Coronavirus 2019-nCoV: qué es, síntomas y contagio

La Organización Mundial de la Salud ha declarado la Emergencia Internacional por el brote del coronavirus 2019-nCoV (también conocido como ‘neumonía de Wuhan’) que se originó en China. Desde allí ha comenzado a extenderse a otros países y ya hay miles de personas contagiadas. ¿Qué es este coronavirus? El Ministerio de Sanidad ha querido resolver algunas dudas en un  documento titulado ‘Preguntas y respuestas sobre el nuevo coronavirus 2019 (n-CoV)'. Estos son algunos de los datos clave.

Qué es el coronavirus 2019-nCOV

Los coronavirus son una amplia familia de virus que normalmente sólo afectan a animales, aunque algunos tienen la capacidad de transmitirse a las personas. Este tipo de virus producen cuadros clínicos que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como ocurre con el coronavirus que causó el SRAS (síndrome respiratorio agudo grave) y el que originó el MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio).

El 2019-nCOV es un nuevo tipo de coronavirus que puede afectar a las personas y que se ha detectado por primera vez en diciembre de 2019 en Wuhan, una ciudad china de la provincia de Hubei. La fuente de la infección aún está bajo investigación aunque existe la posibilidad de que el origen esté en un animal, puesto que los primeros casos se detectaron en personas que trabajaban en un mercado donde había presencia de animales.

Cómo se contagia el coronavirus

Si bien no se conoce de forma precisa, por analogía con otras infecciones causadas por virus similares, parece que la transmisión del virus es a través del contacto con animales infectados o por contacto estrecho con las secreciones respiratorias que se generan con la tos o el estornudo de una persona enferma. Dichas secreciones infectarían a otra persona si entran en contacto con su nariz, ojos o boca. Las últimas informaciones aportadas por el Gobierno chino también han confirmado que el coronavirus se puede transmitir por vía digestiva, es decir, a través de las heces.

Con respecto a la capacidad de contagio, señala el Ministerio de Sanidad en el citado informe que, a fecha del 31 de enero de 2020, los datos disponibles indican que la enfermedad parece ser poco contagiosa. Según dichos datos, parece poco probable que se pueda transmitir por el aire a distancias mayores de uno o dos metros.

Síntomas del coronavirus 2019-nCoV

Los síntomas más comunes del 2019-nCoV incluyen tos, dolor de garganta, fiebre y sensación de falta de aire. En casos más graves, la infección puede causar neumonía, dificultad importante para respirar, fallo renal e incluso la muerte. Las complicaciones normalmente aparecen en niños, personas mayores o que padecen alguna otra enfermedad, como problemas de corazón, del pulmón o de inmunidad.

Dado que estos síntomas son similares a los de la gripe, sufrirlos no indica la presencia de coronavirus. Según el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) se debe hacer un test para comprobar si la persona tiene coronavirus cuando se cumplan dos requisitos:

  • Tener una infección respiratoria aguda (al menos un comienzo de tos, dolor de garganta o problemas para respirar).
  • Que en los días anteriores al comienzo de los síntomas se haya estado en contacto con un caso probable o confirmado de infectado por el virus 2019-nCoV o viajado a un área donde circule el virus. También si se ha trabajado en lugares donde se está tratando a pacientes con el virus.

Si se cumplen estos dos requisitos se puede realizar un test para determinar si efectivamente la persona ha contraído el coronavirus.

Tratamiento para el coronavirus 2019-nCoV

De momento no existe ningún tratamiento específico para el nuevo coronavirus. No obstante, se pueden usar tratamientos para el control de sus síntomas. La vigilancia y asistencia sanitaria (con antivirales, terapia con oxígeno…) mejoran el pronóstico de los infectados.

Consejos para evitar el contagio

Con respecto a las medidas para reducir el riesgo de infección por el coronavirus, la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) recuerda que son casi las mismas que para evitar la gripe, ya que el patógeno se transmite por el aire. Algunos consejos para evitar el contagio son:

  • No tener contacto cercano con personas afectadas por infecciones respiratorias.
  • Lavarse las manos frecuentemente, especialmente antes y después del contacto directo con personas enfermas y su entorno.
  • Mantener una distancia de un metro entre personas aproximadamente.
  • Cubrirse la boca y la nariz con el antebrazo o pañuelos desechables al toser o estornudar y lavarse las manos después.

En España, según el Ministerio de Sanidad, no hay que tomar precauciones especiales con los animales ni los alimentos para evitar esta infección.