15 malos hábitos que dañan los dientes

Mantener una adecuada higiene bucodental es clave para disfrutar de una buena calidad de vida. Lavarse los dientes varias veces al día y acudir al dentista no basta para cuidar la boca, sino que es importante evitar ciertos comportamientos que estropean la dentadura. Hay una serie de malos hábitos (algunos de ellos inconscientes) que van dañando poco a poco los dientes y disminuyen la salud bucodental. Evitarlos es imprescindible para tener una dentadura limpia, cuidada y duradera.

Hábitos que dañan los dientes

Algunos de los hábitos comunes que dañan los dientes son:

  1. Morderse las uñas: hacerlo continuamente puede dañar el esmalte, romper los dientes y afectar también a la mandíbula. Para morderse las uñas la mandíbula debe sobresalir y, si se mantiene en esta postura durante mucho tiempo, pueden aparecer alteraciones. Además las uñas tienen bacterias que podrían infectar la boca y provocar caries. Para evitar este hábito hay que reducir el estrés, mantener los dedos ocupados y ponerse esmalte con sabor amargo.
  2. Usar los dientes como herramienta: los dientes no deben utilizarse para abrir bolsas de comida, arrancar etiquetas o cortar celo. Usarlos de forma continua para ello no sólo puede desgastarlos y desplazarlos, sino incluso romperlos. Además, llevar objetos a la boca puede provocar infecciones.
  3. Mordisquear el bolígrafo u otros objetos duros: sujetar y morder objetos con los dientes provoca un fuerte impacto en los mismos. Como consecuencia, los dientes se pueden desgastar (lo que afecta a su sensibilidad) e incluso pueden aparecer fisuras y fracturas en los mismos.
  4. Cepillarse los dientes con demasiada fuerza: para mantener la salud bucodental es imprescindible lavarse los dientes dos o tres veces al día. Sin embargo, hacerlo demasiado fuerte puede ser contraproducente, ya que las encías se irritan y los dientes se dañan.
  5. Beber demasiadas bebidas carbonatadas con azúcar: los refrescos y bebidas carbonatadas suelen contener mucho azúcar y ácidos (cítrico, fosfórico, carbónico…). Estos componentes erosionan la capa protectora de los dientes y, consumidos de forma habitual, pueden provocar la pérdida del esmalte, el aumento de la sensibilidad dental y la aparición de caries y otras infecciones. Por ello hay que tomarlas con moderación y preferiblemente con pajita, ya que así no tienen un contacto directo con los dientes.
  6. Consumir alimentos cítricos en exceso (p.ej. limón): provocan una reacción química que desgasta el esmalte de los dientes.
  7. Tomar mucho café y té: estas bebidas se consumen diariamente y pueden manchar los dientes. Para evitarlo hay que disminuir su consumo y mantener una adecuada higiene bucal.
  8. Masticar hielo: los dientes no tienen la suficiente dureza para romper el hielo de forma continua. Por ello, hacerlo constantemente puede causar lesiones en la dentadura. Al tomar hielo los expertos recomiendan dejar que se derrita en la boca.
  9. Comer alimentos pegajosos (p.ej. frutas desecadas como las pasas): se quedan más tiempo entre los dientes, lo que aumenta la producción de los ácidos. La solución a este problema no es evitar estos alimentos, sino lavarse bien los dientes y usar el hilo dental después de tomarlos.
  10. Chuparse los dedos: es un hábito común en los niños que en algunos casos se prolonga hasta la adultez. Hacerlo de manera regular puede deformar el paladar, provocar que el maxilar superior no se desarrolle correctamente e incluso causar alteraciones del lenguaje.
  11. Usar palillos para retirar restos de comida: lo mejor para eliminarlos es lavarse los dientes y usar hilo dental. Los palillos pueden provocar lesiones en las encías.
  12. Apretar y rechinar los dientes: este hábito conocido como bruxismo es bastante habitual, especialmente en personas que sufren mucho estrés. El bruxismo puede causar el desgaste y la fractura de los dientes y también dolor en la mandíbula. Muchas veces este hábito es inconsciente, por lo que puede ser recomendable usar una férula dental específica durante la noche o en los momentos de estrés.
  13. Lavarse los dientes justo después de comer: se deben esperar al menos 30 minutos para hacerlo. La razón es que después de comer aumenta el nivel de acidez en la boca y, al cepillarse los dientes, lo que se consigue es frotar por los mismos este ácido.
  14. Fumar: el tabaco provoca la aparición de manchas en los dientes y daña la mucosa de la boca, lo que causa el envejecimiento prematuro del tejido que rodea los dientes y favorece la pérdida de los mismos.
  15. Abusar del alcohol: reduce la secreción de la saliva, que limpia de forma natural la boca. Por ello abusar del alcohol aumenta el resigo de caries y otras infecciones.

Consejos para cuidar los dientes

Algunos consejos básicos para cuidar los dientes son:

  • Lavarse los dientes dos o tres veces al día (una de ellas por la noche) al menos durante dos minutos.
  • Cambiar el cepillo de dientes cada tres meses, pues va perdiendo efectividad para eliminar los restos de alimentos y placa.
  • Usar hilo dental para eliminar los restos de comida acumulados entre los dientes.
  • Elegir la pasta dentífrica adecuada en función de las necesidades de cada persona.
  • Seguir una dieta equilibrada y rica en frutas y verduras, evitando los alimentos con mucho azúcar.
  • Acudir al dentista al menos una vez al año y realizar una limpieza dental.
0 0 voto
Puntuación
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

0
Nos encantaría saber qué opinas. Por favor, déjanos tu comentario.x
()
x