Empieza el año con HIIT

El HIIT (High Intensity Interval Training) o entrenamiento en intervalos de alta intensidad, es una de las formas más efectivas que existen tanto para mejorar la resistencia como para quemar más grasa. Esto es debido a que mejora la capacidad del cuerpo para oxidar tanto la glucosa como la grasa.

 

Metabolizar la glucosa de una forma más efectiva hará que nuestra resistencia mejore cuantitativamente, y por otro lado, metabolizar la grasa que es un lastre para la mejora de nuestro rendimiento hará a su vez que consigamos bajar nuestro índice de grasa corporal.

Con el entrenamiento HIIT, lograremos completar dos objetivos diferentes: nos ayudará a acelerar la pérdida de grasa y a mejorar la resistencia aeróbica y anaeróbica. El entrenamiento de alta intensidad muy probablemente produzca resultados muy rápidos en un corto período de tiempo. Razón por la que ha ido ganando popularidad en disciplinas de todo tipo y en toda la población que realiza ejercicio físico de forma regular.

Aunque tiene un objetivo similar a otros enfoques de entrenamiento, el método HIIT utiliza un conjunto completamente diferente de técnicas, las cuales nos ayudarán a alcanzar nuestros objetivos. La idea básica detrás de la utilización de este entrenamiento de intervalos es alternar una actividad de máximo esfuerzo con un período de recuperación, que consiste en un trabajo más liviano al trabajar con menor intensidad.

La mayor desventaja del HIIT, es que la recuperación es mucho más lenta que la producida por otros métodos. A pesar de que gran parte de los beneficios del HIIT reside en su capacidad para aumentar el metabolismo y la quema de grasa potencial durante los períodos de descanso, puede provocar que la recuperación muscular sea mucho peor. Estos afectaría a los individuos que están fuertemente involucrados en otras actividades como los deportes de competición, levantamiento de pesas y el culturismo.

Adicionalmente, otro de los problemas del entrenamiento HIIT es que es muy complejo ganar fuerza con él. Al principio puede que lo consigamos, pero con el tiempo si no basamos una estrategia adecuada para ganar fuerza con tiempos de descanso largos para permitir la recuperación muscular para levantar gran cantidad de peso, avanzaremos mucho más despacio.

Ejemplo de un entrenamiento HIIT (TABATA)

-20 segundos intensidad alta, 10 segundos recuperación * 8 series

-Sentadillas 20”- 10”

-Flexión pectoral 20”- 10”

-Skipping 20” – 10”

-Burpees 20” – 10”

Una vez completados los cuatro ejercicios se volverían a repetir consiguiendo así llegar a las 8 series.

Nadie puede prometer resultados específicos concretos, pero es posible que después de un ciclo de 8 semanas de HIIT combinado con entrenamiento de fuerza (con pesas o con nuestro propio peso corporal) conseguiremos que los resultados sean muy significativos. Además de a nivel estético, las mejoras también serán notables a nivel funcional.

 

Para hacer un entrenamiento HIIT efectivo y adaptado a las necesidades de cada persona es necesario ponerse en manos de profesionales, ellos serán los encargados de guiarles para conseguir esos objetivos marcados al inicio de año.


YO10

YO10
Sport & Spa Club

Camino de Ronda 97
18003 - Granada
Teléfono: 958 25 48 08
www.yodiez.com

Publicidad