Helicobacter pylori: qué es, causas, síntomas, riesgo y prevención

Qué es el Helicobacter pylori

Probablemente muchos hayan escuchado hablar sobre él. El helicobacter pylori no es otra cosa que un tipo de bacteria que se encarga de causar infecciones estomacales y está más extendido de lo que se piensa. Dos tercios de la población mundial lo padecen y es posible su transmisión a través de agua o alimentos contaminados, algo que los especialistas siguen investigando. Se le relaciona directamente con las úlceras gástricas, prepilóricas y duodenales además de aumentar el riesgo de padecer un adenocarcinoma gástrico y linfoma. 

La gran mayoría de las personas no se dan cuenta de que padecen una infección por el helicobacter pylori. En caso de padecerlo, su tratamiento más habitual suele ser con antibióticos, y por tanto, para su receta se hace requisito imprescindible una prescripción de su especialista. Hoy vamos a tratar toda la información que debes saber sobre el helicobacter pylori, el cual, como decimos, afecta a más de la mitad de la población mundial. En España, se establece la cifra en un 50 por ciento de la población.

Se trata de un microorganismo gran – negativo altamente adaptado a un entorno ácido. Su incidencia de infección aumenta con la edad, y es que a los 60 años, alrededor de una de cada dos personas lo padecen. 

Causas y síntomas del helicobacter pylori

Según fuentes especializadas, la mayoría de personas que padecen una infección por la acción del helicobacter pylori no suele presentar síntomas. Una situación que todavía se desconoce aunque son muchos los investigadores que se esmeran en conocer una respuesta. De hecho, apuntan a la posibilidad de que algunas personas nazcan con una mayor resistencia a sus efectos nocivos. 

Los síntomas del helicobacter pylori, normalmente, suelen aparecer como dolor o ardor en el abdomen, dolor abdominal agudo cuando tenemos el estómago vacío, náuseas, pérdida de apetito, eructos frecuentes, hinchazón y adelgazamiento involuntario.  Es por ello que, si tienes dificultad para tragar o aparece sangre o un tizne negro en heces o vómitos, consultes a tu especialista.  

La realidad es que aún se desconocen de forma exacta cuáles son las causas en las que el helicobacter pylori produce una infección. Puede transmitirse de una persona a otra por contacto directo con la saliva, por vómito o por la propia materia fecal además de por algunos alimentos o agua que se encuentre contaminada. Pero insistimos en que aún se precisan distintas líneas de investigación para aclararlo. Sí sabemos que, según su localización dentro del estómago, los efectos de la infección varían. 

Riesgo, complicaciones y prevención ante el helicobacter pylori

Cabe destacar que el Helicobacter pylori, a menudo, se contagia en la infancia. De hecho, se considera como factores de riesgo la vida en condiciones de hacinamiento –con muchas otras personas- o sin una fuente confiable de agua limpia, o con personas con infección de piel o en un país en vías de desarrollo. 

El helicobacter pylori puede generar además ciertas complicaciones en nuestro organismo como son las úlceras de estómago, que suponen un molesto despertar,  al dañar la mucosa protectora del estómago y del intestino delgado. El ácido estomacal puede producir esa llaga abierta. En cifras, el 10 por ciento de las personas con este microorganismo padece una úlcera. 

También puede derivar en una inflamación de la mucosa del estómago – gastritis- o incluso cáncer de estómago, situación a la cual, aseguran, hacer tareas domésticas reduce el riesgo de padecerlo,  siendo en este caso un factor de riesgo importante. 

Por ello, en lugares del planeta donde la infección por el helicobacter pylori y sus complicaciones son frecuentes, los médicos instan a analizar a personas sanas en su búsqueda. Para prevenir infecciones se recomienda estas tres cosas fundamentales: 

  • Lavarse las manos tras usar el baño y antes de comer.
  • Alimentarse con productos preparados de forma adecuada. 
  • Beber agua de fuentes seguras y limpias. 

Fuentes: 

Biblioteca Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH)

Mayo Clinic

Farmacéutica MSD