Cómo afrontar los excesos de Navidad

Navidad es sinónimo de concordia y buena voluntad, pero también de excesos derivados de la degustación de suntuosos manjares regados con los mejores caldos y bebidas espirituosas que son inversamente proporcionales a la práctica deportiva. Pero la factura a pagar no solo se cuantifica en euros de menos en nuestra cuenta, sino también en una importante descomposición a la que nuestro organismo se ve sometido en escasos 15 días con abandono absoluto de la rutina que habitualmente rige nuestros bioritmos y, por supuesto, en los kilos de más que aparecen el día que empezamos a probarnos prendas en las rebajas.

 Para paliar tales efectos una de las mejores opciones es seguir practicando deporte durante la navidad, eso si, disminuyendo la intensidad, ya que es un periodo propicio para descansar física y mentalmente. Para ello te proponemos entrenar en días alternos, obviando las sesiones mas exigentes los días en los que te encuentres más fatigado que de costumbre, ya sea porque no has dormido lo suficiente, porque has comido demasiado o porque tomaste alguna copa de más.

Aunque disminuya tu frecuencia en la actividad deportiva no llegues a eliminarla sin excusas. Si no usas tus músculos tu cuerpo no tendrá motivos para perder grasa.

Recuerda que es esencial rehidratarse al día siguiente si se ha consumido bebidas alcoholicas, ya que junto al exceso de azúcares y café, provocan deshidratación. Olvida las denominadas dieta de limpieza, te sientes fatigado porque el cuerpo ha sufrido un abuso, pero lo que necesitas es deporte, de esta forma evitarás el efecto rebote.

Las lesiones también son muy comunes en esta época del año. Por ello, no pretendas recuperar en un día lo que lo que has perdido en dos semanas. Después de las fiestas navideñas fija un plan progresivo de cuatro semanas, incrementando la intensidad gradualmente (suave-menos-suve-intermedio-exigente) y conseguirás amortizar los citados excesos.

Aprovecha las vacaciones para hacer aquello que desees. Si el resto del año puedes entrenar con normalidad y ahora te apetece tomártelo con más calma, pues adelante, seguro que te viene bien. Por el contrario, si normalmente no puedes practicar deporte tanto como te gustaría, utiliza el tiempo extra del que dispones en Navidad para subir un escalón el nivel. Pero eso si, ¡disfruta de las vacaciones sin estresarte!

Todo el equipo de YO10 Sport & Spa Club aprovecha la ocasión para desearos Felices Fiestas y un Prospero Año Nuevo.