Abdominales y espalda a punto con el entrenamiento XCORE

El tronco es uno de los puntos de fuerza más importantes de nuestro cuerpo, ya que de él depende un gran número de movimientos que realizamos a diario y de donde sale la fuerza necesaria para muchos de los ejercicios que desarrollamos. Estos motivos son los que implican que sea tan importante mantener la totalidad del tronco entrenada. Sólo así y practicando entrenamientos como el Xcore, trabajamos los abdominales, mejoramos la postura corporal, minimizamos el riesgo de lesiones y aumentamos la flexibilidad. Además, fortalecer esta parte del cuerpo hará que nuestra columna se mantenga más recta, al igual que daremos una imagen más saludable y libre de malas posturas y lesiones que a largo plazo pueden perjudicarnos más gravemente.

Pero, ¿en qué consiste el XCORE? Básicamente se trata de una clase de abdominales diferente que centra su trabajo en la zona core, es decir, en la musculatura del abdomen y la espalda. En estas sesiones impartidas en Virgin Active se trabaja de manera interválica, de una forma intensa y divertida mientras se practica una sencilla coreografía.

A lo largo de la coreografía se suceden un total de 8 tracks de trabajo, además de uno de calentamiento y otro de vuelta a la calma. Se trabaja con una herramienta en forma de tubo, rellena con una grava especial, que hace que los movimientos simples se puedan volver desafiantes. Solo se necesita ganas y energía, lo demás lo pone el gimnasio.
Gracias a este entrenamiento los abdominales se trabajan como nunca, por lo que a las pocas sesiones comenzará a notarse la diferencia en esta parte del cuerpo. Su carácter interválico también nos ofrece beneficios en cuanto a un alto gasto calórico (perdida de peso) y el tipo de movimientos y ejercicios escogidos nos garantiza también un estupendo trabajo orientado a la tonificación. Esta actividad realizada con el tubo lleno de grava que ya se ha mencionado, está basada en una técnica denominada "impacto reactivo" que tiene su origen en la fisioterapia. Además de todos los beneficios que ya hemos mencionado, este "impacto reactivo" produce mejoras en el tejido conectivo (cápsulas articulares, ligamentos, tendones...) ayudando a prevenir lesiones y mejorando la salud articular.

Un ejercicio apto para todos los públicos
Un equipo de expertos entrenadores y fisioterapeutas trabajan para que este entrenamiento sea seguro y eficaz, de la misma forma que se plantean las modificaciones para que todo el mundo pueda realizar el entrenamiento. Hay diferentes tamaños de XCO-trainer (tubo), y durante la clase el instructor dará opciones de trabajo así como varios niveles de intensidad para que cada persona elija y adapte el entrenamiento a ella misma. El entrenamiento es sencillo y de ejecución lenta. Es importante+ concentrarse en respirar correctamente a lo largo de toda la actividad y realizar los diferentes ejercicios que componen el entrenamiento.
Aunque principalmente es un trabajo de core (abdominales y espalda), también participan los hombros, brazos, y las piernas. Con este entrenamiento, según un estudio realizado a 100 personas de diferentes grupos de edad y constituciones, puede hacerse un gasto calórico que puede oscilar entre las 400 (en las personas más pequeñas con un peso menor), y las 1000 calorías (en personas de una constitución más grande). Con este estudio se comprobó que el gasto medio por sesión de Xcore es superior a las 600 calorías.
La duración de estas clases es otra de sus muchas ventajas. Con un tiempo de 45 minutos, no se hacen tan largas como las de una hora ni tan cortas como las de 30 minutos. Es una duración perfecta para todas las personas que dispongan de poco tiempo para entrenar y quieran optimizarlo al máximo. Incluso también es ideal para aquellas que quieran combinar diferentes trabajos y músculos.