La falta de sueño, entre las causas de los problemas de salud tras el cambio de hora

El próximo domingo 28 de octubre, finalmente, todos los relojes españoles deberán adaptarse al cambio de horario. Mientras las altas instancias europeas dirimen si finalmente o no se decantan por otra opción diferente, a partir de las 3 de la madrugada del sábado 27 al domingo 28, serán las 2 de la madrugada. Hasta aquí, todo normal por el momento, pero lo cierto es que dicha situación conlleva problemas para nuestro estado de salud. 

Así lo aseguran diferentes estudios de especialistas. En nuestro caso, hacemos referencia al promulgado por el científico Jesús Sáinz Maza, cuyo argumento fue publicado por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en 2016.  

Se trata de una de las medidas para favorecer el ahorro energético, pero “lo que parece cada día más claro es el perjuicio a la salud”. En 1996, la revista médica ‘New England Journal of Medicine’ registró un incremento del 8 por ciento de accidentes de tráfico en el día siguiente al campo de horario. Algunas universidades estadounidenses también dieron cuenta de ello en diferentes estudios. 

También, en 2009, un análisis evaluó la gravedad de los accidentes laborales de los mineros estadounidenses el lunes siguiente al cambio de horario. El aumento fue de 5.7 por ciento, que derivó en más de un 67 por ciento de días perdidos debido a ellas. 

En Suecia, otra investigación de 2008 registró un incremento del 5 por ciento en ataques al corazón los tres fines de semana tras el cambio de tiempo en primavera, y en Australia, el mismo año, se registraron más suicidios tras el cambio del horario de verano: un 0.44 al día. 

Además, el especialista recalca la presencia del incremento de dolores de cabeza provocado “por el cambio de los ritmos circadianos ocasionados por el cambio de horario”. Se hace referencia a la falta de sueño o a una mala conciliación como causa principal. Sea como fuere, el cambio de horario puede tener en nuestro país los días contados.