño limpio pero sin hacer presión. Además se debe llamar al 112 para explicar lo ocurrido y seguir las instrucciones que dé el servicio de emergencias. Asimismo, se debe vigilar el nivel de consciencia del accidentado.

Quemaduras

Si se produce una quemadura lo primero que hay que hacer es apartar la fuente de calor que la ha causado (tapar la sartén si ha prendido fuego, desenchufar la plancha…). Cruz Roja también indica que hay que enfriar la quemadura rápidamente, echando sobre la zona afectada un chorro suave de agua fría durante 10-15 minutos o incluso más si continúa el dolor.

Si el dolor persiste, aparecen ampollas con un líquido claro en su interior, la zona afectada tiene el aspecto de estar ‘carbonizada’, o el tamaño de la quemadura es superior al de la palma de la mano de la víctima, se debe acudir a un centro sanitario.

En algunas situaciones concretas las pautas a seguir son diferentes:

  • Si la quemadura se produce por una llama que prende la ropa hay que impedir que la persona corra, pues se avivaría el fuego. Lo adecuado, según Cruz Roja, es envolverle en una prenda amplia de abrigo o tirarle al suelo y revolcarle, haciéndolo rodar por él. A continuación hay que enfriarle con agua fresca, envolverlo con una tela limpia amplia (como una sábana) y llamar al 112. No se le debe quitar nunca la ropa que esté adherida a la piel.
  • Si la quemadura se ha producido por un producto corrosivo (como lejía, sosa, amoniaco o aguarrás) hay que retirarle la ropa a la víctima con cuidado de no salpicarse a uno mismo y lavar al accidentado con agua abundante (por ejemplo en la bañera) durante un mínimo de 15 minutos.
  • En caso de electrocución hay que desconectar inmediatamente la red general. Si no es posible, se debe apartar al accidentado de la fuente de electricidad utilizando un objeto aislante (un palo, una toalla seca…). También hay que llamar al 112. Si no respira se debe realizar la reanimación cardiopulmonar.
0 0 voto
Puntuación
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber qué opinas. Por favor, déjanos tu comentario.x
()
x