Ortodoncias: tipos y funciones

Tener que llevar ortodoncia durante dos o tres años es algo bastante habitual, no sólo entre niños y adolescentes sino también adultos. Aunque puede resultar un tratamiento molesto y algo doloroso, los beneficios futuros de haber llevado ortodoncia hacen que merezca la pena hacer el sacrificio algunos meses. Además hoy día es posible disimular estéticamente la ortodoncia gracias a los materiales y técnicas más modernas.

Qué es una ortodoncia

La ortodoncia es una especialidad de la odontología que estudia, previene y corrige las alteraciones del desarrollo, formas de los arcos dentales y la posición de los maxilares. Al contrario de lo que comúnmente se piensa, una ortodoncia no sirve simplemente para alinear dientes sino que también soluciona problemas de mordida (como sobremordida, mordida invertida, cruzada, abierta), diastemas, prognatismo y apiñamiento.

Corregir malposiciones dentales permitirá, entre otras cosas, mejorar la masticación, evitar problemas de articulación y desgastes dentales, prevenir caries y problemas de encía y mejorar la apariencia de la boca.

Tipos de tratamientos

En función de en qué momento de la deformación de la boca se aplique el tratamiento hay esencialmente dos tipos de ortodoncia: interceptiva y correctiva.

Ortodoncia interceptiva

Es una ortodoncia preventiva que busca impedir que se desarrolle la maloclusión y contribuir al desarrollo de una dentición funcional y estética. Sirve para corregir malos hábitos que podrían interferir en un creimiento normal de la cara y maxilares (la succión del pulgar o chupete, respiración bucal, expansión del paladar…). Suele llevarse a cabo en niños que acaban de obtener la dentición permanente o todavía tienen una mixta.

Ortodoncia correctiva

Se lleva a cabo cuando ya existe una maloclusión (mal alineamiento de los dientes o forma en la que los inferiores y superiores encajan). Se utiliza para restablecer la normalidad morfológica y funcional tanto en adolescentes como adultos.

Tipos de aparatos de ortodoncia

Elegir el mejor aparato para tratar la deformación dependerá principalmente de las necesidades de cada paciente, aunque también se pueden tener en cuenta algunos criterios estéticos.

Aparatos removibles

Son aquellos que se puede quitar y poner el propio paciente. Están hechos de plástico con elementos metálicos como resortes, arcos y tornillos que aplican presiones controladas sobre los dientes que se desean desplazar. Su uso está indicado para expandir maxilares, corregir mordidas cruzadas y apiñamientos leves. No son una alternativa a la ortodoncia fija.

Brackets

Son los aparatos fijos más conocidos y utilizados. Están formados por varios elementos: bandas, brackets, tubos, ligaduras y arcos. Al colocarse, estos elementos transmiten fuerza para producir los movimientos en los dientes. Se utilizan principalmente para corregir dientes rotados, malposiciones y maloclusiones y para cerrar espacios dentarios.

Los hay de varios tipos:

  • Metálicos: están fabricados con acero inoxidable y son los más utilizados, ya que es la opción más cómoda y económica. Son más resistentes a las fuerzas que ejercen los alambres y a la fractura.
  • Autoligables: eliminan las gomas de sujeción al arco incluyendo una pestaña en la misma pieza. De esta manera hay una distribución más eficaz de la fuerza y se reduce el tiempo de tratamiento.
  • Estéticos: se fabrican con materiales de apariencia más discreta que el acero inoxidable, y por tanto son más estéticos. Los complementos como gomas, ligaduras, arcos… son blancos para que resalten menos. La duración de este tratamiento es prácticamente igual que el de los brackets metálicos. Pueden ser de zafiro (casi transparente) o de porcelana (realizado en un color similar al del diente.
  • Linguales: se colocan en la cara interna del diente, por lo que son más discretos. Suelen estar elaborados con acero inoxidable o aleación de oro. Este tratamiento es más caro que los anteriores por el diseño y la preparación que requieren y por la necesidad de ser llevado a cabo por un ortodoncista certificado en esta técnica. Ya que no necesitan gomas para adherirse al arco mejoran los movimientos dentales.

Ortodoncia invisible

Es una técnica en la que se colocan alineadores transparentes removibles fabricados con material termoplástico en base a un molde del paciente. Estos aparatos se suelen cambiar cada dos semanas, ya que cada uno está preparado para realizar un movimiento concreto en cada diente. No suelen ser tan eficaces como los brackets y sólo funcionan bien si están en la boca un mínimo de 22 horas al día. Además son mucho más caros.

En Clínica Parra Vázquez tienen claro que una corrección con ortodoncia sólo puede ser realizada  por un especialista. Por eso ponen a disposición de sus pacientes los mejores tratamientos de ortodoncia correctiva e interceptiva llevados a cabo por profesionales ortodoncistas. Puedes encontrar su consulta en Avenida Medina Olmos nº 45, 18500, Guadix, Granada.

0 0 voto
¡Vótame!
Suscríbete
Avisos de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber lo que piensas. ¡Comenta!x
()
x