Maniobra de Heimlich: Cómo aplicarla en caso de asfixia

 María López es una joven que comienza a disfrutar de la mayoría de edad y ya se busca su futuro a través de un grado de Cuidados Auxiliares y Enfermería en Granada. Ha sido noticia en las últimas horas por haber salvado la vida de un niño que se estaba asfixiando con un caramelo a finales de noviembre en un vagón de metro. Lo hizo a través de la maniobra de Heimlich, una estrategia que todo el mundo sabe de su existencia pero que asaltan las dudas sobre su puesta en marcha. Hoy te explicamos cómo aplicarla y en según que caso. 

Los especialistas recomiendan una pronta actuación como la de esta joven granadina. Diferencian también entre formas de actuar con bebés y con niños o adultos a partir de 1 año. Y es que el procedimiento es bien distinto. La clínica Quirón nos explica a través de una infografía cómo actuar en caso de asfixia: con la maniobra de Heimlich. 

En caso de asfixia por la obstrucción de las vías aéreas debido a la presencia de un cuerpo extraño lo primero que debes hacer es prestar atención, especialmente si el afectado o afectada se encuentra ingiriendo algún alimento. Si la víctima puede toser o está consciente, anímale a seguir tosiendo. Si no expulsa el objeto, ayúdale a doblarse hacia delante y dale hasta 5 palmadas fuertes entre los omoplatos.   

Cuando se trate de un caso grave de asfixia los síntomas se reconocen por el cambio de tez de quien lo padece y, normalmente, por ubicar sus manos en la garganta. No puede respirar ni hablar. Es entonces cuando inmediatamente debemos aplicar la maniobra de Heimlich. 

Para actuar con mayores de 8 años, debes situarse detrás de la víctima y poner los brazos alrededor de su abdomen, inclinarlo hacia delante, cierra una mano y cógela con la otra, empujando fuerte hacia dentro y hacia arriba entre su ombligo y la punta del esternón. Repite la maniobra de Heimlich hasta que se expulse el objeto que está produciendo la asfixia. 

Maniobra de Heimlich para bebés

En caso de encontrarte ante una situación así con un neonato, lo primero que debes hacer es intentar retirar el objeto con el dedo desde el interior de la boca. Si no funciona,  colocar al bebé bocabajo sobre el antebrazo y otórgale cinco golpes fuertes y rápidos en la espalda con el talón de la mano. Si no se logra la expulsión del objeto que provoca la asfixia, coloca dos dedos en la mitad del esternón del bebé y dar cinco compresiones rápidas hacia abajo.