Una enzima artificial podría ayudar a dejar de fumar

 

El tabaquismo sigue siendo una de las causas principales de fallecimiento a nivel mundial y por ello la ciencia se esmera en saber cómo combatir sustancias tan adictivas como la nicotina. Ahora, un equipo de especialistas del Instituto Investigación Scripps, en La Jolla, California, ha logrado desarrollar un tratamiento potencial para dejar de fumar a través de una enzima diseñada para descomponer esa sustancia en el torrente sanguíneo antes de que llegue al cerebro. 

Los investigadores comprobaron que esta enzima llegó a revertir los signos de dependencia de la nicotina y evitó que volviesen a recaer los animales en los que se desarrolló el experimento. Y es que la dependencia es lo que mantiene a los fumadores manteniendo estos hábitos. 

Según estimaciones, aproximadamente el 60 por ciento de las personas que son consumidores de tabaco acaban siendo fumadores activos diariamente, mientras que el 75 por ciento recaen después de dejar de fumar. La intención era saber cómo poner freno a la dependencia de la nicotina

Los experimentos practicados sobre los roedores consistieron en mantenerles 21 horas al día durante una docena en una cámara donde presionaban una palanca para recibir una infusión intravenosa de nicotina. Llegaron a autoadministrarse y se volvieron dependientes de ella como sucede con las personas afectadas por el tabaquismo

El segundo paso fue darles acceso a la nicotina cada 48 horas experimentando síntomas de abstinencia, tal como recoge ‘Infosalus’. Aquellos que fueron tratados con la enzima NicA2-J1 comenzaron a mostrar niveles muy bajos de molécula en la sangre en comparación a las otras que no recibieron el tratamiento.  

Una de las autoras del estudio Marsida Kallupi reconoció que la reacción es idéntica a la de estar “fumando 20 cigarrillos pero recibiendo la dosis de nicotina de solo uno o dos”, desarrollando un proceso de abstinencia “menos grave” por la acción de citada enzima. 

Ahora, la esperanza es desarrollar los resultados para poder ponerlo en práctica con seres humanos dependientes de la nicotina. La esperanza es llevar esta enzima a estos ensayos, pero antes necesitan optimizar las propiedades de esta como medicamento.