Psoriasis: causas, síntomas y tratamiento

La psoriasis es una enfermedad cutánea que provoca enrojecimiento, irritación y la aparición de escamas plateadas en la piel. En esta afección el ciclo de vida de las células cutáneas está acelerado. Normalmente dichas células crecen en la parte profunda de la piel y suben a la superficie aproximadamente una vez al mes. Sin embargo, en las personas con psoriasis este proceso se repite cada pocos días, lo que hace que se acumulen células en la superficie de la piel y se formen las placas escamosas.

La psoriasis se manifiesta a través de brotes y es una enfermedad crónica. Por tanto, no existe cura para ella, aunque se pueden aplicar algunos tratamientos para controlar los síntomas.

Síntomas de la psoriasis

El síntoma principal de la psoriasis es la aparición de placas de piel irritadas, rojas y con escamas gruesas y plateadas. Estas placas surgen mayoritariamente en las rodillas, los codos, el cuero cabelludo y el tronco, aunque pueden aparecer en cualquier parte de la anatomía.

Otros síntomas que pueden aparecer son:

  • Picazón o dolor.
  • Piel seca y agrietada.
  • Articulaciones inflamadas y rígidas.
  • Uñas engrosadas, picadas o con cambios de coolor.
  • Caspa abundante en el cuero cabelludo.

Lo normal es que todos estos síntomas se presenten en brotes que duran semanas o meses y que después disminuyan.

Tipos de psoriasis

En función del tamaño, la localización, la morfología y la extensión de las lesiones, se pueden identificar varios tipos de psoriasis. Algunos de los principales son:

  • En placas: aparecen gruesos parches de piel rojos y gruesos cubiertos por escamas plateadas y blancas. Estas placas pueden producir dolor o picazón y ser abundantes o escasas. En algunos casos puede aparecer engrosamiento de las uñas. Es el tipo más común de psoriasis.
  • En gota: se manifiesta como pequeñas manchas de piel enrojecidas. Las lesiones están cubiertas por escamas y son más delgadas que las placas. Afecta principalmente a los niños y suele aparecer por alguna infección bacteriana, como la faringitis estreptocócica.
  • Eritrodérmica: el enrojecimiento de la piel es agresivo y cubre una amplia zona. La piel se puede desprender y picar intensamente.
  • Inversa: causa manchas lisas de piel inflamada y roja principalmente en las axilas, la ingle, debajo de los senos y en otros pliegues del cuerpo.
  • Pustular: surgen ampollas amarillas llenas de pus rodeadas de piel roja e irritada.
  • De cuero cabelludo: se presenta como una descamación seca muy adherida a una zona roja del cuero cabelludo. Suele producir picor.

Causas de la psoriasis

La causa exacta de esta enfermedad no se conoce, aunque se han encontrado una serie de factores genéticos que favorecen su aparición, así como factores ambientales que desencadenan los brotes. Entre estos últimos están:

  • Infecciones bacterianas o virales.
  • Lesiones en la piel, como un corte o quemadura solar.
  • Traumatismos.
  • Estrés.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Ingesta de ciertos medicamentos, como el litio, los beta bloqueantes y los antiinflamatorios no esteroideos, entre otros. También la interrupción brusca de una terapia con corticoides orales puede ser causa del brote.
  • Poca exposición a la luz solar.
  • Aire seco o piel seca.
  • Obesidad: aumenta el riesgo de padecer psoriasis.

Además, las personas con un sistema inmune debilitado (como las que padecen SIDA) son especialmente sensibles a los brotes.

Tratamiento de la psoriasis

La psoriasis es una enfermedad crónica y, por tanto, el objetivo del tratamiento es evitar los síntomas y prevenir una infección, pero no curar la enfermedad. Existen principalmente tres tipos de tratamientos:

  • Tópicos: aplicación de lociones, cremas o champús directamente sobre la piel afectada. Los tratamientos tópicos pueden incluir sustancias emolientes, corticoides, ácido salicílico, retinoides, vitamina D o queratolíticos, entre otros componentes.
  • Sistémicos: si la psoriasis es extensa o resistente a otros tratamientos, el médico puede recetar medicamentos orales o inyectables. Estos medicamentos pueden ser retinoides, ciclosporina o metotrexato, entre otros.
  • Fototerapia: consiste en exponer la piel de forma controlada a una luz ultravioleta (UVA o UVB). Este tratamiento reduce la inflamación y desacelera la producción de células cutáneas.

Consejos para pacientes con psoriasis

Es recomendable que las personas con psoriasis tengan en cuenta estos consejos:

  • Exponerse al sol moderadamente.
  • Bañarse todos los días: así se alivia la piel inflamada y se eliminan las escamas. Debe evitarse el agua caliente y los jabones agresivos. Son especialmente recomendables los baños de avena.
  • Mantener la piel limpia y húmeda, para lo cual es recomendable aplicar cremas hidratantes.
  • Detectar qué factores desencadenan los brotes de psoriasis y evitarlos.
  • Dejar las heridas descubiertas si es posible.
  • Mantener hábitos de vida saludable, evitando el consumo de alcohol y tabaco, así como las carnes grasas. Por el contario, hay que aumentar la ingesta de frutas y verduras.
  • Beber abundante agua.
  • Evitar situaciones de estrés.
5 1 voto
Puntuación
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber qué opinas. Por favor, déjanos tu comentario.x
()
x